Revista de Estudios Internacionales Mediterráneos
Taller de Estudios Internacionales Mediterráneos
ISSN: 1887-4460
nº4 enero-abril de 2008

NUEVA PALESTINA EN TIERRA DEL SAHARA
Anfass,
Rabat, nº 7-8 (diciembre de 1971-julio de 1972)
Traducción: Rita Baddou

En el ambiente difícil del principio de los años 70, donde las libertades están estrechamente vigiladas en Marruecos, aparece este artículo en el numero 7-8 de la revista marroquí Anfass (enero de 1972), particularmente incisivo en su crítica hacia la colonización española del Sahara. Contando con la expansión de los movimientos armados de liberación en el mundo y la agitación política en Marruecos, este texto, publicado en árabe y titulado «Nueva Palestina en la tierra del Sahara» hace un paralelo entre la lucha contra la colonización en Palestina y la lucha contra la dominación española en el Sahara, preconizando abiertamente la necesidad de una revolución árabe global que permita acceder a una independencia total de cualquier forma de dominación. Más allá de esa denuncia, el texto nos instruye sobre la situación política en Marruecos tras los cinco años de poder autoritario iniciado con la instauración del estado de excepción en 1965.

Segun el testimonio de Abraham Serfaty [1], el artículo, que aparece firmado por el comité de redacción de Anfass, se funda en realidad sobre entrevistas detalladas con Mustafa Sayed el Uali. Nativo de Tan Tan, y originario del Sahara, este estudiante de derecho en la universidad de Rabat luchó pronto en el Partido de la Liberación y del Socialismo —PLS, antiguo Partido Comunista marroquí (PCM) [2]—, donde hizo sus primeras armas. Pocos años después, en 1973, fundaría el Frente Polisario, del que sería su primer secretario general. Evolucionando en un ambiente universitario fuertemente impregnado por la corriente marxista-leninista, el escrito salido de las entrevistas con El Uali está salpicado de referencias a la revolución socialista y a la unión de los pueblos árabes en la lucha contra el colonialismo. La  recurrencia de los términos «masas», «lucha de clases», o «liberación» lo demuestra. Llama la atención del lector la utilización de la expresión «masas saharauis» para tratar de una población tan poco numerosa como la censada en la colonia española.

Las posiciones del autor/entrevistado se sitúan perfectamente en la línea editorial de la revista cultural publicada en árabe y dirigida por Abdelatif Laâbi con la ayuda, entre otros, de Abraham Serfaty [3]. Se interesaba por los problemas de la cultura nacional, por la descolonización árabe y de manera general por la liberación del imperialismo de todo el Tercer Mundo. La revista consiguió cristalizar diversas energías creativas marroquíes procedentes de investigadores, poetas, pintores, novelistas y otros intelectuales.

Última publicación antes de su prohibición en enero de 1972, el numero 7-8 de Anfass pone fin a la aventura de Serfaty y de Laâbi empezada en 1966 con la salida de la revista Souffles [4]. Con la vocación de ser cultural y en lengua francesa, la revista quiso cubrir la necesidad urgente de una tribuna libre en la que expresar este proyecto revolucionario. La decisión en 1971 de cambiar de idioma de expresión de la revista, del francés al árabe, así como la detención de sus principales responsables en febrero de 1972, pusieron fin de manera definitiva a la publicación de esta revista. El consenso nacional que se formaba en Marruecos en esta época se basaba a la vez sobre el reconocimiento del carácter monárquico del régimen y sobre la intransigencia en torno a la marroquinidad del Sahara. Aceptado por el conjunto de las formaciones políticas del país, el consenso  permitió a Hasan II restablecer poco a poco el diálogo con una oposición, procedente del movimiento nacional que había labrado la independencia, con la que había roto desde los años 60.

Después de haber presentado brevemente el paisaje geográfico y humano del Sahara, el autor/autores de este artículo repasa(n) la lenta infiltración del colonialismo español así como los primeros años de independencia de Marruecos y el fin de su Ejército de Liberación.

La radicalización de El Uali será probablemente el resultado de una decepción, la de no haber encontrado el apoyo ni del Ejército de Liberación Marroquí para concluir la liberación del territorio del Sahara, ni siquiera de los partidos políticos. En el texto se insinúa en algunos párrafos: «permanecieron  ligados con firmeza a los principios de proseguir la resistencia con objeto de la liberación de Saquia el Hamra y de Ouadi Dahhab», «Los habitantes (del Sahara) afirmaron la marroquinidad de la ciudad de Tinduf, pero Argelia intervino y les obligó a rendirse y luego trabajó para integrarles dentro de la sociedad argelina.»

El autor/autores analiza(n) la evolución de la estructura de una población nómada que se sedentariza poco a poco, confrontada a los «intereses de la explotación extranjera, minera, comercial y militar» (p.5) al tiempo que hace el relato de los acontecimientos importantes que opusieron la población saharaui a las autoridades coloniales españolas, acontecimientos que constituyeron los fundamentos del nacimiento de una conciencia política en el Sahara. El Uali considera la organización tribal de la sociedad saharaui como obstáculo, « un obstáculo al desarrollo de una conciencia colectiva y de la unidad de las masas para una sublevación general y unificada contra el colonialismo».

