SISTEMAS ELECTORALES
 

1  El problema del reparto

La Constitución de los Estados Unidos de 1787 establece que la legislatura federal esté formada por dos Cámaras: el Senado con dos senadores
por estado y la Cámara de Representantes, cuyos  "escaños serán asignados entre los varios estados dentro de esta unión según sus números
respectivos ..."
(Artículo I, Sección 2).

La mayoría de nuestras democracias siguen un esquema similar. La constitución española establece por ejemplo que los escaños de la cámara se asignan por circunscripciones electorales (provincias)  "en proporción a la población respectiva". El problema de un método de reparto es saber como se consigue esta proporción.

Por ejemplo, según los datos del censo electoral de 1790, el estado de Carolina del Norte tenía una población de 353.523 personas con derecho a voto, mientras que en todo EEUU había 3.615.920, por lo tanto la porción representativa de Carolina del Norte era
 353523

3615920
=0.0977 = 9.77 %
Como la cámara constaba entonces de 105 miembros, a Carolina del Norte le correspondía una cuota de
105 ?0.0977 = 10.265 escaños

Que no es un número entero  ¿Cómo vamos a repartir una proporción semejante? En los Estados Unidos, para conocer el número de representantes en la Cámara que corresponden a cada uno de los estados de la unión, se han usado varios métodos. Estos se han ido cambiando a medida que se han conocido mejor sus virtudes y sus problemas, ya que como veremos ninguno es matemáticamente perfecto y su aplicación depende en gran medida de una decisión política. Entre los más usados e importantes están los métodos de Alexander Hamilton, Thomas Jefferson, Daniel Webster y el actual llamado de Hill-Huntington.

Antes de pasar a describirlos, necesitamos precisar algunas definiciones. Sea n es el número de estados (o provincias) que forman la unión (o el país). Sea p la población total de la unión derecho a voto. Sean p1,p2, ..., pn las población de los respectivos estados y sea e el número total de escaños a repartir.

Definición Se llama porción representativa del estado i a la proporción entre la población de este estado y la total, esto es,
 pi

p

Definición Se llama cuota del estado i a
 
 
qi=  pi

p
e
Recordemos que cada número tiene una parte entera y una parte decimal, así por ejemplo la parte entera de 10,265 es [10,265]=10, mientras que su parte decimal es 0,265. La cuota es en general un número con una parte entera y una parte decimal, a su parte entera se le llama la cuota inferior, mientras que su parte entera más uno es la cuota superior.

Claramente la suma de las poblaciones de cada estado es la población total, esto es,
p1+p2+ ... + pn=p
El problema del reparto consiste en asignar escaños a1,a2, .... , an a cada estado de tal manera que cada ai sea lo más cercano posible a la cuota qi y que la suma de todos estos escaños sea a1+a2+ ... + an=e.

2  Método de Hamilton

Este método lleva el nombre de Alexander Hamilton, que fue el primer secretario del tesoro y ayudante de George Washington. Para conseguir que cada estado reciba un número de representantes lo más cercano a su cuota, Hamilton asigna a cada estado, en una primera aproximación, la parte entera de su cuota. Luego, los escaños aún no repartidos se reparten por orden de mayor a menor a los que tienen parte decimal más grande.

En el ejemplo anterior, Carolina del Norte tenía una cuota de 10.265 escaños. Otro estado, Pensilvania, al ser su población 432.879 tendría una cuota de
 432879

3615920
x 105 = 12,57
El método de Hamilton daría en primer lugar [10,265]=10 escaños a Carolina del Norte y [12,57]=12 escaños a Pensilvania. Si hubiera un escaño más a repartir entre estos dos se asignaría a Pensilvania, ya que su parte decimal 0,57 es mayor.

El método de Hamilton se estaba usando para repartir la Cámara de Representantes en 1880, cuando apareció una circunstancia curiosa. Para modificar el número de escaños de la cámara con vistas a futuras elecciones, se hizo un estudio de repartos con una cámara de diferentes tamaños desde 270 a 350 miembros. Entonces se observó que Alabama tenía derecho a 8 representantes si el tamaño de la cámara era de 299, pero disminuía a 7 representantes si el tamaño de la cámara era de 300. El congreso decidió entonces un tamaño de 325 escaños, ya que entonces este número parecía no presentar problemas.

