Marques de Santillana

 

Apuntes Históricos
y Biográficos compilados
por José L. G. de Paz..

 

La Casa del Infantado,

breve biografía de algunos de sus miembros:


planta del castillo de Buitrago por Layna     Castillo de Manzanares el Real (Madrid)

PLANTA CASTILLO BUITRAGO | CASTILLO MANZANARES

 

Diego Hurtado de Mendoza y Luna (1461-1531), tercer Duque del Infantado, fue llamado "El Grande". Nació en Arenas de San Pedro y murió en Guadalajara. También participó en la conquista de Granada, destacando en la toma de Loja y en la batalla que se diera en la "acequia gorda" granadina.

Intentó sacar provecho para la familia en las luchas por la sucesión a la muerte de Isabel y luego de Fernando (1504-1517), siguiendo las pautas de sus antepasados reinando Juan II y Enrique IV, para estar en una posición de fuerza que le hiciera acreedor de las mercedes reales. Primero apoyó a Fernando y luego a Felipe "el Hermoso" hasta su muerte.

Rival de Cisneros (aunque éste le hiciera patrono de su recien creada Universidad de Alcalá de Henares), su enfrentamiento aumento por la posesión de Beleña que el Duque disputaba al hijo mayor del segundo Conde de Coruña (otro Mendoza) quien estaba casado con una sobrina de Cisneros.

Conocida es la famosa escena en las casas que Pedro Lasso de la Vega tuvo en Madrid, cuando el Cardenal Cisneros (entonces regente de Castilla) hiciera asomarse al balcón al Duque del Infantado, al Conde de Benavente y al Condestable de Castilla y les mostrara en el campo de los Vargas una batería de artilleria disparando diciendoles "Estos son mis poderes!", ante las pretensiones de los nobles.

Según Helen Nader la lealtad de Diego estaba orientada en el sentido de su propia familia ("ser un Mendoza") mientras que su tío el segundo Conde de Tendilla ("el Gran Tendilla") mantuvo su lealtad siempre por Fernando. Tendilla escribía en 1514 que en su opinión "el Gran Duque" tenía "poco seso". El Duque mantuvo celosamente los privilegios a los que creía tenía derecho frente a los de los vasallos alcarreños del "Gran Tendilla", aunque no siempre con éxito.

Diego se había casado en 1492 con María Pimentel, hija del conde de Benavente. Al inicio del reinado de Carlos V esperó a ver clara la situación en la revuelta Comunera (aunque desterró a su primogénito Íñigo a Alcocer por sus simparias pro-comuneras) y se decantó finalmente hacia el partido del Emperador, aunque se condujo generosamente con los sublevados en Guadalajara e intentó lograr el perdón de los emigrados a Portugal por la sublevación. Layna afirma que en su actitud influyó su enemistad con el obispo comunero Acuña.

El tercer duque del Infantado alojó a Francisco I de Francia en su Palacio del Infantado cuando, prisionero en Pavía (1525), venía hacia Madrid, agasajándole con suntuosas fiestas: El Duque tenía una renta anual de 50000 ducados en 1530! La leyenda cuenta que Francisco tuvo relaciones con Brianda, hija natural del Duque, que se metió a monja.

Tuvo, como muchos Mendozas, aficción a las mujeres y varios hijos fuera del matrimonio, el primero de los cuales fue Martín de Mendoza, llamado "el gitano" por ser hijo de una hermosa gitana. Fue muy querido por su padre que le legitimó e hizo entrar en la carrera eclesiástica, siendo Arcediano de Guadalajara y Talavera. Pero Martín heredó de su padre el gusto por las mujeres y fue famoso su amancebamiento con María de Cervantes, tia paterna del escritor, comenzado al poco de que el padre de ella, Juan de Cervantes, empezara a trabajar para el duque (1527). Tuvieron una hija llamada Martina de Mendoza y Cervantes.

Sufría de gota y en su vejez en Guadalajara se hizo excesivamente piadoso y "beato". Se enamoró y casó en 1531 con María Maldonado, hija del aguador de Palacio: tenía aficción a las mujeres, pero su religiosidad le obligaba a casarse. Al morir tenía el Palacio lleno de reliquias de santos que fue comprando (y que posteriormente fueron repartidas por conventos e iglesias de Guadalajara). María Maldonado logró asegurarse una cómoda existencia en Valladolid, aunque parece ser que no se consumó el matrimonio.


Patio Interior del Palacio del Infantado     Escudo Infantado

PATIO PALACIO INFANTADO | ESCUDO INFANTADO

 




 

 

Creada por José L.G. de Paz / depaz@uam.es / Versión de 15 de Abril de 2004.


 

Hasta el Siglo XV - Infantado - Pastrana - Mondéjar - Otros Mendoza - En Tendilla - Info


Copyright © 1996-2004. All rights are reserved. © These materials may not be copied or redistributed for commercial or non-commercial purposes, or for compensation of any kind without prior written permission of the author.

Copyright © 1996-2004. Todos los derechos quedan reservados. © Queda de esta forma prohibida cualquier reproducción. Esta página está protegida por las leyes espaņolas, y concretamente por la Ley de la Propiedad Intelectual de 12 de Abril de 1996, así como por las leyes de los otros países de la Comunidad Europea relativos a la misma materia y el Registro Federal de propiedad intelectual de autores.