Músculos de la respiración

Durante la respiración en reposo, el músculo predominante en la respiración es el diafragma. Cuando se contrae, la presión pleural cae, lo cual disminuye la presión alveolar, y dirige al aire por el gradiente de presión desde la boca hacia los alveolos. La espiración durante la respiración en reposo es predominantemente un fenómeno pasivo, como los músculos respiratorios están relajados , el pulmón elástico y la pared torácica retornan pasivamente a su volumen de reposo, la capacidad funcional residual.

Sin embargo, durante el ejercicio, muchos otros músculos se vuelven de importancia para la respiración. Durante la inspiración, los intercostales externos elevan las costillas inferiores y afuera, aumentando las dimensiones lateral y anteroposterior del tórax. Los músculos escalenos y esternocleidomastoideos también intervienen, sirviendo para elevar y llevar hacia afuera las costillas superiores y el esternón.

Durante la espiración activa, los músculos más importantes son los de la pared abdominal (incluyendo el recto abdominal, oblícuos internos y externos, y el abdóminotransverso), los cuales elevan la presión intrabdominal cuando se contraen, empujan el diafragma hacia arriba, aumentando la presión pleural, la cual aumenta la presión alveolar, lo cual hace que el aire se dirija hacia fuera.

Los intercostales internos ayudan a la espiración activa empujando las costillas hacia abajo y, de esta manera disminuyendo el volumen torácico.


Vea además:


Envíe los comentarios sobre esta página a la Office of Medical Informatics Education (OMIE) at omie@welchlink.welch.jhu.edu.
Copyright © 1995 Johns Hopkins University