Tendilla en el Catálogo Monumental de la provincia de Guadalajara

El primer Catálogo fue escrito por el Cronista Provincial y Académico de Historia D. Juán Catalina García (1845-1911) desde 1906. Este Catálogo Monumental de la provincia de Guadalajara quedó incompleto por su muerte con sólo 93 pueblos estudiados. El manuscrito original quedó almacenado en la Biblioteca del Instituto de Historia del Arte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, donde desapareció en el incendio que se produjo en este lugar hacia 1980. Afortunadamente quedó al menos una copia del mismo hecha previamente por un investigador, lo que ha permitido que no se perdiera.

Al valor testimonial de haber sido escrito a comienzos del siglo XX se une el hecho de que describe edificios y piezas de arte desaparecidos en la provincia de Guadalajara por el paso del tiempo, la acción de los hombres y, por supuesto, la Guerra Civil de 1936-39. Todo ello convierte a este texto en imprescindible.

En el año 2001 la editorial Aache de Guadalajara  ha editado este Catálogo Monumental en formato cd-rom (http://www.aache.com/CD/catalogo.htm), ISBN: 84-95179-60-1, y con el permiso de la misma lo presentamos a los lectores reiterando de nuevo nuestro agradecimiento a esta editorial y a D. Antonio Herrera Casado.
 

El texto del Catálogo de D. Juan Catalina es copia autorizada del texto incluido en el CD-ROM editado por Aache. 11 de diciembre de 2001.
 

 


TENDILLA

 

Iglesia parroquial

Casi en las afueras del caserío, en su parte oriental, después de haberse explanado la falda del alto cerro, se puso la primitiva iglesia, en cuyo solar hay ahora unas eras. Pero cuando en el siglo XVI los condes de Tendilla quisieron que su villa titular se ennobleciese con monumentos importantes, propios de la grandeza de tan ilustre casa y acaso también por ruina de la antigua, emprendieron y favorecieron la fundación del templo moderno. Pero fue poco acertada la elección del sitios, pues lo escogieron en el fondo del valle, expuesto a las humedades del cercano arroyo y, sobre todo, a las avenidas torrenciales, que cada año inundan el pueblo y rellenan sus calles de depósitos de guijarro y tierra, que en ocasiones alcanzan a los primeros pisos, tapan las puertas de las casas y producen otros destrozos.

De haber proseguido la nueva construcción con los medros que empezó, fuera uno de los templos más grandiosos de la provincia, y aun así, cede a pocas en dimensiones. Pero, cuando estaba concluida la capilla mayor, el crucero, los principios de las tres naves y casi toda la fachada principal, se suspendieron las trabajos, no concluyéndose con grandeza aquellas partes secundarias, cuyos cimientos, sin embargo, tenían ya tres metros de altura. Se completó la obra a menos precio y de prisa, y por eso quedaron sin acabar en los muros laterales las grandes columnas, sostén de las ensalzadas bóvedas.

A los pies de la iglesia están también los fundamentos de las dos torres que, con arreglo al plan primitivo, habían de erigirse: sobre uno de esos fundamentos se levantó en el siglo XVII la torre actual, de tres cuerpos, donde se ha prodigado un buen aparejo de sillería, así en el primer cuerpo, como en las esquinas, impostas, arcos y cornisas.

Cuando se suspendió la obra, cerraron la parte construida, casi la mitad de lo que debía ser, con un muro de cal y canto y tapiería, que corresponde a los pies de la iglesia. En él se apoya el coro. El resto de la planta, cerrado por muros solo empezados, forma ahora un patio, donde se ha construido no hace mucho un ancho atrio cubierto por un tejadillo, que parte del alero sobre siete pilastras cuadradas: dos puertas abiertas en dicho muro comunican con el interior. Esta obra moderna, como con justicia declaran dos lápidas que en ella se han puesto, fue costeada por la piedad de la señora Dª Encarnación Díaz Tela, viuda de D. Cosme Barrio Ayuso, siendo arquitecto D. Emilio Muñoz, cura párroco D. Julián Humanes, alcalde D. Pablo López Cortijo y maestro de obras D. Juan Muñoz López; año de 1897.


Retablo Iglesia     Iglesia     La Salceda

RETABLO | IGLESIA TENDILLA | PORTADA

 

Aunque cortado el plan interior, es muy capaz en altura y anchura; el ábside es pentagonal con bóveda de cuarto de esfera. El crucero soporta los cuatro grandes arcos en que se apoya el ánulo del casquete esférico; los paramentos de estas partes, como las bóvedas de medio cañón de los brazos del crucero fueron revestidos en el siglo XVIII con ornamentación de yesería, en los extremos del mismo crucero dan luz al interior grandes ventanales de doble arco dentro del principal.

