Marques de Santillana

 

Apuntes Históricos
y Biográficos compilados
por José L. G. de Paz..

 

La Casa de Mondéjar:

breve biografía de algunos de los miembros de la familia de los Condes de Tendilla y Marqueses de Mondéjar.


restos del castillo desaparecido de Tendilla     Almirante Francisco de Mendoza

CASTILLO TENDILLA | ALMIRANTE FRANCISCO

 

Francisco de Mendoza era el tercer hijo del cuarto conde de Tendilla y hermano del quinto Luis Hurtado de Mendoza. Nace en La Alhambra en 1545 y estudió letras en Alcalá y Salamanca. Militar y escritor, acompaño a su padre cuando fue embajador en Roma (1560-1562), luchó en la guerra contra los moriscos de 1568 y gobernó los estados de su padre en Guadalajara cuando éste fue nombrado Virrey de Nápoles.

Puede decirse que tuvo una existencia desgraciada. Además "cuantos pleitos entabló, otros tantos perdió", aludiendo a su escasa suerte en las demandas judiciales por los títulos y rentas que debiera heredar su esposa y luego los que debiera heredar él. Casó en 1584 con María de Liori Folch de Cardona Colón, dama de débil salud que era marquesa de Guadalest y, titulada, duquesa de Veragua, con lo que Francisco fue marqués consorte de Guadalest y fue nombrado Comendador de Calatrava y Almirante de Aragón. A cambio, tuvo que cambiar su apellido y llamarse, mientras estuvo casado, "Fancisco de Cardona".

Me dió pena conocer que marchó en 1589 con su mujer y su hija única María José de Cardona y Mendoza al castillo de Tendilla, esperando que los aires puros fueran una mejoría para la salud de su niña pero ésta murió allí el 25 de enero de 1590, siendo enterrada en el Monasterio de Santa Ana de Tendilla. No tuvo éxito al reclamar la herencia del Almirante Colón (rentas del ducado de Veragua, largo pleito desde 1586) para su esposa, como descendiente suya, perdiendo gran parte de su fortuna familiar en ello.

Por encargo del quinto duque del Infantado negoció la boda de una hija de éste, Mencía, con el quinto duque de Alba Antonio Alvarez de Toledo, pero éste estaba comprometido con una dama sevillana y cuando se casó en 1590 sin el perceptivo permiso de Felipe II, el rey castigó a todos los que intervinieron en el casamiento, confinando a Alba en prisión.

El 31 de julio de 1589, Felipe II le mando preso al castillo de Turégano (Segovia). Año y medio después, Felipe II le trasladó a Calatrava La Nueva por motivo de su mala salud. Su mujer se va con él, pero en Calzada de Calatrava (a una legua del castillo-convento de Calatrava) enferma. El 15 de mayo de 1591 Felipe II le da permiso para salir de Calatrava e ir a Calzada, a ver a su esposa, que muere el 8 de agosto de 1591. Vuelve a Calatrava hasta que el rey firma su cedula de libertad es de 2 de julio de 1592, cumplida el 19 de agosto.

Viudo ya, y tras un intento fallido de casamiento con Mencía de la Cerda (la novia le plantó poco antes de la boda), Felipe II le mandó a Flandes en 1595. Se le nombró embajador a Polonia en 1597, y luego en Francia y Hungría. A la muerte de Felipe II habían heredado los estados flamencos el Archiduque Alberto y la infanta Isabel Clara Eugenia, siendo su jefe de gobierno el cardenal Andrés de Austria mientras Francisco llevó la dirección de los asuntos militares. A pesar de los motines de los tercios por falta de paga, el almirante obtuvo diversos éxitos, distinguiéndose en la toma de Monthulin y posteriormente en las de Rhimberque (Rheinberg) en 1598 y Schulemburg. Hay una abundante correspondencia entre el almirante, el cardenal Andrés y el archiduque Alberto en la que el almirante de queja de las penurias economicas, falta de alojamiento y víveres de sus tropas.

Los libros holandeses de entonces le llaman "el terror de la Cristiandad" por sus campañas y le describían como "un hombre pequeño peinado con largos rizos negros, una gran nariz encorvada y desmesurados ojos de siniestra mirada".