Con mucho sigilo, según el artículo, esta lucha se encontraba dirigida no únicamente contra el colonialismo español, sino también contra las maniobras del régimen marroquí calificadas de reaccionarias: «La opción de esta vía bajo el eslogan de la lucha contra el colonialismo español y la dominación imperialista en el Sahara debe apoyarse primero en las masas saharauis a fin de rechazar la tutela política de la reacción vecina a los territorios saharauis».

Relatando las connivencias de España con Marruecos, el autor/autores recrimina(n) a este último exponiendo las hipótesis más probables en lo que se refiere al futuro del territorio, y llama a la reunificación de las « masas saharauis », sin ninguna distinción tribal.

Segun Ali Yata [5], la reivindicación de un reconocimiento identitario saharaui por parte de El Uali como de otros estudiantes militantes en la época se situaba más bien en una lucha revolucionaria socialista que en una vuelta a poner en cuestión la marroquinidad del territorio.

Dentro de un juego político tenso y agitado, y frente a las amenazas de nuevos intentos de golpe de estado, Hasan II utilizó la temática de recuperación de las « provincias saharianas » a fin de recrear la unión sagrada alrededor del trono. La cuestión del Sahara terminaría siendo uno de los límites fijados a la libertad de expresión por el poder marroquí. Cualquiera que lo superase se exponía a una severa represión. La voz discordante de la revista  asumió las consecuencias.

A pesar de que la terminología marxista-leninista se impone en el texto, este documento testifica la evolución de la doctrina de este grupúsculo en la base de la creación del Frente Polisario : una oposición política comunista en su origen, derivaría hacia una reivindicación nacionalista como consecuencia de las circunstancias [6].

Rita Baddou

Texto en francés

Texto original en árabe escaneado


Presentación:

Sí, “una nueva Palestina en el Sahara”. Quien observa la orientaci ón de de los acontecimientos , examina la evolución del problema del Sahara , entiend e la política colonialista española y la importancia económica y militar de la región . Quien hace la vista gorda en relación con la dial é ctica relativa a la “marroquinidad” del Sahara , su “argelinidad”, o su “mauritanidad”, dado que todo ello se encuadra en el mismo marco de la división colonialista que pretende hacer del Sahara una base militar para golpear al movimiento de liberación nacional y a las fuerzas revolucionarias que se encuentran al Oeste del Mediterráneo…

Quien hace todo eso descubre que nuestras opiniones acerca de la palestinidad del Sahara o de una nueva Rodesia, no son una simple aventura periodísti ca , sino una realidad que viven las masas saharauis , la cual confirma las intenciones imperialistas.

La revista Anfass da de nuevo la voz de alarma y revela a l pueblo marroquí la realidad de lo que se trama contra él y representa una amenaza en el futuro.

Pero hay que decir con toda la claridad que depositamos nuestra confianza en el pueblo árabe de las regiones contiguas y en la fuerza revolucionaria española.

El problema de la liberación del Sahara entra en el marco de la liberación de los pueblos contiguos y depende d el apoyo de las fuerzas revolucionarias españolas y el comienzo de esa acción de liberación y su apoyo fundamental, la independencia de las masas saharauis en la iniciativa con vistas a la liberación. Y como nos lo enseñan todas las experiencias revolucionarias, la liberación del colonialismo no puede realizarse más que por la lucha armada, teniendo en cuenta las especificidades del país, la fuerza de su población y su geografía.

Por estos motivos presentamos la necesidad del apoyo de este combate armado, procedente de otras bases y de todas las regiones contiguas al Sahara.

Estamos ante una agresión colonial y en particular después de la muerte del viejo dictador Franco. Frente a una nueva Rodesia, frente a une nueva Palestina, ubicada al Oeste del mar Mediterráneo, y como muchos de nuestros lectores no saben mucho del Sahara, nuestra presentación intent a dar informaci ón preliminar, conservando para el final las conclusiones esenciales.

Lo mejor sería presentar al lector la metodología aplicada en el informe-estudio:

  • Situación geográfica y población
  • Resumen histórico
  • Recursos económicos
  • Organización social y su evolución
  • El partido musulmán
  • Los acontecimientos de junio de 1970
  • Las ambiciones encontradas y las soluciones previsibles
  • La vía de la liberación

 

Situación geográfica y población

El Sahara se compone de dos regiones principales: Saquia el Hamra y Ouadi Dahhab. Se conocen en la actualidad como « Sahara español ». Su extensión es de 288 000 Km2 aproximadamente. Esta delimitado en el Norte por Marruecos, al Este por Argelia, al Sur por Mauritania y al Oeste por el Océano Atlántico.

Su población se estimada con reservas en 250 000 personas. La mayoría de los habitantes son árabes y tienen como religión el Islam, lo que es para ellos una de las características fundamentales de su ident idad que se opuso a la invasión española.

 

Breve resumen histórico

El colonialismo intentó desde hace mucho infiltrarse en la región, pero fracasó varias veces. Al principio, intentó aprovecharse de la composición tribal, instigando las contradicciones entre las tribus, provocando la discordia pero sus intentos fueron un fracaso.

Después de cierto tiempo, intent ó infiltrarse a través del comercio con la población de la región. La primera caravana mercante que entró en la zona fue en 1880 gracias al trueque: pescado por mercancía.

Luego estas caravanas comerciales empezaron a edificar factorías, las cuales se presentaron en forma de barracas, donde residió un pequeño contingente armado (10 soldados) cuya tarea fue la prote cción de las mercancías importadas.