El retablo mayor es muy ostentoso, es decir churrigueresco: en su centro se venera una gran estatua de la Asunción de la Virgen y son de buen pincel cuatro lienzos con estos asuntos: la Asunción, la Visitación, el Nacimiento de Jesús y la Adoración de los Reyes Magos, pinturas de algún mérito, pero barrocas (1).

Todos los demás retablos pertenecen al siglo XVIII, menos uno que costeó en 1820 D. Tomás Julián Arroyo, alcalde mayor de Palencia. Hay algunas efigies de Santos en madera, de regular arte, en particular, una de S. Jerónimo, vestido con la púrpura cardenalicia, que debe proceder del convento de S. Jerónimo, como preceden otras del convento de la Salceda.


Torre Iglesia 1960     Casona Calle Franca siglo XVIII     escudo familiar inquisicion

PLAZA IGLESIA | CASONA SIGLO XVIII | ESCUDO INQUISIDOR

 

La famosa y venerada imagen de la Virgen de la Salceda, fue titular del mismo convento, y que cuando la exclaustración se trajo a la parroquia, es muy curiosa. Tiene como un decímetro de altura y parece pintada. Viste manto que la cubre desde la cabeza y amplia túnica debajo de él. Está de pie, con el Niño desnudo sobre el brazo derecho. Como no me fue posible examinarla a mi sabor, no sé a punto fijo si es de piedra, aunque tal me pareció. De ninguna manera creo que sea anterior al siglo XVI, contra lo que dice la tradición, que supone que es la primitiva, que dio el origen al convento de su título. Se levanta sobre una esfera de cristal cogida por un pie o armadura de metal y en su derredor hay nimbo y aureola flamígeros de plata y al parecer del citado siglo.

Es costosa, elegante y de buenas líneas la urna o tabernáculo en que la venerada imagen está encerrada. Por sus formas arquitectónicas es del siglo XVII, de la época de Fr. Pedro González de Mendoza, arzobispo de Granada y Zaragoza y después obispo de Sigüenza, que, por haber sido fraile del convento, lo favoreció con egregia liberalidad. La urna es de bronce dorado, con muchas placas de lapislázuli, cabujones de esmalte azul y adornos de bronce y remata en una pieza de cristal de roca.

La portada de la iglesia, que es posterior a la fachada principal a que corresponden, consta de cuatro columnas jónicas, frontón y hornacinas, pero faltan las estatuas, que debieron ocuparlas. Es obran bien proporcionada y severa. Al otro lado hay otra de arco de medio punto, y ambas corresponden al patio, esto es, a la parte del templo no concluida. En el archivo parroquial no he encontrado datos relativos a esta construcción, en cuyo coste tendrían parte principal los condes, señores de la villa.

Convento de Santa Ana

Entre sus ruinas sí que crece el amarillo jaramago, como de otras ilustres cantó el poeta. Destruidas las paredes y relleno el pavimento con escombros informes, no queda en pie más que el muro plano sobre que estaba el retablo principal de la iglesia del convento. En los ángulos que forma aquel muro con los laterales, casi derruidos, quedan restos de bovedillas de tres secciones, separadas por nervaduras; encima de las bovedillas arcos ciegos, ojivales y en el centro del murallón un óculo o sencilla ventana redonda.

En lo que queda del muro lateral izquierdo y corresponde a la capilla mayor queda un arcosolio y lucillo bajo un simulado cuerpo arquitectónico de molduras de yeso, en cuyo friso se pintaron dos letreros: el uno declara que allí yace D. Iñigo López de Mendoza, primer conde de Tendilla, comendador de Socuéllamos, embajador de España al concilio de Mantua, con otros títulos ya ilegibles; la otra inscripción, encima de aquella, solo deja leer esto "...conde de Tendilla, gentil hombre de S.M.... año de 1771"


Ruinas de Santa Ana en 1920     Fuente de Los Mendoza. Siglo XVI     Hospital de San Juan

SANTA ANA | FUENTE TENDILLA | PUERTA HOSPITAL

 

Arruinado está también el convento y muertos y solitarios los claustros, las celdas, los patios y hasta la fuente que daba agua y frescura a los buenos frailes. Aquello es la imagen de la desolación y de la ruina y es de agradecer al celo de la Comisión de Monumentos de Guadalajara, que arrancó de allí piadosamente los sepulcros señoriales, esculpidos en mármol, que hoy son ornamento de la iglesia de Santo Domingo de Guadalajara, y que, sin aquella traslación, hubiesen perecido.

