Fósforo

Es un nutriente de baja disponibilidad en el suelo, a pesar de ser relativamente abundante. Después del nitrógeno, es el que más gasto supone como abono de los cultivos.

 

Absorción

 

Su absorción radicular es activa y rápida.

Se absorbe principalmente como H2PO4- en suelos con pH inferior a 7.0 y como HPO4 2- en suelos básicos.

Un factor que facilita la absorción del fósforo es la presencia de micorrizas, hongos del suelo que se asocian a las raíces.

 

Aspectos relevantes del fósforo en la planta

 

El fósforo forma parte de moléculas de carácter energético como puede ser el ATP o el NADPH. En este último caso forma un enlace éster fosfórico con grupos hidroxilos y en el otro, en el ATP, forma enlaces tipo anhídrido de ácido ricos en energía.

Realiza una función clave en la fotosíntesis, la respiración celular y todo el metabolismo energético.

También tiene un papel estructural como enlace fosfodiester presente en los ácidos nucleicos y en los fosfolípidos. Tiene una función metabólica, en la regulación de la síntesis y transporte de hidratos de carbono.

Favorece el desarrollo de las raíces al comienzo de la vegetación.

Los forrajes enriquecidos con fósforo, son más nutritivos y contribuyen a la buena formación y fortaleza del esqueleto de los animales. También aumenta la riqueza en almidón, azúcares y féculas, dando frutos y semillas de mejor calidad, en beneficio de la alimentación humana y del ganado.

El fósforo se comporta como elemento muy móvil que se distribuye fácilmente por toda la planta.

Contenido de P en tejidos vegetales se encuentra en el intervalo 0.3-0.5% en peso seco.

La distribución de fósforo en la planta: una parte se encuentra ligada a moléculas orgánica de interés como ácido nucleicos, fosfolípidos, ATP, azúcares fosfato, pectatos ( en la pared celular) y fitatos (en semillas y órganos de reserva). Otra parte del P se encuentra en forma iónica libre, el 75% en las vacuolas y el 25% restante, en la matriz y los orgánulos citoplasmáticos, en equilibrio con los ciclos metabólicos.

 

Síntomas de deficiencia

 

La deficiencia de P presenta los siguientes síntomas:

  • Presenta clorosis primero en las hojas adultas debido a su movilidad
  • Las plantas presentan enanismo y un color verde intenso. Puntas de hoja necróticas.
  • Caída prematura de las hojas.
  • Pigmentación rojiza en las hojas, en el envés de las hojas de tomate
  • La madurez se ve retardada aunque depende de la relación nitrógeno/fósforo, ya que un exceso de nitrógeno la retarda y la abundancia de fósforo la acelera
  • Necrosis en pecíolos y frutos.
  • Fallos en la fecundación de flores y cuajado de frutos.
  • Escaso vigor.

 

Exceso

 

  • Gran desarrollo de las raíces en relación al desarrollo foliar.
  • Puede interferir en la asimilación de otros nutrientes como el Zn.