Desde 1912, la región no conocía ninguna colonización directa, y así permaneció hasta 1956 , incluso después. . Esto q uizás fue principalmente por la pobreza de la región y también por el hecho de que la explotación extranjera la veía exclusivamente como, un pequeño mercado para el despacho de los productos , situación que no necesitaban una presencia colonial.

A pesar de eso, la población se opuso a esta pequeña presencia colonial, aunque poco numerosa y pidió la expulsión definitiva de los españoles. Hubo una lucha armada contra España encabezada por el ejército de liberación marroquí. Y la historia se acuerda la gran batalla de Dchira que tuvo lugar en 1956 que duró 5 días, y que infligió a las fuerzas coloniales españolas la perdida de 30 000 soldados.

Con la independencia de Marrue cos en 1956 llegó el fin del ejército de liberación marroquí. Pero los habitantes no se sometieron. Y Marruecos le s pidió que se incorporaran en el ejército regular. Una parte de ellos rechazó este llamamiento con el motivo de que no se había alcanzado la independencia total y que había que proseguir la lucha y la resistencia contra el colonizador. Se reunieron en el Sur de Tan Tan, en un lugar llamado Chibkka. Pese a que las autoridades marroquíes distribuyeran impresos llamando a sus sentimientos y a su lealtad , permanecieron ligados con firmeza a los principios de proseguir la resistencia con el objeto de la libera r Saquia el Hamra y de Ouadi Dahhab.

Luego, el régimen marroquí comenzó contactos a alto nivel con los jefes de tribus en la conferencia de Bourchibiya a fin de convencerles de formar parte del ejército regular, pero los habitantes lo rechazaron.

Ante esta situación, Francia aprovechó y provocó un litigio tribal armado que duró casi un año, mientras que Marruecos por su parte aportaba su apoyo a cierta tribu contra otra.

Estaba claro que el objetivo de estos complots procedentes de diferentes partes era acabar con lo que quedaba del ejército de liberación y del espíritu de lucha en la población , así como la provoca ción de la discordia entre las tribus a fin de alejarlos de la lucha contra sus verdaderos enemigos.

Francia intentó en 1958 crear una república en el Sahara con Tindouf como capital pero los jefes tribales rechazaron esto alegando su pertenencia a Marruecos.

Luego España les acogió y les facilitó armas , utilizando a sus dirigente como jefes militares de la región.

Después de la independencia de Argelia, la región de Tindouf se quedó sin de termin ación. Los habitantes afirmaron la marroquinidad de la ciudad, pero Argelia intervino y les obligó a rendirse y luego trabajó para integrarlos dentro de la sociedad argelina.

En 1964, después del descubrimiento del fosfato, España se volvió contra la población y reveló sus intenciones colonialistas. Ante la nueva situación, la población apareció indecisa , algunos empezaron a refugiarse en Marruecos, mientras otros se alejaron de la lucha, pero continuaron denunciando la ilegalidad de las posturas españolas e incitando a la población.

La resistencia empezó a desarrollarse en el campo y en algunas ciudades, al mismo tiempo que España empezó la fundación de la ciudad de Laayun y la instalación de colonos españoles y centros de evangelización, pero la actitud de la población permaneció negativa limitándose a la resistencia silenciosa.

En 1967, España había preparado todo para consolidar su presencia colonial, estableciendo bases militares en ciudades como Laayun, Smara, Dakhla y Mahbès. Había instituido un poder militar para oponerse a cualquier levantamiento de la población. Entonces, importantes evoluciones políticas vieron la luz, sobre las cuales volveremos más adelante.

 

Los recursos económicos

La población vive esencialmente de la cría de dromedarios, de la pesca, y del comercio, pero desde 1956 la región conoció nuevos desarrollos, principalmente gracias al descub rim ie n to de yacimientos de fosfato , hierro, petróleo y gas natural.

En lo que se refiere los fosfatos, la región dispone de importantes reservas situándose en las minas de Bu Craa y Tichla que permitieran exportar importantes cantidades anualmente. Se trata de un fosfato de buena calidad.

El hierro se encuentra en la zona de El Güera y Cabo Bojador pero todavía no esta explotado, y tampoco el petróleo y el gas natural.

La sociedad francesa SGG descubrió en el pasado mes de octubre petróleo en la zona Adiat Merkba (Merkba es una variedad de plantas) cerca de Smara. Este petróleo está a flor del suelo y en gran cantidad, lo que facilita la explotación. Pero su extracción no ha tenido lugar todavía.

Estas riquezas hacen de la región un lugar atractivo para los colonialistas.

 

La composición social y su evolución

La situación social se resume en la permanencia de una composición tribal y pastoral, un comienzo de urbanización y un comienzo de diferenciación de clases.

 

  • Formación tribal

La composición social clanica-tribal domina las zonas rurales en el Sahara. Eso está ligado a la naturaleza de los medios de producción que se limitan a la ganadería y en particular a la cría del dromedario, en ausencia de agricultura y de estabilidad geográfica de las tribus.

La producción artesanal esta limitada al marco familiar para responder a las necesidades particulares de la tribu. La comercialización de estos productos, en el marco turístico por ejemplo sigue siendo secundaria.