Era de monjes jerónimos y su actual pobreza monumental no corresponde a su notable historia (2).

Ermitas

A la salida del pueblo para Alhóndiga, a la derecha de la carretera, existe la ermita de S. Roque, de cuadrada planta y de unos seis metros por lado. Está casi en ruinas, pero conserva un arco de piedra y encima un nicho dentro del cual sufre las injurias de la intemperie y las pedradas de los muchachos una estatuilla de la Virgen con el Niño en piedra caliza y del siglo XVII.

La ermita de Santa Lucía, no muy lejos de la de S. Roque, se aparta más del pueblo. Tiene planta cuadrada con fábrica de mampuesto con guarniciones de sillería en las esquinas y de lo mismo es el arco adovelado de la puerta. La cornisa del tejado está compuesta por ladrillos redondeados, puestos de canto y en el interior hay cupulín de pechinas. La imagen titular, de madera toscamente esculpida y pintada, ocupa el centro de un retablillo de la mitad del siglo XVII (3). A la entrada opuesta del pueblo hay la ermita de la Soledad, de área más amplia que las de las anteriores, con entrada de dos arcos de medio punto, precedido de un atrio abierto y con sobrado.

Hospital de S. Juan Bautista

Su fachada de poniente es la más antigua y mejor conservada. Además de algunas ventanillas de guarnición de sillar y abocinadas, tiene un pórtico de piedra con arco de impostas coronado por una hornacina de concha, donde debió haber una imagen. En la entrada de la capilla del hospital, en la que hay retablo con lienzo que representa el santo titular (4).

Capilla de la Sacra Familia


Exterior del Palacio Lopez de Cogolludo     Cupula de la Capilla de los Lopez de Cogolludo. Siglo XVIII     Sagrada Familia de la Capilla de los Lopez de Cogolludo

PALACIO LOPEZ DE COGOLLUDO | CAPILLA LOPEZ DE COGOLLUDO | SAGRADA FAMILIA. CAPILLA

 

A la mano derecha de la calle principal del pueblo, como se entra desde Guadalajara, se levanta un gran caserón, hecho a toda costa y unido a él una amplia capilla con portada ornamental, una sola nave y cupulilla. Fundóla en laude de la Sagrada Familia D. Juan de la Plaza y Solano, secretario del rey y persona de mucho caudal, que falleció en 1739. El gusto que prevalece en la portada y en el interior es el de aquella época, algo fastuoso el ornato de yesería. Hay algunos cuadros de algún valor artístico, entre ellos el retrato del fundador y es notable el grupo de la Sagrada Familia en el altar principal, y está tallado en madera y pintado (5).

Castillo y murallas

De estas últimas quedan tan pocos cimientos, que por ellos puede creerse que el pueblo las tuvo solo en la parte que mira al poniente. Allí ha permanecido hasta hace algunos años una puerta de arco, con un torreoncillo que lo flanqueaba, pero se derribaron para ensanchar el paso a la carretera que corre por el centro de la villa.

Del castillo quedan paredones casi todos arrumbados, una torre desmochada de planta cuadrada y las huellas del foso. Estas fortificaciones eran del siglo XV y poco importantes (6).


El viejo Castillo     soportales 1946     Ruinas de la Salceda

CASTILLO DESAPARECIDO | SOPORTALES | LA SALCEDA

 

Convento de la Salceda

Más ilustres son sus memorias históricas que sus grandezas artísticas, de que apenas queda otra cosa que el recuerdo lamentable. Porque destruido el convento y la iglesia casi completamente y en los años más próximos y posteriores a la exclaustración, su mismo apartamiento de poblado y el sitio recóndito en que estaba han favorecido que el pillaje y la destrucción se enseñoreen de él a mano segura. Paredones aportillados, la redonda cámara que fue relicario, un pórtico de poco valor artístico, el solar de la iglesia y de la que fue biblioteca copiosa en impresos y códices, es lo único que queda de aquel famoso convento, que doctos escritores franciscanos consideran como el primero que tuvo en España la reforma franciscana, fue habitado por S. Diego de Alcalá y por Cisneros y que enriqueció con dávidas de príncipe tan generoso como Fr. Pedro González de Mendoza, su antiguo alumno, hijo de los príncipes de Éboli, arzobispo de Granada y Zaragoza, obispo de Sigüenza y autor de una costosa (y más piadosa y doctrinal que histórica) "Historia del Monte Celia", que así llamaban al convento, donde se veneraba la imagen de Nª .Srª. de la Salceda (7). Quizá de las más ricas alhajas y admirables relicarios con que se formó la cámara llamada por ello del Relicario (8) no queda otra muestra que la urna donde se contiene la imagen de la Salceda, que he descrito al hablar de la iglesia del pueblo. No menor daño ha sufrido la biblioteca, impíamente deshecha para duelo de las letras patrias.