Este hecho se conoce con el nombre de paradoja de Alabama y se dice que el método de Hamilton no es monótono, ya que si se aumenta el número de escaños a repartir, con las mismos datos de población, sorprendentemente puede que haya estados que disminuyen su número de representantes.

3  Los métodos del divisor

3.1  Método de Jefferson

El primer método de reparto que se adoptó por el Congreso en los Estados Unidos (1792) fue el de Hamilton. Pero no llegó a usarse hasta mucho después (1850-1900) ya que George Washington, en el primer veto presidencial de la historia de los Estados Unidos, rechazó el proyecto de ley insistiendo en que el reparto resultante debía ser más proporcional a la población. En los Estados Unidos cada estado se divide en circunscripciones electorales, cada una de las cuales tiene que elegir su representante por mayoría relativa (esto es, gana el que más votos tiene). El número de circunscripciones de un estado es por tanto igual al número de escaños que tiene.

Thomas Jefferson, que era secretario de estado con Washington, propuso entonces un método que consistía en elegir un divisor d que fuera aproximadamente el tamaño de un distrito congresional medio y luego dividir la población de cada estado por d. El número de representantes era entonces la parte entera de este cociente, eliminando simplemente la parte decimal.

Por ejemplo, el estado Virginia, de donde era original Jefferson, tenía una población de 630.560 habitantes. Al ser
 630560

33000
= 19,108
Jefferson elimina la parte fraccionaria 0,108 de este cociente y asigna 19 escaños a Virginia.

Si se decide utilizar este método, primero se prueba con un divisor d y el tamaño de la cámara se determina por este divisor. Siendo el número total de representantes en la cámara
[  p1

d
]+[  p2

d
]+ ... +[  pn

d
]
Por tanto divisores más grandes producen cámaras más pequeñas y al revés. Si se eligiera en primer lugar el tamaño de la cámara, se tendría que ajustar el divisor d hacia arriba o hacia abajo hasta obtener el número correcto de miembros.

Cuando el número total de escaños de la cámara está ya fijado, para saber cuántos escaños corresponden a cada estado en particular podemos proceder de la siguiente manera: empezamos con un divisor d=p1 donde p1 es la población del estado más grande. El cociente entre p1 y este divisor es 1, así que el estado 1 recibe el primer representante y los cocientes de las poblaciones de los demás estados es menor que 1. De este modo, de momento, sólo se ha repartido 1 escaño. Ahora vamos disminuyendo el divisor. El estado 1 recibirá un segundo escaño cuando [( p1)/ d]=2 (esto es, si despejamos d, cuando d=p1/2), mientras que los demás estados habrán recibido un escaño si en su caso ha sido [( pi)/ d] > 1. Continuando con este proceso el estado i recibirá su n+1 escaño cuando para un cierto d
 pi

d
=n+1
lo que sucede cuando, despejando d de esta última relación, d=[( pi)/( n+1)].

Podemos afirmar entonces que vamos asignando los escaños siguiendo un orden de prioridades por medio de la función de clasificación Ri=[( pi)/( n+1)].

Esta función de clasificación da un procedimiento más sencillo para hacer el reparto. Veamos como hacerlo con un ejemplo que hemos tomado de las elecciones generales de 1966 en la provincia de Burgos. En este ejemplo, en vez de repartir el total de escaños de la Cámara de Representantes por estado, repartiremos los 4 escaños que corresponden a Burgos entre los distintos partidos políticos según su número de votos. Es decir, sustituiremos  "número de representantes de la Cámara" por por  "número de escaños a repartir en los resultados electorales de esta provinvia", sustituiremos  "estado" por  "partido político" y ``número de habitantes" por  "número de votos".