La organización del trabajo en estas condiciones se funda sobre la transmisión hereditaria de las profesiones y el empleo de aprendices. Si el sistema de repartición hereditaria de la propiedad, de los medios de producción y de sus medios de subsistencia según la ley musulmana tiene lugar, pues la explotación del conjunto de bienes se hace en el marco colectivo a través del diezmo, es decir todo el mundo se beneficia de los medios de vida en un marco familiar y tribal. Paralelamente a esta organización, asistimos a un predominio de los valores humanos conocidas de los beduinos como el espíritu colectivo, la generosidad, la nobleza de corazón…

En principio, el jefe de la tribu,, destaca por su sabiduría, su honor y su generosidad, y explota su propiedad exactamente como todos los otros miembros de la tribu.

Las tribus más importantes son 6:

    • Rguibat
    • Azguiyen
    • Ouled Tedrarin
    • Ouled Dlim
    • Larousiyen
    • Qbilat Ma'a el Aynin

La actividad económica dominante es diferente de una tribu a otra. Existen tribus que la mayor parte de sus miembros se encuentran fuera del Sahara, en alguno de los países vecinos . Otras dedicadas a la vida nómada , y terceras se dedican esencialmente a la pesca o al comercio, por ello resulta normal que existan diferencias en el nivel de relaciones y por consiguiente contradicciones actuales con la colonización así como el nivel de los vínculos con los países vecinos de una tribu a otra.

Esta situación tribal está considerada como un obstáculo para desarrollo de una conciencia colectiva y de una unidad de las masas para un levantamiento general y unificado contra el colonialismo. Diversos círculos colonialistas y conservadora s aprovecharon la mentalidad tribal para precisamente obstaculizar este levantamiento e intentar realizar objetivos políticos contrarios a los intereses de las masas saharauis.

 

  • Comienzo de urbanización

El primer elemento objetivo de la urbanización o de la aparición de las bases para la construcción de centros urbanos fue la llegada de caravanas comerciales coloniales que rompió “el encierro” y empezó a hacer mover dinero, etc. Los intereses comerciales imperialistas se concentraron en Las Palmas (Islas Canarias) y se apoyaron en los intermedios saharauis con los que tenían excesivas exigencias a cambio de entrega de productos después de asegurarse de que presentaban las garantías necesarias.

Existe también como segundo elemento, la creación de un ejército regular permanente y asalariado.

Por fin y en particular el descubrimiento de los yacimientos de fosfato y de hierro y el comienzo de su explotación y el desarrollo de centros urbanos para agrupar a la población y convertirla en sedentaria.

Los principales centros urbanos:

  • Laayun: Es la capital, su población esta estimada en 20 000 personas. Es el primer centro comercial que conoce una actividad turística. Esta unida por vía férrea a las dos minas de fosfato de Bu Craa y de Tichna. Dispone de un gran puerto que puede acoger más de dos cargueros . Además, cuenta con el único instituto de secundari a que existente en el Sahara.
  • Dakhla: Predomina en él la pesca. Los Estados Unidos de América tras lada ron allí la base militar que tenían en Libia.
  • Smara: donde están las guarniciones militares y está próxima a las reservas de l petróleo.
  • Güera: d onde está la mina de hierro. Tiene una importancia política debido a la proximidad de Beth Zouerate, la ciudad mauritana que sirve de sed e a la empresa de explotación de hierro y el movimiento obrero prosiguiendo allí la lucha. Güera contagia de las acciones de este movimiento de lucha a Bu Craa donde se encuentra el centro obrero más grande (alrededor de 20 000 obreros entre sahrauis y extranjeros españoles u otros).
  • Mahbes: Es también un cuartel militar . Tiene una importancia estratégica debido a su proximidad de las fronteras de los 3 países vecinos Argelia, Mauritania, Marruecos. Naturalmente estos primeros elementos urbanos que son una especie de embrionarios no están constituidos en unidades económicas integradas y desarroll adas. Se limitan a las necesidades económicas y militares de la colonización y por lo tanto constituyen una base objetiva del debilitamiento de las relaciones de clanes y ayudan a la aparición de nuevas contradicciones sociales.

 

  • Las características de las diferencias de clase:

La primera observación en este marco es que el colonialismo empezó a contratar a los jefes de las tribus e hizo de ellos unos instrumentos de su dominación a cambio de privilegios financieros y políticos. Esta fracción se constituyó sobre una base aristocrática, conservadora y de colaboradores. Generalmente, la tribu no tiene conciencia de los privilegios y de la protección de los chioujs y de su colaboración con los conquistadores españoles. No cabe duda de que la intensificación de la lucha de liberación mostrará con toda claridad su traición total con respeto a los intereses de las masas. Consideraron el apoyo local a las maniobras coloniales encaminadas a anular la conciencia de liberación y obstaculizar a la corriente revolucionaria que amenaza los intereses de la explotación extranjera, minera, comercial y militar.

En cuanto a los comerciantes, estos constituyen un grupo bastante importante y están en general en total contradicción con los monopolios coloniales que les expolian de mala manera, a esto hay que añadir las exigencias de la hospitalidad y del empleo de ganancias modestas para vivir un gran número de personas empujadas a la quiebra.

Otro grupo de saharauis alistados en el ejército.

En cuanto a la reciente clase obrera , nacida de la explotación de la mina de fosfatos (por intermedio de una sociedad cuatripartita con capitales españoles, franceses, norteamericanos y alemanes). No cabe duda de que el desarrollo de esta explotación conducirá más y más a su desarrollo cuantitativo.