NOTAS

(1) El Arzobispo de Toledo dio un auto diciendo que en la Iglesia con las limosnas de los vecinos se había construido un retablo "muy primoroso" que no habían podido dorar por falta de medios; que en 1702 intentaron recoger dinero para este objeto ajustando el dorado con Melchor de Guzmán en 24.500 reales; que faltando dinero cuando se estaba haciendo la obra empeñó el cura en 3000 reales unos candelabros de plata, sin licencia; que le había pedido al prelado para arbitrar recursos con el mismo fin y el prelado los concedió. Madrid 18 de febrero de 1705. Melchor de Guzmán era maestro dorador en Madrid y aparece acabada su obra y liquidadas las cuentas de la misma en Julio de 1704 (Libro becerro de la parroquia).

(2) Donde se fundó el convento había una ermita para el culto de Santa Ana. Estando dentro de ella "después de ponerse el Sol" en 25 de Agosto de 1473, ante el prior de mojes jerónimos de S. Isidro de Sevilla, D. Iñigo López de Mendoza, conde de Tendilla y señor de Sangarren, hizo la fundación del convento para frailes jerónimos, por virtud de bula apostólica, entregando la ermita con dicho objeto. En 26 de Agosto estableció la dote para el convento, entregando también toda su capilla de plata dorada y ornamentos de ella, dineros, juros, casas, etc. con condición de que en la capilla mayor de la iglesia (que había de hacerse con el convento) no fueran enterrados más que los fundadores y sus descendientes en particular D. Diego Hurtado de Mendoza, cardenal arzobispo de Sevilla, protegieron mucho la fundación: el cardenal hizo el retablo mayor, la sillería del coro, la fuente del claustro viejo y otras cosas. Murió en Madrid en 1502 y después de estar su cuerpo depositado en la iglesia de Santa Ana, lo trasladaron a la catedral de Sevilla (Colección de Salazar, M-2, folio 128).

De la historia de este convento de jubileo plenísimo que el Papa concedió al conde de Tendilla embajador en Roma por los Reyes Católicos, jubileo que llevó a Tendilla, inmenso concurso de fieles de muchas partes de España, de lo cuantioso de las limosnas que dejaron para ayudar a la obra del convento y del hospital de San Juan Bautista, de los donativos de los condes y de otras muchas particularidades de interés relativas a la historia de la santa casa, habla, entre otros, la "Crónica de Enrique IV", el P. Sigüenza en su "Crónica de la Orden de S. Jerónimo" el marqués de Mondéjar, en el tomo II de la "Historia de su casa", manuscrito en la Academia de la Historia y otros autores como Garibay y Mariana. También hay algunas noticias de este y otros momentos de Tendilla en su Relación Topográfica, que he impreso con aumentos y notas en el tomo XLIII del "Memorial Histórico Español".

(3) Vi en el archivo parroquial un testimonio que D. Fray Timoteo Pérez de Vargas, obispo de Listra y visitador general del arzobispo de Toledo a que corresponde Tendilla, bendijo y consagró la ermita de Santa Lucía en 19 de Mayo de 1650 y de que fue hecha a devoción de Miguel Sánchez Moreno y Ana López su mujer, vecinos del lugar.

(4) Acta haciendo constar que D. Diego de la Calzada, obispo de Salona y auxiliar de Toledo, bendijo la iglesia del hospital en las afueras de Tendilla y que predicó en la fiesta en 28 de Septiembre de 1582. El hospital de S. Juan se fundó por el Conde D. Luis Hurtado de Mendoza. De su fundación, de las limosnas que produjo el jubileo concedido por el Papa para este objeto, saliendo los fondos.

(5) No creo que acabase la obra D. Juan de la Plaza y Solano sino una hermana y heredera suya. De todos modos, como resulta de los autos de un pleito que he visto, la capilla estaba concluida de 1741.

