Tiritona postanestésica – un nuevo enfoque para el tramadol

S.Mathews, A.Al Mulla, PK.Varghese, K.Radim y S.Muntaz


 

La tiritona se desarrolla en más del 60% de los pacientes que se recuperan de una anestesia general. Se interpreta como una respuesta termoregulatoria normal a la hipotermia corporal o debido a la liberación de citokinas por el procedimiento quirúrgico.

La tiritona no relacionada con la termorregulación puede generarse como respuesta a ciertos anestésicos o al dolor postoperatorio.

Es una complicación que produce displacer y es muy estresante desde el punto de vista fisiológico ya que aumenta en un 60-100% el consumo de oxígeno de forma proporcional a la pérdida intraoperatoria de calor, y aumento de la PIC e intraocular.

El objetivo de este estudio fue utilizar el tramadol (opioide sintético que actúa a niveles múltiples, con bajo riesgo de depresión respiratoria, tolerancia y dependencia) como  parte de una anestesia general estandarizada en el momento del cierre de la herida, con la intención de prevenir la tiritona.

 

Métodos

·        Estudio randomizado en 150 pacientes ASA I-II, bajo anestesia general

·        No se utilizó calentador de líquidos intravenosos

·        3 grupos de estudio, a los que se les administraba intravenoso al comienzo del cierre de la herida:

o       Grupo I: tramadol 2mg/kg

o       Grupo II: tramadol  1mg/kg

o       Grupo III: salino 0.9%

·        Se administraba dosis de rescate de 50-100 mg de tramadol si tiritona ≥2 o por dolor

·        Se midieron:

o        temperaturas corporal y  ambiente luego de intubación, al final de la cirugía y en la URPA

o       parámetros hemodinámicas no-invasivos

o       sedación (0: alerta;1:responde a la voz; 2: responde a estimulación táctil suave; 3: responde a estimulación táctil vigorosa; y 4: no se despierta)

o       tiritona (0-3) 0: ausencia tiritona, 1: fasciculaciones moderadas en cara o cuello e interferencias en el ECG en ausencia de actividad voluntaria de los brazos; 2: tiritona visible que involucra más de un grupo muscular; 3: actividad muscular grosera que involucra todo el cuerpo.

 

Resultados

·        Los datos demográficos, quirúrgicos y anestésicos eran comparables en los dos grupos, así como en los parámetros de oxigenación y hemodinámicos .

·        No había diferencias significativas entre los grupos de estudio en cuanto a la reducción de temperatura corporal durante la anestesia y en la URPA.

·        No se observó relación (excepto 1 caso) entre magnitud de la hipotermia e intensidad de la tiritona.

·        No se encontraron diferencias significativas en cuanto a tiritona entre los grupos que recibieron tramadol, pero la incidencia era significativamente menor en estos dos grupos (I-II) cuando se comparaban con el grupo control (P<0.001)

·        No hubo casos de depresión respiratoria en ninguno de los grupos, ni de sedación profunda (grados 3-4), aunque presentaban mayor  sedación estadísticamente significaticativa el grupo I (>dosis tramadol) con respecto al grupo control.

·        En cuanto a efectos colaterales indeseables no se encontarron diferencias entre los 3 grupos.

 

Conclusiones

Los autores concluyen que la administración de 2 ó 1 mg/kg de tramadol en el momento de cierre de la herida quirúrgica puede prevenir de forma eficaz y segura la tiritona postanestésica.


Indice