Sin embargo, las autoridades coloniales españolas adoptaron un método particular para la formación de esta clase obrera. Abrieron en las tribus registros para cualquiera que quisiera trabajar en las minas, tomaron fotos de ellos, partidas de nacimiento y cada vez convocaban a unos pocos para trabajar en la mina, no de forma permanente sino con una duración de tres meses durante la cual el obrero percibía un sueldo global de 80.000 francos. Después de este periodo, el obrero recibe una indemnización de paro que llega hasta los 10.000 francos para el casado y 7.500 francos para el soltero (mensualmente). El numero aproximado de obreros saharauis era de 20.000 de los cuales 15.000 vivían de un subsidio de de desempleo. La mayoría de los obreros permanentes e instalados eran españoles y que han sido traídos por las autoridades de sus país para trabajar en el puerto y en los ferrocarriles y también en una parte de las minas.

No cabe hablar de libertad sindical ni de igualdad en el trabajo, por supuesto. La política colonial retorcida de formación de la clase obrera como clase autónoma no permit ía la lucha de los trabajadores y el desarrollo de una conciencia colectiva de los obreros pero esta situación de inestabilidad y de opresión en el interior del lugar de trabajo permit ió el desarrollo de una conciencia opuesta a la colonización que los obreros introduc ía n en el medio rural a su regreso.

Por último hay una categoría de jóvenes “proletarizados” y en paro que constituyen la mayoría de la población. Una de su característica ha sido la instabilidad geográfica porque se desplaza ba constantemente entre el campo y la ciudad. Esta categoría está muy descontenta y rechazaba las condiciones coloniales . E sta ba radicalizada en su posición con respeto a los chioujs traidores. Al frente, una categoría instruida y sin trabajo que se formó localmente o que volvió a su país después de haber ido a las escuelas de los países vecinos, como Marruecos. Se trata de un grupo vital con una gran conciencia naturalmente y en general est aba en ruptura total con la mentalidad tribal y se puede decir que representa ba lo más avanzado del movimiento de liberación y su principal apoyo.

Junto a estos grupos vanguardistas de las masas, l as zonas rurales no p odían seguir así mucho con su actitud negativa hacia el colonialismo , s obre todo porque el colonialismo español en el marco de sus aprehensiones favorec ía a los chioujs colaboradores y provoca ba a las tribus nómadas a las cuales impon ía límites a sus desplazamientos y somet ía los mercados a su autorización (desde 1967) etc. Asimismo, constru ía cuarteles y bases militares en diferentes puntos del Sahara.

 

El Partido Musulmán

Se puede decir que “el Partido M usulmán” fue una primera reacción a los intentos de dominio y de explotación de orígenes imperialista y conservadores.

En 1967, Marruecos constituyó “un frente” de funcionarios marroquíes sahrauis. Confió la dirección a Hamdi Bensalek para poner en evidencia las reivindicaciones del gobierno marroquí frente a la ONU, presentando el Sahara como marroquí (las masas saharauis no apoyaron este “frente” por la mala fama de sus dirigentes en el pasado).

España hizo lo mismo y formó una delegación supuestamente “representante legítimo” de la población bajo la dirección del orientalista (Rajel) jefe de los servicios secretos español en la región.

Mauritania por su parte reivindicó el Sahara (como parte de sus territorios). Frente a estas maniobras, los habitantes empezaron a estar fundamentalmente convencidos de la necesidad de formar un movimiento independiente de lucha para los derechos legítimos y verdaderos de los habitantes del Sahara, apoyándose en su propia fuerza de combate en primer lugar, y lejos de todas las maniobras dirigidas contra ellos y para poner fin al control al cual les querían someter los círculos imperialistas y conservadores . El partido musulmán fue el primer fruto de esta orientación. Fue creado en diciembre de 1966 y se fundaba al principio sobre las ideas hostiles a la presencia colonial de Jatri Uld Youmani, luego bebió de las ideas de (Bassari Mohamed) que entró en la región en 1967 huyendo de la policía marroquí, que le reprochaba su oposición a la constitución del  ” frente  “ marroquí y por las declaraciones hechas por él en la revista Choumou3 (las velas).

El partido fue creado en secreto total en la ciudad de Smara gracias a los simpatizantes y amigos fieles. Un fondo fue creado para hacer frente a los gastos de los miembros (el miembro pagab a al principio 2000 reales españoles/pesetas luego ingresaba regularmente al 5% de su sueldo). Los habitantes de todas categorías se afiliaron (obreros, soldados, profesiones liberales). El partido definía sus principios fundamentales del modo siguientes:

- La liberación del Sahara de la presencia española

- La incorporación al reino de Marruecos preservando todos los derechos de los habitantes sin excepción. Pero sus desarrollos ulteriores crearon graves desacuerdos entre los dirigentes del partido sobre este asunto.

- La vía de la liberación es la lucha armada apoya da por un ejército nacional formado por la población.

Sobre esta base, el partido recolectó fondos e intentó comprar armas, pero no las obtuvo de ninguno de los 3 países vecinos. Se limitó en acumular dinero.

 

La cadena de acontecimientos de junio de 1970 y su importancia política

En 1970, la diplomacia marroquí mostró una gran dinámica en sus actividades con el fin de obtener algunas ventajas con la confirmación del hecho colonial de una manera u otra.

En el marco de la especulación ante a la opinión pública internacional, España organizó una gran ceremonia en la ciudad de Laayun ,y trajo numerosos corresponsales de prensa de varios países y de todos los medios. España envió por otro lado camiones para traer a los habitantes del campo para que asistieran a dicha ceremonia.