(6) El castillo existía ya en 1478, porque aparece mencionado en la escritura que para institución del mayorazgo de Tendilla y otras posesiones firmaron los condes D. Iñigo López de Mendoza y Dª Elvira de Quiñones (Colección de Salazar en la Academia de la Historia, M-3).

(7) De la Salceda han escrito mucho, sobre todo en esto de su primacía, que unos defienden y otros combaten. Son de leer las crónicas todas de la Orden de S. Francisco, de Wadingo, Fr. Pedro de Salazar y González de Torres.

Además el convento tuvo historias particulares: "Historia del Monte Celia de Nª. Srª. de la Salceda", por Fr. Alonso López Magdalena, Madrid 1687 en 41.

"Compendio historial de la aparición de la Salceda", por Fr. Juan Ros, Madrid 1748.

(8) Casi todo lo que guardaba el relicario fue donación de Fr. Pedro González de Mendoza, quien había tomado el hábito en la Salceda.

Como en la huerta del convento había chozas y humildísimos aposentos para los frailes que en ellas se recogían para hacer penitencia, como hicieron S. Diego de Alcalá y Cisneros, Fr. Pedro construyó dos ermitas llamadas de S. Pedro y S. Diego, y reparó el monasterio, que de ello tenía gran necesidad, costeó la capilla del Relicario, por el año 1612, según dice en su Crónica Fr. Pedro de Salazar, aumentó varios aposentos y donó una gran copia de libros exquisitos "curiosamente puestos". Quizá él procuró la visita que hizo a la Salceda Felipe III en 1604. También pagó el retablo mayor y el trono que tenía la Virgen.

Presumo que por sus cuidados se puso en la gruta o choza de penitencia de Cisneros esta lápida, que hoy existe en el Museo Arqueológico Nacional:

ESTA ES LA CHOZA DE
Fr Fco GIMENEZ DE CISNS
GVARDIAN DESTA CASA
AÑO DE 1491



En 1983 se editó un nuevo "INVENTARIO DEL PATRIMONIO ARTISTICO DE ESPAÑA, Provincia de Guadalajara, siendo su autor D. José María Azcárate de Ristori, Ministerio de Cultura, Madrid (1983). Exponemos a continuación la breve descripción respecto a Tendilla.

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

Iglesia Columnaria del siglo XVI, concluida en el barroco.

La iglesia se encuentra sin terminar, habiéndose construido tan sólo un tramo a partir del crucero.

Muros de sillares con contrafuertes. Portada en el lado Evangelio a base de arco en medio punto, con hornacinas entre columnas jónicas, entablamento liso y segundo cuerpo, con hornacina central, frontón y remate en pirámides y bolas. La puerta de entrada al templo es en angulo y adintelada. Torre exenta, a los pies, de tres cuerpos en disminución y en piedra.

Interior de tres naves de dos tramos, separadas por pilares cilíndricos, de los que arrancan arcos de medio punto. Se cubre la central por bóveda de cañón con lunetas y molduras y las laterales por bóvedas esquifadas con molduras. Arco triunfal de medio punto. Crucero cubierto por boveda vaída, con molduras, y brazos del mismo con bóvedas de cañón con lunetos y molduras. Capilla Mayor con sistema cubricional de gallones. Sacristía de bóveda de aristas. Coro en alto a los pies, no correspondiéndose con la estructura primitiva. Presbiterio en alto.

Lado Evangelio

Serie de imágenes del presente siglo (la mayoría de ellas, custodiadas en la Capilla Bautismal) de San Isidro, San Antonio, San José, Milagrosa, Sagrados Corazones, Cristo de Medinaceli, Niño del Remedio, Santa Rita, Santa Teresa, Inmaculada, San Blas, Santa Lucía, Crucificado. Lauda sepulcral (en suelo, ante puerta de entrada) con escudo coronado por yelmo e inscripción: «R. C. I. P.» Pilas de agua bendita y bautismal del siglo XVI.

