© Asociación Española de Paleopatología, 2015