El partido musulmán descubrió la trampa y decidió participar. Reunió a un gran número de sus partidarios que montaron sus tiendas y organizó una fiesta propia en una colina que dominaba la zona donde tenía lugar la ceremonia española.

Los presentes en las tiendas españolas de la comunidad española, los orientalistas y un puñado de traidores jaleaban “la liga hispano-saharaui”.

Se hizo un silencio sepulcral entre el pueblo en las tiendas del P artido M usulmán y el gobernador militar de la región, jefe de policía y su traidor adjunto : Estos les llamaron para reunirse con los habitantes que estaban en las tiendas españolas para tratar su s problema con las autoridades. Todos contestaron: “los saharauis están aquí y los que están en vuestras tiendas son los españoles orientalistas o colaboradores de España”. Y después de uan conversación entre el jefe de la policía y el gobernador militar, llegaron a un sobre la “necesidad de meterles en cintura”. El jefe de la policía se fue acompañado de un grupo a fin de obligarles a ir, pero los habitantes protestaron y les prohibieron entra r a sus tiendas porque no aceptaba ningún acción española en la región sin la voluntad de los saharauis a partir de este momento. El jefe de la policía se puso furioso, sacó una pistola y mató a uno de los habitantes. (Eso se produjo el miércoles 17 de noviembre de 1970 a las 5 de la tarde). Uno de los habitantes tomó una piedra y golpeó al torso del jefe de policía, cogió su pistola y disparó dos balas restantes hacia la policía española, que escapó y dio cuenta del acontecimiento al gobernador militar.

El gobernador militar recogió las firmas de los habitantes (es decir los colaboradores de España) y ordenó a las fuerzas de seguridad a cercar el partido en sus tiendas y disparar. Muchos de los habitantes huyeron, otros murieron como mártires. Se oía disparos en la ciudad de Laayun hasta las 2 de la madrugada. Luego dictado el toque de queda durante tres días. España anunció la muerte de once personas pero en realidad fue ron más. A lo cual se añade que España quemó con gasolina a 35 individuos en el bosque de Ouadi Saquia situada a 20 Km. de Laayun.

Se sabe que todos los que detuvieron los españoles fueron encarcelados después de requisar todos los documentos del partido así como sus fondos.

En cuanto a los jefes de partido, en particular Bassri Mohamed , Mohamed Ben Louchaa Ben Labsir y otros cinco miembros , solamente las autoridades españolas conocen su destino.

A estos acontecimientos les siguieron tres hechos importantes:

- El ahondamiento de la conciencia nacional de liberación de los habitantes y el crecimiento de su predisposición para la lucha.

- El ahondamiento de la repulsa referente a las posiciones de los regímenes vecinos y la determinación, en lo que se refiere a la liberación, de una independencia política basada especialmente en medios propios.

- La ausencia de un mando nacional porque la oposición fue dominada por las autoridades coloniales. podemos destacar que Jatri Youmani, uno de los primeros fundadores del Partido Musulmán , se incorporó al «parlamento» del Sahara. Lanzó al principio un llamamiento a Marruecos luego decidió llamar al protectorado para un periodo provisional durante el cual se formar a n los ejecutivos. Es hoy en día uno de los siete delegados saharauis del Parlamento español llamado Las Cortes. (El Parlamento del Sahara esta compuesto de 40 miembros de los cuales 17 son delegados a L as Cortes españolas). Los desarrollos políticos hicieron que las masas saharauis aspiraran a una dirección revolucionaria nueva para su lucha de liberación y que fundaba todas sus esperanzas en los jóvenes.

 

Los interese reñidos y las posibilidades previsibles: 

Lo primero que hace España es asegurar su influencia, y sus grandes intereses en la región , a demás del cerco militar, de la represión salvaje y de continuar su explotación de las riquezas de la tierra del Sahara, España empezó a asociar otros imperialistas en la explotación para no estar aislada políticamente de las grandes potencias.

En este marco se inscribe la política de asociación multilateral para la explotación de las minas. En este marco también se puede n incluir dos acontecimientos diplomáticos importantes que están ligados al conjunto de la estrategia imperialista en la región, estrategia imperialista para la creación de una base enemiga política y militarmente en la zona y el control del conjunto del Oeste de la nación árabe y para golpear los movimientos de liberación africanos.

España y Francia firmaron en 1969 un acuerdo de defensa común para garantizar su s intereses imperialistas en el Sahara y en Mauritania en particular.

También fue prorrogado el acuerdo entre Estados Unidos y España en 1970 en el cual España acepta el mantenimiento de la presencia de las bases americanas en su territorio a cambio del compromiso de EEUU de asegurar la presencia española en el Sahara con sus bases militares en la región y su influencia política en las partes en conflicto con España y su influencia diplomática a nivel internacional.

Segundo, las relaciones tripartitas: Marruecos/ Argelia/ Mauritania.

El eslabón más importante en este asunto es la famosa conferencia de Nuadhibou que fue un fracaso según los testimonios de diplomáticos y parece que la conferencia prestó claramente un interés a la división de la región en tres partes:

- La parte septentrional rica en fosfatos se anexa a Marruecos.

- La parte meridional rica en petróleo se anexa a Mauritania.

- Se le da a Argelia un acceso al Atlántico para exportar sus minerales.