Ejemplo: Resultados electorales de las elecciones generales de 1966 en la provincia de Burgos. Se reparten un total de 4 escaños. En la primera fila colocamos los votos de los partidos que han conseguido más del 3 % del total. Luego en las sucesivas columnas hacia abajo dividimos los votos por 1, 2, 3, etc. Vamos asignando los escaños por prioridades en orden decreciente, esto es, el primer escaño se lo lleva en este caso el PP por tener 125.095 el número más alto de la tabla. El segundo escaño se asigna al PSOE ya que le corresponde el segundo número más alto, 71.098, de la tabla, y así sucesivamente.
 
 
 
PP  PSOE  IU 
Votos  126095  71098  25785 
Votos/1  1260951 710982 2578 
Votos/2  630483 35549 
Votos/3  420324
Reparto 

 

En nuestras democracias occidentales el método de Jefferson se llama método de los divisores naturales o también regla D'Hondt, cuyo nombre viene del matemático belga Victor D'Hondt. En España utilizamos la regla D'Hondt tanto para determinar el reparto de escaños del Congreso de los Diputados que corresponden a cada provincia como para repartir los escaños a los distintos partidos según los resultados electorales.

Calculemos la cuota de los distintos partidos del ejemplo anterior de la provincia de Burgos. La suma total de votos es
126095+71098+2578=222978
Por tanto
 
 
Cuota(PP)=  126095

222978
x 4 = 2,26
Cuota(PSOE)=  71098

222978
x 4 = 1,27
Cuota(IU)=  2578

222978
x 4 = 0,46

Observemos que la cuota del PP es 2,26, su cuota inferior es 2 y su cuota superior 3. Con la regla D'Hondt el PP ha obtenido 3 escaños, esto es, un número de escaños igual a su cuota superior. Lo mismo ha pasado con los demás partidos PSOE e IU, han obtenido un número de escaños igual o bien su cuota inferior o bien su cuota superior.

Esto no siempre sucede con la regla D'Hondt, a veces hay partidos que obtienen más escaños que lo que indica su cuota superior, lo cual no parece muy equitativo. Se dice por ello que este método no satisface la condición de la cuota. Podemos observar este hecho en la tabla del reparto de escaños para el Congreso de los Diputados en España que adjuntamos más adelante. En ella aparece la provincia de Alicante que tiene una cuota de 9,90 y sin embargo D'Hondt le asigna 11 representantes para el Congreso.

Podemos observar también que el PP no consiguió más del doble que los votos que el PSOE, y sin embargo obtuvo más del doble en escaños. Este es un hecho general con la regla D'Hondt y por ello se dice que es un método que tiene un sesgo hacia los partidos mayoritarios. En el caso español es un hecho políticamente deseado, ya que ello favorece las coaliciones y por tanto evita la atomizaciø'n en muchos partidos. Este hecho parece dar más estabilidad al sistema y evita lo que sucede por ejemplo en Italia, donde hay una excesivo fraccionamiento de partidos.

3.2  Otros métodos del divisor

Se han utilizado otros métodos del divisor, que se pueden definir por sus diferentes funciones de clasificación. Además del de Jefferson cabe destacar los métodos de Webster, de Hill-Huntington, de Dean y de Adams, cuyas funciones de clasificación son
 
 
 
Jefferson  Ri=[( pi)/( ni+1)] 
Webster  Ri=[( pi)/( 2ni+1)] 
Hill-Huntington  Ri=[( pi)/( raíz cuadrada[ni(ni+1)])] 
Dean  Ri=[( pi(2ni+1))/( 2ni(ni+1))] 
Adams  Ri=[( pi)/( ni)] 
 

 

Todos ellos se han usado an algún momento para el Congreso de los Estados Unidos. Con los métodos de Hill-Huntington, de Dean y de Adams, cada estado empieza con un escaño antes de empezar el proceso, pero con los métodos de Jefferson y Webster la asignación inicial de cada estado es 0.

