Pared Torácica

La pared torácica está formada por todas las estructuras anatómicas que rodean los pulmones y pleura, incluyendo los músculos intercostales, costillas y diafragma.

Cuando la pared torácica está relajada (y solo cuando está relajada), se comporta como un contenedor elástico, similar al pulmón. La diferencia de presión a través de la pared torácica, Pw (presión pleural menos presión a la superficie corporal), determina su tamaño. En ausencia de cualquier diferencia de presión (Ppl=0 y Pw=0), la pared torácica volverá a su volumen de reposo, el cual es aproximadamente el 75% de la Capacidad Pulmonar Total. Cuando la presión pleural está por debajo de la atmosférica (Pw negativa), la pared torácica es impulsada hacia dentro.

Cuando la presión pleural sube por encima de la presión atmosférica (la Pw es positiva), la pared torácica se abomba hacia afuera. De nuevo, es importante comprender que estas condiciones solo se mantienen cuando los músculos de la pared torácica están relajados (durante la espiración tranquila, ciertos estados de parálisis o anestesia, y cuando los músculos respiratorios son concientemente relajados). La diferencia de presión a través de la pared torácica no tendrá ninguna relación con su tamaño si los músculos respiratorios están siendo utilizados ya sea para mover el tórax o para mantener en él un volumen en particular.

En ciertos estados patológicos la pared torácica puede volverse rígida. En tales casos, puede producirse un defecto ventilatorio restrictivo.

 


Vea además:


Envíe los comentarios sobre la página a la Office of Medical Informatics Education (OMIE) at omie@welchlink.welch.jhu.edu.
Copyright © 1995 Johns Hopkins University