En la batalla de Nieuport (1600) al mando de la caballería ligera destrozó al enemigo frente a él, pero ante la derrota del resto del ejército del Archiduque Alberto por Mauricio de Nassau fue hecho prisionero al cubrir con su caballería la retirada de las tropas. Nieuport es un ejemplo de la gran pericia militar de Nassau pero apenas tuvo consecuencias pues las grandes pédidas sufridas por el ejército vencedor le obligaron a la inmediata retirada. Tratado con gran respeto por sus captores en la Haya, Francisco fue liberado tras ventitres meses de cautiverio (julio de 1600 a junio de 1602) para conocer que, en su ausencia, se había fallado y había perdido el pleito por la sucesión de su hermano Luis, marqués de Mondéjar, pleito en el que salieron a la luz todos los trapos sucios familiares. Quizá la falta de heredero influyera tanto en este pleito como en el otro que perdiera anteriormente por las rentas del ducado de Veragua.

En suma, perdió su poca hacienda en estos pleitos y ante su pobreza tuvo que alimentarle casi 20 años su hermano Juán, sexto Duque consorte del Infantado.

Vuelto del cautiverio no logró evitar que Mauricio de Nassau conquistara Grave en 1602 y Felipe II le llamó a Castilla. Según el historiador Ciriaco Pérez Bustamante era "hombre justo y sumamente piadoso, carecía de dotes militares y gozó de poco prestigio entre sus soldados".

Por una reyerta a puñetazos, fue llevaro preso a Torrejón de Velasco (Madrid) en noviembre de 1606, segun Cabrera de Cordoba, pero no se dicto auto de libertad hasta el 25 de enero siguiente, saliendo en libertad el 29 de enero de 1607.

Estuvo de nuevo confinado por el duque de Lerma, debido también a sus denuncias contra Rodrigo Calderón. Se aprovechó un falso testimonio relacionado con su actuación en Flandes, siendo acusado de "alta traición" sin pruebas. También influyeron sus protestas porque Lerma diera la alcaidia de la Alhambra a su segundo hijo, una alcaidia que siempre habia sido de los Mendoza de su familia, hasta la muerte de su hermano mayor.

El 20 de mayo de 1609 fue prendido y encerrado en Santorcaz. Cabrera de Cordoba escribió el 4 de julio de 1609 que la sentencia "no se ha publicado", o sea que estaba encerrado sin sentencia en contra. Por las malas condiciones de su prisión en Santorcaz, le mandaron trasladar a Coca el 29 de octubre de 1611, pero Felipe III ordenó que le llevaran a Calatrava la Nueva en vez de a Coca. Pero estaba tan enfermo que no pudo salir de Santorcaz, muy grave. Intercedió repetidamente su hermano el duque consorte del Infantado y por ello le trasladaron al monasterio de San Bartolomé de Lupiana (Guadalajara), donde estuvo otro largo tiempo preso, un total del 5 aņos. Finalmente autoriazaron que pasara desde Lupiana al monasterio de San Francisco de Guadalajara, otro cenobio mendocino. Cabrera de Cordoba dice en mayo de 1614 que aun no habia sentencia alguna.

Desengañado y viviendo gracias al dinero de su hermano el duque del Infantado desde 1606, entró en la vida religiosa siendo ordenado presbítero muy anciano, a mediados de 1617. Por su devoción, el rey Felipe IV le propuso como obispo de Siguenza, pero murió en Madrid en 1623 antes de tomar posesión. Al final de sus dias firmaba irónicamente sus escritos como el "presbítero-almirante". Fue enterrado en el Colegio que la Compañia de Jesús tenía en la Universidad de Alcalá de Henares y del que era cofundadora su hermana Catalina de Mendoza.




 

 

Creada por José L.G. de Paz / depaz@uam.es / Versión de 25 de Octubre de 2000. Actualizado en 2012.


 

Hasta el Siglo XV - Infantado - Pastrana - Mondéjar - Otros Mendoza - En Tendilla - Info


Copyright © 1996-2002. All rights are reserved. © These materials may not be copied or redistributed for commercial or non-commercial purposes, or for compensation of any kind without prior written permission of the author.

Copyright © 1996-2002. Todos los derechos quedan reservados. © Queda de esta forma prohibida cualquier reproducción. Esta página está protegida por las leyes espaņolas, y concretamente por la Ley de la Propiedad Intelectual de 12 de Abril de 1996, así como por las leyes de los otros países de la Comunidad Europea relativos a la misma materia y el Registro Federal de propiedad intelectual de autores.