El método de Webster, que lleva el nombre del hombre de estado y orador Daniel Webster (1782-1852), también se llama de los divisores impares o de Sainte-Laguë en los paises escandinavos. Veamos como sería el reparto de escaños por Webster con los datos anteriores de la provincia de Burgos:
 
 
 
PP  PSOE  IU 
Votos  126095  71098  25785 
Votos/1  1260951 710982 257584
Votos/3  420323 23699  8586 
Votos/5  25219 
Reparto 

 

El método de Hill-Huntington lleva el nombre de Joseph A. Hill, de la Oficina del Censo de los EEUU, y de Edward V. Huntington, profesor de mecánica y matemáticas de la Universidad de Harvard. También se llama el método de la media geométrica y es el que, desde 1941, se usa actualmente para repartir la Cámara de los Estados Unidos. Los sucesivos divisores de Hill-Huntington son 1.41,  2.45, 3.46, 4.47, 5.48, etc. Aplicado este método al ejemplo de la provincia de Burgos anterior sería:
 
 
 
 
 
PP  PSOE  IU 
Votos  126095  71098  25785 
Votos/1.41  894291 504243 18286 
Votos/2.45  514672 29020 
Votos/3.46  364444
Reparto 

 
 

3.3  ¿Cuál es el mejor método del divivisor?

Tal como hemos dicho antes, la regla D'Hondt favorece ligeramente a los partidos mayores. Si se van aumentando los divisores al aplicar un método del divisor, se observa que progresivamente va aumentando el coste de cada escaño. Luego se reduce la ventaja de los grandes partidos. Esto se puede comprobar comparando los dos ejemplos que hemos tratado antes en la provincia de Burgos cuando se usaban la regla D'Hondt y el método de Webster.

Una variante de estos métodos es la modificación del método de Sainte-Laguë que se usa en Suecia desde 1952. Se van tomando los divisores sucesivos 1.41,3,5,7, etc. Aumentando así el primer divisor, se persigue dificultar la obtención de escaños por parte de los pequeños partidos, mientras que luego, elevando la distancia entre los miembros de la serie se reduce la ventaja de los partidos más grandes.

Se puede medir matemáticamente la injusticia en el reparto. Haya varias definiciones de injusticia, pero una de las más usadas fue introducida por Huntington y define la injusticia entre dos estados i,j como la diferencia
 ai

pi
-  aj

pj
donde ai es el el número de escaños del partido i, pi el número de votos del partido i y lo mismo para el partido j. De entre todos los métodos del divisor posibles, el método de Webster minimiza la injusticia, esto es, que si se transfirieran escaños de un partido a otro de una manera distinta a como lo hace Webster, aumentaría la injusticia.

Proposición El método de Webster minimiza la injusticia.

Dem. Supongamos que dos partidos P1 y P2 compiten por el siguiente escaño. Sean p1 el número de votos del partido P1 y n1 el número de escaños que ya ha obtenido. Análogamente sean p2 el número de votos del partido P2 y n2 su número de escaños ya adjudicados.

El método de Webster dará el siguiente escaño a P1 si se verifica
 
 
 p2

2n2+1
 p1

2n1+1
       (1)
Entonces la diferencia de porción representativa entre P1 y P2 sería
D12=  n1+1

p1
-  n2

p2
Si el escaño lo hubiera recibido P2 en vez de P1, la diferencia de porción representativa sería
D21=  n2+1

p2
-  n1

p1
Cuya injusticia habría sido mayor, ya que, como podemos comprobar, se tiene D12 < D21.

En efecto, la relación D12 < D21 es
 n1+1

p1
-  n2

p2
 n2+1

p2
-  n1

p1
y si pasamos a la izquierda todos los términos de P1 y a la derecha los de P2, queda
 n1+1

p1
+  n1

p1
 n2+1

p2
 n2

p2
y esto es lo mismo que
 2n1+1

p1
 2n2+1

p2
que es cierta porque es equivalente (multiplicando en cruz) con la asignación que había hecho Webster en (1).

