Marques de Santillana

 

Apuntes Históricos
y Biográficos compilados
por José L. G. de Paz..

 

La Casa del Infantado,

breve biografía de algunos de sus miembros:


Palacio del Infantado     Iñigo, quinto Duque Infantado     Iñigo, quinto Duque Infantado, de nuevo

PALACIO INFANTADO | IÑIGO, V DUQUE | DE NUEVO EL V DUQUE

 

El quinto Duque del Infantado se llamaba también, como no, Íñigo López de Mendoza (1536-1601). Fue retratado por Sánchez Coello y por Tintoretto.

Heredó de su abuelo, a los treinta años, el Ducado del Infantado y fue Caballero del Toisón de Oro. Era muy estimado como persona por Felipe II, al que acompaño al ir a casarse con María Tudor a Inglaterra (1556) y al que alojara en su palacio de Guadalajara en su boda con Isabel de Valois (1560). Al morir su madre María en 1580 heredó el Marquesado de Cenete con sus bienes, ampliando de nuevo las posesiones familiares. Casó con Luisa Isabel Enríquez de Cabrera, hija del Almirante de Castilla y vivió en Medina de Rioseco con su mujer hasta que murió su abuelo, regresando a Guadalajara. Tuvieron doce hijos, pero ocho murieron niños.

Tuvo una colección de más de 500 pinturas junto con tapices y esculturas. Casi no abandonó su Palacio del Infantado de Guadalajara, dónde presidía su pequeña corte, mas que en contadas ocasiones y hasta su muerte llevó la dirección de sus 90000 vasallos desde allí alejado de las intrigas y de la política de la Corte. En 1568 vendría a Madrid por el pleito contra él promovido por sus súbditos del Marquesado de Santillana quienes querían depender directamente de la corona. Acerca de la riqueza de los Duques del Infantado, Elliott y Nader afirman que su renta global había pasado de 50000 ducados en 1530 a 120000 en 1577 y 1595, aunque en este periodo los precios se habían cuadruplicado y había bajado la población (620 lugares con solo 85000 vasallos). He encontrado en la bibliografía que en 1637 los Duques tuvieron una renta de 80000 ducados (1 ducado = 11 reales = 375 maravedises, equivaliendo un maravedí del Siglo XVII a una peseta de 1972).

Se recuerda el boato de su cortejo cuando acudió a la boda de Felipe III en Valencia en 1599, sus carruajes y las fabulosas fiestas que dió. Mandó pintar a Rómulo Cincinnato (que acababa de finalizar sus pinturas de El Escorial) los frescos de la planta baja Palacio del Infantado de Guadalajara, al que reformó añadiendo unos "horrorosos balcones", según Layna. Este autor afirma que, aun siendo buena persona y celoso de su prestigio, era un hombre de poca cultura. Al final estaba cargado de deudas. En su testamento se queja de haber tenido que hipotecar su fortuna de joven para poder pagar el tren de vida de su casa, junto con los pleitos, arreglos matrimoniales de hijos y las reformas citadas del Palacio del Infantado.

Casó a su heredera Ana con su hermano Rodrigo para evitar pleitos sucesorios en el mayorazgo.


Pinturas de Romulo Cincinnato, techo del Palacio Infantado     Mas pinturas de Romulo Cincinnato, techo del Palacio Infantado

PINTURAS TECHO PALACIO | PINTURAS DE CICINNATO

 




 

 

Creada por José L.G. de Paz / depaz@uam.es / Versión de 25 de Octubre de 1998.


 

Hasta el Siglo XV - Infantado - Pastrana - Mondéjar - Otros Mendoza - En Tendilla - Info


Copyright © 1996-2002. All rights are reserved. © These materials may not be copied or redistributed for commercial or non-commercial purposes, or for compensation of any kind without prior written permission of the author.

Copyright © 1996-2002. Todos los derechos quedan reservados. © Queda de esta forma prohibida cualquier reproducción. Esta página está protegida por las leyes espaņolas, y concretamente por la Ley de la Propiedad Intelectual de 12 de Abril de 1996, así como por las leyes de los otros países de la Comunidad Europea relativos a la misma materia y el Registro Federal de propiedad intelectual de autores.