Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

Artículos

Mujeres en la Escuela de Cajal

10/02/2020
Mujeres colaboradoras de Cajal, tanto investigadoras como ilustradoras científicas A) Carmen Serra y Enriqueta "Ketty" Lewy. B) Las hermanas Manuela y Carmen Serra. C) Maria Luisa Herreros. D) Maria Soledad Ruiz-Capillas. E) Laura Forster. F) Dedicatoria de Ramón y Cajal a Manuela Serra. G) Dibujo original de Conchita del Valle.

Si pensamos sobre quién colaboró con Don Santiago Ramón y Cajal, posiblemente recordemos alguno de sus discípulos, pero sería difícil que dijéramos un nombre de mujer. Y sin embargo las hubo. Cristina Nombela nos presenta a algunas de esas científicas en este artículo de febrero, mes que celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en Ciencia.

 

Por Cristina Nombela Otero

Hace algo más de 100 años, no existía acuerdo sobre cuál era la estructura del cerebro humano. Por un lado, los reticularistas, cuyo máximo exponente era Camillo Golgi, defendían que el cerebro era una red, sin células independientes; por otro lado, los neuronistas, con Don Santiago Ramón y Cajal a la cabeza, defendían la existencia de estructuras independientes en el cerebro, llamadas neuronas, que recibían mensajes a través de las dendritas y enviaban señales a través de los axones (Ley de Polarización Dinámica de las Neuronas). Ambos bandos estaban enfrentados y luchaban en todos los frentes posibles para demostrar la veracidad de sus supuestos. Pero el tema era tan complejo que, en 1906, el premio Nobel de Fisiología y Medicina se le concedió a… ¡los dos! Ese año el premio Nobel fue compartido por Santiago Ramón y Cajal y Camillo Golgi “in recognition of their work on the structure of the nervous system” (“en reconocimiento por su trabajo sobre la estructura del sistema nervioso”).

 

La Escuela de Cajal, como tal, no empezó a gestarse hasta 1902, cuando Don Santiago recibió fondos públicos para contratar a sus primeros colaboradores. En los años siguientes, todos los miembros de la escuela trabajaron para demostrar la existencia de las neuronas en el sistema nervioso a largo de la cadena evolutiva: en insectos, anfibios, reptiles, mamíferos superiores y, por supuesto, en el ser humano. En esta batalla participaron varias mujeres que, por azares del destino, no han salido a la luz hasta hace muy poco. Ellas fueron neurocientíficas e ilustradoras que contribuyeron a demostrar lo que a día de hoy se asume como verdadero: que las unidades que estructuran nuestro cerebro son, principalmente, las neuronas.

 

Don Santiago Ramón y Cajal cita a dos de ellas como miembros de su escuela en varias ocasiones: Laura E. Forster (1911) y Manuela Serra (1918-1927), quienes, además, publicaron trabajos en la revista del Laboratorio de Investigaciones Biológicas, la revista del futuro Instituto Cajal. Otras investigadoras trabajaron con discípulos directos de Cajal, como Soledad Ruiz-Capillas lo hizo con Gonzalo R. Lafora, (1928-1930) y Maria Luisa Herreros con Fernando de Castro, con quien publicó varios artículos, siempre dentro de la línea de apoyo a la hipótesis (ya tesis) neuronista o neuronal. Además, hubo una serie de ilustradoras que ampliaban en sus dibujos las imágenes obtenidas al microscopio por otros discípulos de Cajal, como Francisco Tello. De estas ilustradoras sólo conocemos dos nombres: Conchita del Valle y Mª G. Amador. 

 

La historia de estas mujeres aparece en el artículo “The Women Neuroscientists in the Cajal School”, publicado este año en Frontiers in Neuroanatomy, disponible gratuitamente online. Te invitamos a descubrir la emocionante vida de estas pioneras en la investigación neurocientífica en España, referentes para las científicas de hoy, modelos necesarios para progresar en la paridad de derechos y oportunidades:

https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fnana.2019.00072/full

 

 

Cristina Nombela Otero es profesora en el Departamento de Psicología Biológica y de la Salud de la Universidad Autónoma de Madrid. Su investigación está dedicada a personalizar tratamientos quirúrgicos de enfermedades neurológicas (como el Parkinson) y desórdenes psiquiátricos (como el Desorden Obsesivo-Compulsivo y la Esquizofrenia). Recientemente, su equipo ha entrado a formar parte de un proyecto que se llama WiNEU (European Women in Neuroscience, Untold stories: the Women Pioneers of Neuroscience in Europe) http://wineurope.eu/