4  No existe un método matemáticamente perfecto

Los métodos vistos hasta ahora presentan problemas, ya que en Hamilton puede aparecer la paradoja de Alabama y con los métodos del divisor no se satisface la condición de la cuota. En los años 70, dos matemáticos, Michel L. Balinski y H. Peyton Young se propusieron encontrar un método que satisfaciera a la vez la condición de la cuota y que sea monótono. Encontraron un nuevo método, llamado el método de la cuota. Este nuevo método presentó sin embargo un problema indeseable: la paradoja de la población.

Hay varias definiciones de esta paradoja. En su forma más elemental, se puede describir del siguiente modo: Supongamos que hay dos elecciones consecutivas y un partido obtiene x escaños en la primera elección y aumenta el número de votos en la segunda. Si los demás partidos obtienen igual número de votos en ambas elecciones, es lógico pensar que el partido que ha aumentado en votos no disminuye su número de escaños obtenidos en la primera elección. Sin embargo puede que esto suceda. Otra definición un poco más realista de la misma paradoja es la siguiente:

La paradoja de la población: Supongamos que el tamaño de la Cámara y el número de estados es fijo, pero cambia el número de habitantes. Entonces un estado puede perder un representante en favor de otro estado, incluso si la población del primer estado crece más que la del segundo.

Veamos esta paradoja con un ejemplo. Tomamos datos de las elecciones españolas de 1989 en la provincia de Badajoz, donde se asignaban 6 escaños. Vamos a llamar A,B,C,D a los partidos que obtuvieron más del 3 % de votos y usaremos el método de Hamilton.
 
 
 
Hamilton 
Votos  208560  82000  38000  30000 
Cuota  3.49  1.37  0.64  0.50 
Escaños  0+1  0+1 

 

Sin embargo, supongamos que los resultados electorales hubieran sido:
 
 
 
Hamilton 
Votos  206600  72000  38000  32000 
Cuota  3.56  1.24  0.65  0.55 
Escaños  3+1  0+1 

 

Observemos de estos datos que el partido A ha perdido unos 2000 votos y el partido D los ha ganado. Sin embargo A gana un escaño y B lo pierde.

?`Hay alguna esperanza de encontrar un método mejor? La respuesta es negativa, Balinski y Young demostraron en 1982 que todos los métodos de reparto, excepto los métodos del divisor, presentan la paradoja de la población.

Así que estamos en un callejón sin salida. El método de Hamilton puede presentar las paradojas de Alabama y de la población y los métodos del divisor no satisfacen en general la condición de la cuota. Y cualquier método que se pueda inventar va a presentar alguno de estos problemas. No hay ningún método matemáticamente perfecto. Por tanto la elección de uno u otro método tiene que ser una decisión política. Se considera que la paradoja de la población y la de Alabama son más dañinas que la violación ocasional de la condición de la cuota. Por eso se recomiendan los métodos del divisor.

5  Sistemas de voto preferente

Para simplificar la exposición, supongamos que hay que elegir solamente una persona o un partido de entre varios candidatos posibles en una circunscripción electoral y supongamos también que cada elector hace una lista donde coloca los nombres de varios candidatos por su orden de preferencia. Esta situación puede presentarse por ejemplo cuando elegimos delegado de curso en nuestra clase, cuando una comunidad de vecinos elige a su presidente o cuando una sociedad o empresa elige a su director.

Vamos a exponer un ejemplo hipotético, donde aplicaremos algunos métodos. Supongamos que en unas elecciones cada votante tiene que elegir tres partidos por orden de preferencia y que una vez contabilizados los votos los resultados son como sigue:

6 millones de votantes eligen por orden de preferencia PP, IU , PSOE.

5 millones de votantes eligen por orden de preferencia PSOE, IU , PP.

4 millones eligen IU, PSOE, PP.

Ya tenemos los resultados. Para su mejor manejo los colocamos en forma de tabla
 
 
 
1a PP  PSOE  IU 
2a IU  IU  PSOE 
3a PSOE  PP  PP 

 

¿Quién es el ganador?

