Marques de Santillana

 

Apuntes Históricos
y Biográficos compilados
por José L. G. de Paz..

 

Los inicios de la familia Mendoza

fueron los de unos hidalgos dispuestos a ascender aprovechando las luchas, los casamientos y el favor real.

Juana de Mendoza era el tercer descendiente y primera hija de Pedro González de Mendoza "el de Aljubarrota" y Aldonza de Ayala. Nacida en Guadalajara en 1352, fue conocida por antonomasia por "la ricahembra de Guadalajara" y, por lo que he leído, tanto por su dinero como por su belleza. Su padre la dió una buena dote cuando capituló su casamiento en 1372 con Diego Gómez Manrique de Lara (Adelantado Mayor de Castilla y miembro de la poderosa Casa de Lara) y quedó viuda y mucho más rica al morir su marido (adivinan donde?) en Aljubarrota (1385). Tuvieron ambos un hijo, Pedro Manrique de Lara, que su madre cuidara durante su viudez en Guadalajara y al que caso con Leonor de Castilla, descendiendo de los mismos los Manriques de Lara.

Juana rechazó gran número de pretendientes que llegaron a ella a pesar de su conocido genio y orgullo. Este ya comentado genio de los Mendoza (varones o hembras) lo veremos más adelante repetido. Sus contemporáneos dijeron que era "la más varonil mujer que hubo en su tiempo", lo que entonces era un piropo. Alonso Enríquez, más joven que ella, muy enamorado y rechazado a pesar de tener el apoyo del propio rey Juan I (Juana le contestó al rey que un casamiento no era cosa de autoridad sino de cariño y libre albedrío), se presentó en su palacio de Guadalajara disfrazado de paje. Alli intentó loar a su supuesto señor Alonso y convencer a Juana.

Como no lo lograra, preguntó la razón y Juana contestó que no se casaría con el "hijo de una marrana" (Alfonso era hijo de Fadrique, Maestre de Santiago y hermano de Enrique II, y una bellísima judía conversa). El paje le atizó un soberano bofetón que tiró de espaldas a Juana. Los soldados prendieron al paje, Juana mando llamar a un sacerdote, pero en vez de pedirle que confesara al paje antes de ejecutarle, y reconocido el paje como el propio Alonso Enríquez, Juana pidió que los casara "pues no se dijese que hombre alguno había puesto la mano en ella no siendo su marido".


Posible escudo de Juana, Guadalajara (c.1430)     Posible escudo de Alfonso Enriquez, Guadalajara (c.1430)

ESCUDO JUANA | ESCUDO ALFONSO

 

El matrimonio tuvo bastantes hijos (algunos partos fueron de gemelos) y, con altibajos, fue feliz. Durante las guerras de Alonso con moros o cristianos por mar o tierra, gobernaba Juana los estados del matrimonio desde la localidad de Medina de Rioseco. Eso si, un dia que Alfonso llegara al castillo de Medina de Rioseco siendo noche cerrada y sin avisar (no sabemos de dónde), Juana se negó a bajarle el puente levadizo "porque no usaban las castellanas franquear sus castillos en ausencia de sus maridos". Juana hizo ahorcar en secreto a un secretario que se atrevió a enviarle una carta de amor.

Alonso fue nombrado Almirante de Castilla a la muerte de Ruy Díaz de Mendoza en 1405. Rui tenía el almirantazgo en espera que Iñigo López de Mendoza, sobrino de Juana de Mendoza, se hiciera adulto. Pero Alonso guardaría el título para sí y sus descendientes recibiendo Iñigo, tras el pleito correspondiente, los lugares de Coca y Alaejos.

Alonso murió en 1429 con 75 años y fue enterrado en Palencia. Juana, viuda, marcha a Palencia donde muere en 1431 siendo enterrada en la iglesia del monasterio de Santa Clara junto a su marido. El matrimonio tuvo 12 hijos. Fueron tres los varones, llamados Fadrique Enriquez (primogenito y siguiente Almirante de Castilla) Enrique Enriquez (progenitor de los Enriquez de Toledo y los Enriquez de Guzman, condes de Albadeliste) y Pedro Enriquez (del que descienden los Enriquez de Ribera, marqueses de Tarifa). Las mujeres fueron nueve: Beatriz, Leonor (casada con Rodrigo Alonso Pimentel, conde de benavente), Aldonza, Ysabel, Ines, Blanca, Constanza, Maria y Mencia.

El hijo mayor de ambos, Fadrique, casó con Marina de Ayala y tuvieron una hija llamada Juana Enriquez de Mendoza con la que se casó en segundas nupcias el rey Juan II de Aragón, haciéndola reina y madre del que sería Fernando el Católico, rey de Aragón y, por matrimonio con Isabel, rey de Castilla. Con lo que resulta que el rey Fernando era tataranieto del Pedro González de Mendoza, el de Aljubarrota.
 

 

Creada por José L.G. de Paz / depaz@uam.es / Versión de 25 de Noviembre de 2000.
Hasta el Siglo XV - Infantado - Pastrana - Mondéjar - Otros Mendoza - En Tendilla - Info


Copyright © 1996-2002. All rights are reserved. © These materials may not be copied or redistributed for commercial or non-commercial purposes, or for compensation of any kind without prior written permission of the author.

Copyright © 1996-2002. Todos los derechos quedan reservados. © Queda de esta forma prohibida cualquier reproducción. Esta página está protegida por las leyes espaņolas, y concretamente por la Ley de la Propiedad Intelectual de 12 de Abril de 1996, así como por las leyes de los otros países de la Comunidad Europea relativos a la misma materia y el Registro Federal de propiedad intelectual de autores.