1. Los orígenes de la Matemática

    ¿Cuando nació la matemática?  Al ser  un producto del intelecto humano en el deseo de entender y predecir la realidad,
la matemática está asociada en todo momento a cualquier cultura y sociedad. La aritmética y la geometría aparecen con la necesidad
de contar y de medir en las transacciones comerciales, en las construcciones y en la medida del paso del tiempo. Se han encontrado
marcas en huesos de hace más de 35000 años en el sur de Africa que parecen corresponder a una especie de "calendario de
palitos". El hueso de Ishango, encontrado en el Zaire, datado como del 20000 aC, contiene unas marcas que representan
ciertos patrones numéricos.

    Los monumentos megalíticos tienen una disposición geométrica que muestra una previa planificación y diseño. Muchos de
ellos tienen un patrón basados en ternas pitagóricas. Su geometría es también una especie de calendario astronómico ya que la alineación
de la estructua señala, por ejemplo, los puntos donde salía el sol en el equinoccio de primavera u otros fenómenos astronómicos relevantes.
El gran ejemplo de construcción megalítica relacionada con hechos astronómicos sea quizás el santuario de Stonehenge en Inglaterra o las
pirámides mayas de la península del Yucatán.

    Las ternas pitagóricas señaladas antes se relacionan claro está con el teorema de Pitágoras. El teorema de Pitágoras era también
conocido por los babilonios y quizás por los egipcios, pero fue claramente utilizado en la matemáticas de la religión hindú de los
vedas, que necesitaban construir los altares para sus ofrendas y sacrificios con gran precisión.

    Babilonia muestra un gran desarrollo de la matemática. De la gran cantidad de tabletas cuneiformes que nos han llegado
algunas de ellas son de contenido matemático. Resuelven problemas cotidianos aritméticos y geométricos, pero llegan
a saber calcular raíces cuadradas con gran precisión y a resolver ecuaciones cuadráticas geométricamente. El desciframiento
del cuneiforme, por el alemán G. F. Grotefend y sobretodo por el oficial inglés Henry Rawlison, marcan uno de los momentos
más brillantes de la historia de la arqueología.

    Egipto nos ha sorprendido siempre por sus colosales construcciones arquitectónicas. Su matemática, como no podía ser
menos, está muy relacionada con las pirámides. En diversos papiros egipcios aparecen colecciones de problemas
aritméticos y geométricos para repartirse bienes, para calcular el volumen de graneros en forma de pirámide
truncada o para calcular áreas. Otro aspecto interesante fue el descubrimiento de la piedra de la Rosetta por la
expedición de Napoleón en 1799, que permitió a Jean F. Champollion es desciframiento de la escritura  heroglífica
poco después.
 
 
 
 

Stonehenge, Inglaterra

Referencias