Una diferencia apareció entre Marruecos y Mauritania en lo que se refiere al acceso de Argelia ; cada uno de ellos quer ía que dicho acceso fuera en el territorio del otro. Esta decisión de partición perjudicó a la reputación de los regimenes para los saharauis, convencidos de que la lucha de liberación deben emprenderla ellos mismos.

En lo que concierne las contradicciones entre las codicias de los tres países, parece que se han atenuado. Prueba de ello que del lado de Mauritania podemos ver que en el discurso de Uld Daddah, en la ultima conferencia africana (1971) donde declaró: “tenemos que eliminar la colonización de la región de Saquia al Hamra y de Uadi Dahhab”, sabiendo que él había sostenido en varias ocasiones que “el reconocimiento Mauritania por parte de Marruecos no significa olvidar las reivindicaciones de Mauritania sobre el Sahara”.

Parece también que Argelia ya no se oponía al régimen marroquí, quizás a cambio de:

- El reconocimiento de Marruecos de la soberanía de Argelia sobre Tinduf.

- El reconocimiento de las fronteras actuales entre los dos países.

- El acuerdo de dos reg í menes en el tratado de Ifrane sobre la explotación común de las minas de hierro en Ybilat, cerca de Tinduf.

Marruecos por su parte firmó con España un tratado de buena vecindad y de cooperación técnica y cultural.

 

Hay ahora tres posibilidades de evolución de la situación política en la región.

- La primera es la de la partición, se dice en los círculos oficiales españoles que el régimen del general Franco acepta esta partición mientras los generales partidarios del control total y directo de la región se oponen. Parece que Marruecos presentó una propuesta que le daba una parte de los fosfatos y que los ingresos de la explotación de los minerales ser í an repartidos entre EEUU , España y Marruecos y que Marruecos aseguraría su soberanía sobre la región abandonando Dakhla (donde se concentra la pesca) a manos de Españoles para un periodo de treinta años con el mantenimiento de la base americana.

- Segunda hipótesis, es la autonomía que preveía la formación de un gobierno compuesto por los jefes de tribus , pero bajo protectorado español para una duración limitada mientras se consigue la «formación de los ejecutivos locales». Esta idea circuló hasta 1970, luego desapareció.

- Tercera posibilidad, es la autoridad de la minoría española siguiendo e l modelo rodesiano. Entre las características de esta hipótesis:

    • Trasladar a un gran número de españoles para hacer presión siguiendo el modelo de colonización de población (asentamiento) en tierra Palestina. Est e traslado empezó en los años 60 dando a cada e migrante español una antigüedad falsa de 10 años en la región.
    • El arraigo de los militares en la región donde se enriquecieron a costa suya. Se constata por otro lado el movimiento de liberación de Las Palmas (Islas Canarias) a la región donde quieren cre ar un estado saharaui bajo la dirección de este movimiento.
    • En el caso de la desaparición del régimen franquista el Sahara será candidato a la secesión más que Burgos y Las Palmas.
    • Los Españoles invitan a los habitantes a comparar su comportamiento en la región con las maniobras de los portugueses en el Sudáfrica.

 

La vía de la liberación

Las realidade s fundamentales en la cuestión del Sahara que están relacionadas entre sí, las podemos resumir del modo siguiente:

- Mantenimiento y consolidación de la identidad árabe de l pueblo d el Sahara y su aferramiento a esta identidad.

- Intensificación de la presencia imperialista que pretende transforma r la región en una base enemiga para toda la región árabe y africana contigua.

- Descubrimiento de los objetivos expansionistas, de división y de explotación desvergonzada por parte de las fuerzas conservadoras contiguas al territorio del Sahara.

- Desarrollo de la voluntad de l pueblo saharaui con el fin de imponer su independencia política y rechaz ar la protección diplomática y política apoyándose principalmente en sus medios propios hacia la vía de la liberación.

- Ausencia hasta el momento de un mando nacional audaz sobre todo después de que la antigua oposición haya sido objeto de represión y después de su integración en las instituciones coloniales.

- Fundar toda la esperanza en una clase de dirigentes j ó ven es y vanguardista s revolucionari os como la mejor opción.

Estas indicaciones dan una apreciación general de la evolución de la lucha de las masas en el Sahara.

 

1. El papel vanguardista de las masas del Sahara en la liberación de la región:

Entre los principales elementos históricos que obstaculizaron el desarrollo del movimiento de liberación en el Sahara en el marco del colonialismo español y de la hegemonía económica y militar imperialista , movimiento que iba en contra los traidores locales, se destaca la intervención permanente en cada una de las etapa s histórica s d el pasado para cercar y dividir las acciones de liberación en el Sahara y para someterles a la tutela de las fuerzas conservador as vecinas del Sahara. Y en particular por parte de la clase reaccionaria marroquí. Esta intervención oficial siempre tuvo lugar alegando el argumento de la marroquinidad de los territorios saharauis. Est á claro que el fracaso patente de l as fuerzas reaccionarias a n i vel de la lucha nacional y la multiplicidad de sus lazos, su sumisión al imperialismo la coloca entre los enemigos potenciales de la liberación de las masas saharauis.

La exacerbación de la contradicción entre las masas saharauis y las autoridades coloniales proseguía paralelamente a la colaboración i mp e rialo-reaccionario a costa suya. Lo que lo valió el rechazo del eslogan “la integración a la madre patria” en las condiciones políticas y históricas actuales.

De ahí el papel político autónomo del movimiento de liberación saharaui caracterizado por el compromiso efectivo en la elección de la lucha revolucionaria armada y necesaria como mostraron los acontecimientos de junio de 1970 a las masas saharauis reprimidas.