  1. Mayoría simple o relativa. Gana el candidato que más votos tiene.

  2. En este caso gana el PP (6 votos) frente al PSOE (5 votos) e IU (4 votos). Sin embargo 9 millones de votantes, esto es, el 60 % del total, no le han votado. De hecho es posible que estos votantes prefieran otra alternativa a tener este ganador. ¿Es esto justo?
     
     
  3. Segunda vuelta.

  4.  

     
     
     

    En la primer recuento de votos, la primera vuelta, eliminamos todos los candidatos excepto los dos que más votos tienen. Luego en la segunda vuelta se enfrentan estos dos y gana el que más votos tiene.

    En el ejemplo, eliminamos primero a IU porque sólo tiene 4 votos. Ahora, en la segunda vuelta, compiten únicamente PP y PSOE. Si tachamos IU de la tabla de preferencias anterior, el PP obtiene 6 millones de votos y el PSOE 5+4=9 millones. Gana el PSOE por 9 a 6.

    Observemos que ahora aparece un ganador distinto al del método anterior. Observemos también que, aunque haya ganado el PSOE, 6+4=10 millones de votantes preferían a IU frente al PSOE.

    Una variante de este método, cuando hay más contendientes, se llama eliminación del perdedor. En este nuevo método se van dando sucesivas vueltas en el recuento y se elimina en cada una de ellas al candidato menos votado.

    Otra variante es la que se usa en Francia, donde la primera vuelta es por mayoría absoluta, es decir, gana un partido si obtiene un resultado mayor que la mitad más uno de los votos. Si no hay ganador en esta primera vuelta, se realiza una segunda votación donde no se pueden presentar los partidos más minoritarios y se decide ahora el ganador por mayoría relativa. Muchas veces se producen coaliciones entre una y otra vuelta.
     
     

  5. Recuento Borda.

  6.  

     
     
     

    Este nombre viene del francés Jean Charles de Borda (1781). Se puntúan los candidatos por orden de preferencia y gana el que más puntos tiene.

    En el ejemplo, si damos 3 puntos al primero de la lista, 2 al segundo y 1 al tercero, el resultado queda como sigue:

    PP=6 ?3 +5 ?1 +4 ?1 = 27 puntos

    PSOE=6 ?1 +5 ?3 +4 ?2 = 29 puntos

    IU=6 ?2 +5 ?2 +4 ?3 = 27 puntos

    El vencedor es IU.
     
     

  7. Método Condorcet.

  8.  

     
     
     

    Se enfrentan todos los canditados dos a dos. Gana el que haya ganado a todos los demás. Fue introducido por el marqués de Condorcet en Francia en 1785.

    En el ejemplo que nos ocupa cuando se enfrentan PP con PSOE, esto es, si tachamos IU de la lista de preferencias, el PP obtiene 6 millones de votos mientras que el PSOE obtiene 5+4=9. Gana el PSOE. Las otras dos parejas de enfrentamientos, PP-IU y PSOE-IU producen:

    PP-IU                 PP=6, IU=5+4=9.         Gana IU.

    PSOE-IU                 PSOE=5, IU=6+4=10.         Gana IU.

    Luego el ganador Condorcet es IU ya que ha ganado a los demás cuando se enfrentan cara a cara.

    No siempre hay ganador Condorcet. Considérese por ejemplo una elección donde 5 millones de votantes eligen por este orden PP-PSOE-IU. Otros 5 millones eligen PSOE-IU-PP y 5 millones IU-PP-PSOE. No hay ninguno que gane a todos los demás.

Hay otros métodos de votación que tienen en cuenta el orden de preferencia. Entre ellos están
  1. Voto transferible. Fue introducido por Thomas Hare en Inglaterra en 1850. Tiene en cuenta el orden de preferencia en cada papeleta de una manera un poco más complicada. Se usa en Irlanda y Australia.
  1.  "Approval voting". Cada votante escribe los nombres de los candidatos a los que da el visto bueno. Gana el que más votos tiene. Este sistema evita que gane alguien a quien la mayoría opone.
De entre todos los métodos de votación de este tipo no hay ninguno que sea completamente satisfactorio. Kenneth J. Arrow demostró en 1951 que no puede haber ningún método que satisfaga a la vez tres propiedades razonables para cualquier método de votación, a saber, las llamadas condición de Pareto, monotonía e independencia de las alternativas irrelevantes. Este es el teorema de imposibilidad de Arrow que destrozó las esperanzas de encontrar mecanismos justos y no manipulativos de elección social.