Presbiterio

Retablo Mayor barroco, tallado y dorado, del siglo XVII-XVIII, con columnas salomónicas, con vides, sobre grandes ménsulas. Consta de tres calles y coronamiento. En los intercolumnios, pinturas de la Anunciación (lado Evangelio) y la Visitación (lado Epístola). En el coronamiento una pintura que servía de fondo al Calvario, que actualmente falta. Relieves de la Virgen y San Juan a los lados. Templete-Relicario de la Virgen de la Salceda, de los siglos XVI-XVII, procedente del monasterio de la Salceda. Es en plata dorada, con placas de lapislázuli y cabujones con piedras duras y preciosas en el primer cuerpo (esmeraldas, amatistas, perlas, turquesas, granates, etc.), así como esmaltes azules con plata. En su segundo cuerpo un templete con ocho columnas que cobija la imagen de la Virgen (de unos ocho centímetros), que va sobre bola de cristal de roca. La imagen es de plata policromada, también con piedras preciosas incrustadas. La cruz del remate es moderna. Escultura del siglo XX de la Asunción en la hornacina central del Retablo.

Sacristía

Cáliz de plata dorada del siglo XVIII. Custodia en plata dorada del mismo siglo. Crismeras de plata barrocas. Copón de plata dorada del mismo estilo. Campana de bronce del siglo XVI (igual que la de Fuentelviejo, tipo flamenco). Concha bautismal en plata barroca. Piezas varias de orfebrería (cálices, porta-Viáticos, etc.) modernas. Escultura de Crucificado del siglo XX de medianas proporciones.

plano capilla Sagrada Familia    plano planta iglesia


PLANTA CAPILLA PALACIO | PLANTA IGLESIA

 

Castillo

Vestigios de la construcción medieval.

Capilla del Palacio del General Muñoz

Siglo XVII. Es de propiedad particular.

Unica nave de tres tramos, recorrida por pilastras y por entablamento con mutilas; se cubre por bóveda de cañón con lunetos y molduras. Crucero con cúpula sobre pechinas, con tambor, cupulín y molduras. Capilla Mayor con boveda, en el centro de la cual hay un escudo. Coro en alto a los pies. En el lado del Evangelio hay balcones-tribunas sobre ménsula, terminada en placa recortada. Puerta a los pies y al lado del Evangelio, arquitrabadas, siendo esta última de acceso a la Sacristía.

Capilla Mayor

Hornacina central con pequeñas esculturas de Sagrada Familia, San Joaquín y Santa Ana, modernas. Frontal de altar del siglo XVIII de mármoles. Crucificado grande y moderno imitando modelo del XVII. Pareja de retablos del sigló XX, con serie de esculturillas de la misma época. Lauda sepulcral de DON JUAN DE LA PLAZA SOLANO, consejero y secretario de Felipe V.

Crucero

Lauda sepulcral de DON VICENTE MUÑOZ DE SOLANO, mayorazgo del Patronato de la Sagrada Familia. Lauda sepulcral de DOÑA ANA DE SOLANO, ambas a los pies del Presbiterio.

Lado Epístola

Imágenes de San Antonio del XVII-XVIII y de Santa Catalina (en alabastro) del XVI-XVII.

Ermita de la Soledad

Siglo XVI. Muros de mampostería. Doble puerta a los pies, cobijada por pórtico.

Interior cubierto por bóveda de crucería.

Imágenes procesionales: Virgen de la Soledad, Santo Entierro, Cristo atado a la columna y Cristo con la cruz a cuestas.

 

Aquí acaba este inventario moderno. Desconozco porque no aparecen en el msmo las ruinas del convento Jerónimo de Santa Ana de Tendilla.

esquema restos Monasterio SalcedaI    ruinas de la Salceda en 1929


PLANTA LA SALCEDA | LA SALCEDA, 1929

 

Lógicamente el Convento franciscano de La Salceda se encuentra en el pueblo de Peñalver, dentro de cuyo término municipal se ubica. Al respecto dice el inventario:

Monasterio de La Salceda.

Actualmente en ruinas, Se conserva en pie un torreón, de mampostería, con nichos en su interior y sin cubierta.


Página creada por J.L.G. de Paz / depaz@uam.es / Versión de 12 de julio de 2002.

Fotos Archivo Personal de Tendilla / 1997-2001©Tendilla.All rights reserved.

Copyright © 1996-2002. All rights are reserved. © These materials may not be copied or redistributed for commercial or non-commercial purposes, or for compensation of any kind without prior written permission of the author.

Copyright © 1996-2002. Todos los derechos quedan reservados. © Queda de esta forma prohibida cualquier reproducción. Esta página está protegida por las leyes españolas, y concretamente por la Ley de la Propiedad Intelectual de 12 de Abril de 1996, así como por las leyes de los otros países de la Comunidad Europea relativos a la misma materia y el Registro Federal de propiedad intelectual de autores.