Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

Noticias

El investigador de la UAM Eduardo Balsa recibe una subvención europea ERC Starting Grant para un proyecto relacionado con las enfermedades mitocondriales

03/09/2020

El joven biólogo ha obtenido financiación para desarrollar el proyecto Molecular and metabolic mechanisms underlying mitochondrial dysfunction (MitoCure), cuyo objetivo es encontrar dianas terapéuticas que permitan desarrollar nuevos fármacos para el correcto tratamiento de las enfermedades mitocondriales, que pueden llegar a afectar a uno de cada 5.000 nacimientos

Eduardo Balsa es es doctor en Biología Molecular y Biomedicina por la Universidad Atónoma de Madrid
Eduardo Balsa es es doctor en Biología Molecular y Biomedicina por la Universidad Atónoma de Madrid

El proyecto Molecular and metabolic mechanisms underlying mitochondrial dysfunction (MitoCure), dirigido por el investigador de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) Eduardo Balsa, ha sido seleccionado por el Consejo Europeo de Investigación (ERC, por sus siglas en inglés) para ser financiado por el programa Starting Grants, destinado a apoyar a jóvenes investigadores. El proyecto de Balsa es uno de los 436 que se han seleccionado en esta convocatoria (186 en Ciencias Sociales y Humanidades, 126 en Ciencias Físicas e Ingeniería y 124 en Ciencias de la vida), dotada con un total de 667 millones de euros.

El proyecto MitoCure se centra en descubrir los mecanismos moleculares y las bases genéticas que subyacen las enfermedades causadas por un mal funcionamiento en las mitocondrias, con el fin de encontrar dianas terapéuticas que permitan desarrollar nuevos fármacos para el correcto tratamiento de las enfermedades mitocondriales. “Las enfermedades mitocondriales están catalogadas como enfermedades metabólicas raras, pero pueden llegar a afectar a uno de cada 5.000 nacimientos Su patología varía desde una leve debilidad muscular hasta la muerte en sus formas más severas y actualmente carecemos de una cura para este tipo de enfermedades. Así pues, se trata de uno de los grandes retos de la medicina moderna”, explica el investigador contratado Ramón y Cajal del Departamento de Biología Molecular de la Facultad de Ciencias y el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO).

El proyecto busca comprender los aspectos más fundamentales de este tipo de enfermedades. “El desarrollo de terapias efectivas contra estas enfermedades se ha visto lastrado por el desconocimiento de los procesos celulares y moleculares que subyacen a la enfermedad. Creo que es imperativo entender los genes involucrados, así como el tipo de desregulación metabólica que provocan en las células de cada órgano y tejido afectado”, subraya el biólogo.

Balsa se ha mostrado muy satisfecho por haber conseguido este proyecto, que supone una inyección de confianza para seguir con sus líneas de investigación. “Es un gran honor –afirma–, aún más sabiendo que he tenido que competir con multitud de científicos europeos brillantes. Además, en lo práctico, este proyecto supone un nivel de financiación y recursos muy elevado que se reflejará en la calidad de mi investigación y los futuros resultados”.

Eduardo Balsa es doctor en Biología Molecular y Biomedicina por la Universidad Autónoma de Madrid.  Desde el comienzo de su doctorado su trabajo se ha centrado en el estudio de la función mitocondrial. “En los libros de textos nos enseñan que las mitocondrias son las encargadas de producir la energía en las células; pero en realidad ésta es una visión muy simplista, ya que cumplen muchas otras funciones esenciales igualmente importantes para el correcto funcionamiento del organismo. Por eso no es de extrañar que su disfunción esté asociada a terribles enfermedades que a día hoy carecen de tratamientos efectivos”, comenta el investigador, quien reconoce que la carrera científica es dura y sacrificada, pero a la vez gratificante. “La sensación de descubrir algo nuevo, que nadie antes conocía y que puede potencialmente mejorar las vidas de las personas es inigualable”, asegura.

El ERC es la principal organización de financiación europea para una investigación excelente de frontera y forma parte del programa de investigación e innovación Horizonte 2020. Cada año, selecciona y financia a los mejores investigadores creativos de cualquier nacionalidad y edad para ejecutar proyectos que se desarrollen en Europa. Según sus estimaciones, esta convocatoria de Starting Grants generará en torno a 2.500 empleos, entre investigadores posdoctorales, estudiantes de doctorado y otros puestos de plantilla en las instituciones anfitrionas.

En palabras de Mariya Gabriel, comisaria europea de Innovación, Investigación, Cultura y Educación, a través de las convocatorias Starting Grants “la Unión Europea está invirtiendo en el talento y la curiosidad de algunos de los mejores jóvenes investigadores de Europa. Sus ideas están llamadas a abrir nuevas vías para abordar retos acuciantes en el ámbito de la salud, la energía y las tecnologías, entre otros”.

En la misma línea, el presidente del ERC, Jean Pierre Bourguignon, considera que “la actual crisis sanitaria que estamos viviendo nos ha demostrado que, a pesar del espectacular progreso en investigación al que hemos asistido en las últimas décadas, todavía quedan muchos misterios científicos sin resolver, así como lecciones que tenemos que aprender del pasado. Ante esta situación, la mejor estrategia para abordar estos retos es facilitar a algunas de las mentes más brillantes un entorno favorable al desarrollo de sus ideas innovadoras, de tal forma que se abran oportunidades a descubrimientos inesperados”.