Molibdeno

 

El molibdeno es el nutriente de mayor peso atómico. El requerimiento de Mo de los cultivos es muy bajo.

 

 
Absorción

 

Puede existir en el suelo como MoO2-4, HMoO-4, MoS2, fundamentalmente, y es el único micronutriente que aumenta su solubilidad con un aumento del pH.

Compite a nivel de absorción con sulfatos y fosfatos, dado que la especie química en la que aparece es la de molibdato (MoO2-4, HMoO-4).

.

 

Aspectos relevantes del molibdeno en la planta

 

Participación en reacciones de tipo redox

Forma parte de la enzima nitrato reductasa, catalizadora de la reducción de nitratos, por lo que las plantas con carencia de Mo tienen una acumulación de nitratos, mientras que faltan aminoácidos, pincipalmente, ácido glutámico y glutamina.

El Mo también es constituyente de la nitrogenasa, lo que influye en el rendimiento y velocidad de fijación del N atmosférico. Así el Mo es requerido más cuando las leguminosas están en condición de fijación por la simbiosis leguminosa-Rhizobium, que en leguminosas cultivadas sin simbiosis.

El Mo participa en la sulfito reductasa y en la xantín oxidasa.

Las plantas requieren pequeñas cantidades, menos de 1 mg de Mo/Kg de material seco, o lo que es igual, 40-50 g/ha suficientes, en general, para cubrir las necesidades anuales de un cultivo

 

Síntomas de deficiencia de Mo

 

No induce formas específicas en las hojas, sino que frena su desarrollo en la fase embrionaria.

Las hojas tienen un tamaño más reducido, presentando clorosis y moteados de color marrón (en toda o parte de la hoja), surgen zonas necróticas en la punta de la hoja, que se extienden a los bordes.

En ocasiones, aun manteniendo el color verde, se suelen presentar deformaciones, a causa de la muerte de alguna de las células del parénquima.

La deficiencia en Mo repercute en un contenido anormal de NO3- en hojas y, por lo tanto, influye en el metabolismo del N.

 

Síntomas por exceso

 

Los casos de toxicidad no son muy frecuentes, habiéndose descrito plantas crecidas en zonas de minas con hasta 200 mg /kg materia seca en hoja sin síntomas de toxicidad. Pueden surgir casos de toxicidad por Mo en el ganado por ingerir forrajes con alto contenido en este elemento. En estos casos se producen trastornos intestinales. La corrección de suelos con exceso en Mo es siempre más difícil que la corrección de las carencias.