Kenneth J. Arrow, profesor de economía de la Universidad de Stanford recibió el premio Nobel de Ciencias Económicas en 1972.
 

6  El sistema electoral de los Estados Unidos

En las elecciones de los Estados Unidos se eligen los representantes del Congreso, los miembros del Senado y los electores presidenciales. Algunos estados eligen también a su gobernador y se consultan a referendum ciertas medidas legislativas o de interés social.

El Congreso de los Estados Unidos, the U. S. House of Representatives, tiene actualmente un total de 435 miembros que se reparten entre los 50 estados de la unión por el método de Hill-Huntington. Luego cada estado tiene sus circunscripciones electorales. Por ejemplo en Minnesota, a la que le corresponden 10 representantes, tiene el mismo número de circunscripciones. En cada circunscripción los electores eligen el nombre de su elección de una lista de candidatos y gana el que más votos tiene. Este es el sistema de mayoría simple o relativa, llamada también first-past-the-post, esto es, el primero que pasa la meta gana.

El presidente de los Estados Unidos se elige en una asamblea formada por 538 electores. Cada estado contribuye con un bloque de estos delegados o compromisarios, cuyo número es igual a la suma de sus representantes más sus senadores. Excepto Washington DC, que no tiene congresistas, pero si tres electores.

En las papeletas cada candidato a presidente lleva adjunto el nombre de su vicepresidente junto con el partido al que pertenece, en su caso. En cada estado gana el candidato que más votos tiene, pero estos votos no eligen de momento presidente, sino que eligen en bloque a los compromisarios de esta opción que irán después al colegio electoral. Como hay 538 compromisarios en total, un candidato necesita al menos 270 para ser elegido.

(Véase  http://www.census.gov/population/www/censusdata/apportionment/faq.html).

7  El sistema electoral español

La Constitución de 1978 ha establecido que las Cortes Generales estén formadas por el Congreso de los Diputados y por el Senado. La constitución establece también que el Congreso contará con un mínimo de 300 y un máximo de 400 Diputados, debiendo la ley electoral concretar este número. La normativa vigente (Ley Orgánica del Régimen Electoral General de 19 de Junio de 1985) ha fijado en 350 el número de miembros de la Cámara. Para garantizar que todas las provincias tengan Diputados, la ley electoral asigna dos escaños a cada una de ellas y uno a cada una de las ciudades de Ceuta y Melilla. Puesto que hay 50 provincias, se tienen asignados 102 escaños. El resto de los escaños, esto es, 350-102=248, se distribuyen proporcionalmente entre todas las provincias, según su número de población de derecho por la regla de Hamilton. Esta regla se utiliza asimismo para repartir los escaños a las diferentes formaciones políticas según sus resultados electorales en cada circusncripción (provincia en este caso). Entran en el reparto únicamente los partidos que han sacado más del 3% de los votos.

(Ver Ley Electoral).

8  Bibliografía

Sistemas electorales del mundo Dieter Nohler, Centro de Estudios Constitucionales, Madrid 1981.
Regimen electoral general. Ley orgánica 5/1985 del 19 de Junio, Instituto Nacional de estadística, 1985.
Las elecciones, F. de Carreras, J.M. Vallés, Ed. Blume 1977.
Fair Reperesentation, Meeting the ideal of One Man , One Vote, M. Balinski, H. Young, Yale University Press, 1982.
Un examen en profundidad de los sistemas electorales, todos ellos imperfectos.  ¿Resulta posible una adaptación fraudulenta de un sistema?, Ian Stewart, Investigación y Ciencia, mayo, 1995.


 
 


File translated from TEX by TTH, version 3.01.
On 24 Nov 2001, 13:44.