La opción de esta vía bajo el eslogan de la lucha contra el colonialismo español y la dominación imperialista en el Sahara debe apoyarse primero en las masas saharauis a fin de rechazar la tutela política de la s fuerzas reaccionarias vecina s de los territorios saharauis.

 

2. Ligar la liberación del Sahara a la lucha por la liberación de los territorios árabes contiguos:

El principio esencial arriba expues to pone fin a las invocaciones referente a la “marroquinidad” de la región sin abandonar la interacción entre la lucha de liberación en el Sahara con la lucha de liberación en los países vecinos.

Este enfoque del problema pone fin a diversas divisiones regionales o chauvinistas que vienen de Marruecos o de Mauritania o del lado saharaui mismo. Esto s e sustituye por e l principio de la solidaridad entre los movimientos para la lucha de la liberación en la región.

Ya que la sociedad saharaui se caracteriza por:

  • Una población escasa.
  • La naturaleza geográfica desértica de la zona.
  • La presencia de “refugiados” saharauis en las zonas contiguas del Sahara en territorio de los países vecinos.

Las características de la dominación militar y demográfica colonialista , hacen imposible una victoria sobre el enemigo colonial ista si el movimiento de liberación saharaui no tiene el apoyo de las masas combatientes audaces exactamente como es el caso de la cuestión P alestina y de los países que le rodean. Esta unión no oculta la importancia extrema de la iniciativa combatiente saharaui en la evolución de la situación y la sustitución al atentismo diplomático por una acción revolucionaria tangible así como el fin de la tutela para que las masas te nga n confianza en sí misma.

En todos los países de la región las masas árabes tienen que in cluir en su programa la lucha concreta y la solidaridad con las masas sahrauis. También lo esperamos de los movimientos de liberación de la región que forman un frente de lucha valios a para obstaculizar los planes enemigos, a la explotación y a la división colonialista y reaccionaria de donde vienen, poniendo siempre delante los intereses de las masas en la liberación total de todas las formas de dominio imperialista y superando todo espíritu regionalista y chauvinístico , cualquiera sea su procedencia.

Las masas marroquíes en particular y sus vanguardistas por la naturaleza de las pr á cticas de la odiosa clase conservadora y las oposiciones reformistas están llamados a comprometerse con una solidaridad efectiva en la lucha de las masas saharauis inscribiendo esta solidaridad en el marco de las relaciones históricas entre este apoyo en la lucha y sus objetivos de liberación del imperialismo y de las fuerzas reaccionarias cómplices.

En definitiva, el movimiento democrático en la propia España debería también solidarizarse con el pueblo saharaui en su lucha por todos los medios y del conjunto de la región en el marco de la lucha contra el régimen fascista dirigido por Franco y la s fuerzas reaccionarias españolas.

Notas

[1] “Les fondements historiques de la lutte de libération nationale du peuple sahraoui et sa cristallisation de 1855 à 1976 », en Dans les prisons du roi, Écrits de Kénitra sur le Maroc, Messidor/Éditions Sociales, París 1992, pp. 170-185.

[2] Bernabé López García, « Los comunistas marroquíes ante la cuestión del Sahara. Entrevista con Ali Yata, Secretario General del PPS (PCM) », en Materiales (Barcelona), n° 8, marzo-abril 1978, pp.147-160.

[3] A la cabeza del comité de redacción se encontraban miembros destacados del movimiento marxista-leninista en gestación, con sus dos corrientes Ila al-Amam y 23 de marzo.

[4] En el número 19 de esta revista (1970), se publicó un monográfico con el título “Afrique, un seul et même combat” dedicado a las luchas por la descolonización en África, con artículos de Serfaty, Amilcar Cabral, Agostinho Neto y un trabajo sobre el Sahara Occidental firmado “Souffles” abiertamente partidario de integrar la liberación del Sahara en el proceso de liberación revolucionaria global árabe a través de un “frente común árabe de Palestina al Sahara Occidental”. Se incluye este trabajo como apéndice en este número de la REIM.

[5] Bernabé López García, op. cit.

[6] Zakya Daoud, en su libro Maroc. Les années de plomb 1958-1988. Chroniques d'une résistance, Mémoire de la Méditerranée, París 2007, recuerda el encuentro en Casablanca a principios de los setenta con un grupo de jóvenes saharauis de Rabat, en donde estudiaban con el Uali, venidos a contar “sus reivindicaciones y a subrayar que [querían] seguir en la órbita marroquí con poco que se les ayude a liberar su país del yugo español”: “Pendant que se prépare à Tan Tan le traditionnel moussem, couplé avec le Mouggar de Tindouf, un groupe de jeunes sahraouis venus de Rabat, où ils étudient avec el Ouali, vient au journal [Maghreb Informations, de la U.M.T.] nous entretenir de la situation (guerre entre sédentaires et nomades, arrestations parmi les nomades, occupation), de leurs revendications et souligner qu'ils veulent rester dans l'orbite marocaine pour peu qu'on les aide à libérer leur pays du joug espagnol. Nous ne pouvons que les assurer de notre soutien et leur dire que nous transmettrons aux politiques. Tout cela pour apprendre plus tard qu'ils ont été arrêtés au moment de passer la frontière. Ils créeront alors le Polisario. Avec le recul là encore, on peut mesurer l'occasion perdue… ».