Tendilla

La Iglesia de La Asunción. Tendilla (Guadalajara, España)


"Pinchando" en algunas fotos puedes ver su aspecto reciente a tamaño ampliado.

Entre los monumentos de la villa de Tendilla destaca la inacabada Iglesia parroquial cuyo tamaño sorprende al turista cuando llega al valle (sobretodo si viene desde Sacedón). Se encuentra junto a la Plaza Mayor. La Iglesia está dedicada a Virgen de La Asunción y se construyó en los Siglos XVI a XVIII, pero no fue terminada. Es una de las denominadas de "tipo salón" en las que el transepto no es más ancho que el conjunto de las naves. Se cree que el modelo de este tipo de iglesias se importó del bajo Rhin o de Westfalia (Alemania) y sería una continuación del modelo de iglesia gótica columnaria. Substituía a una antigua Iglesia dedicada a la Virgen de la Zarza (siglo XIII) situada en la zona oriental de la ladera norte de la villa de Tendilla.

villa de Tendilla    Iglesia nevada


Dentro de la Iglesia se encuentra la pequeña imagen (8'5 cm) de la Patrona, la Virgen de la Salceda. Se la llama así porque la hallaron en un sauce de un barranco situado entre Tendilla y Peñalver (ambas localidades comparten la misma patrona) unos Caballeros de la Orden de San Juan a finales del Siglo XII o inicios del XIII. La imagen de María con el Niño en brazos se hizo en el siglo XVI en, se escribió, cobre policromado o plata, pero en su restauración de 2006 para la exposición "Celosías" de la JCCM se ha visto que es de piedra decorada. Está rodeada con un sol de plata, hecho en Madrid en 1623, y se apoya en una bola de cristal de roca. Se encuentra dentro de un Templete de 45 x 44 cm de base y 78 cm de altura, hecho en Madrid (hacia 1612-1623) en bronce con sobrepuestos de plata, corales, azurita y adornos burilados. Fue un encargo de Fray Pedro González de Mendoza (hijo de la Princesa de Éboli) cuando era Arzobispo de Granada. Pedro se ordenó y fue prior en La Salceda. Nótese que en algunos dibujos y estandartes modernos se representa incorrectamente a los caballeros de San Juan con hábito blanco y cruz roja.

Íñigo López de Mendoza (1440-1515), segundo conde de Tendilla y luego primer marqués de Mondéjar, legó en su testamento 20000 maravedises para comenzar las obras de la Iglesia de la Asunción de Tendilla. En tiempos de su hijo Luis Hurtado de Mendoza (1489-1566), tercer conde de Tendilla, empleando piedra que hubo que traer de lejos. La pujanza económica de la villa gracias a sus ferias de mercaderías lo permitía. Las grandes dimensiones del proyecto, la estructura interna con habitaciones superiores e inferiores a ambos lados del Altar Mayor (para los canónigos) y las, acaso, dos torres proyectadas, hacen suponer que pudo pretenderse construir una Colegiata.

patrona   


Desconocemos la concepción inicial de la iglesia (¿gótica tardía?) aunque la traza actual esta atribuida con fundamento a Rodrigo Gil de Hontañón (1500-1577) posiblemente durante los años 1539-1542. Rodrigo estaba trabajando en la portada de la Universidad de Alcalá de Henares (actual Rectorado) y, al mismo tiempo, realizó este encargo. Hay documentos en que Hontañón compra pieles de pergamino para realizar en ellas los planos de la Iglesia ("para la obra de Tendilla") y la planta de la iglesia es tal y como él las dibuja en los diseños que del mismo se conservan.

Tras una breve interrupción, los trabajos prosiguieron desde 1566 dirigidos por Francisco de Naveda, hasta que fuera llamado por el prior de El Escorial en 1575 para ser allí afamado maestro de cantería. Naveda simultaneó su trabajo en Tendilla con el de la Iglesia la localidad vecina de Fuentelviejo.

aparicion, grabado de 1783    imagen popular de la Aparicion, siglo XX


El proyecto inicial pretendería construir una iglesia colegiata, como dijimos, superando a cualquier otro monumento religioso en La Alcarria, y así se construyó con 56 m de largo, 25 m de ancho y tres naves cubiertas con bóveda de crucería de igual altura y separadas por pilares cilíndricos, con una altura exterior aproximada de 30 m. Presenta las sacristías orientadas al este y las torres al oeste, separadas torres y sacristías de la masa arquitectónica e integrando completamente el conjunto pues la profundidad del espacio entre las dos torres es igual al ancho de las naves laterales y la profundidad de la Capilla Mayor.

plaza de iglesia 1985    plaza de la iglesia 2007


Al edificarse sobre el blando terreno de aluvión junto al río hubieron de hacerse unos cimientos muy fuertes, para resistir la humedad y las inundaciones, que eran tan abundantes en el estrecho valle en que está Tendilla, que el mote por el que se conocía a los tendilleros era "encenagados". Con el transcurso de los años, el nivel del suelo ha ido cubriendo las primeras filas de piedras del la parte inferior de sus muros. En la Relación de 1580 se indican sus medidas: "se fabricó en lo más vajo de la vega es de mui fuerte fundamento, tanto que tiene el foso y caba donde se asentaron los cimientos treinta pies (8.35m) hasta el pavimento de la tierra, y de ancho veinte y cinco (6.96m) hasta el dicho pavimento, y de allí arriba veinte y tres (6.40 m) de grueso hasta el chapamento: tiene doscientos pies (55.7 m) en largo, de ancho ciento (27.86 m); es de tres naves de la órden dórica, con sus dos sacristías...... tiene un chapamento de quince pies (4.18 m)con su cornixa al principio, y desde el allion y chapamento se encogen los estribos en el medio de la pared, y así tiene mui buena vista por de fuera y por dentro es edificada de sillería, piedra franca, los pilares torales ocho pies (2.23 m) de grueso; la Capilla maior, que ya está acabada, tiene doscientos pies (55.7 m) en alos con mui buenos arcos, y molduras". He tomado un pie castellano como 0.2786 metros. Se reducen los estribos en el centro de los muros de la pared. Estos fuertes muros de sillería muy recia, junto a los grandes contrafuertes, le dan un aspecto austero y sobrio.

Antes de elevar los muros, pues, se hicieron los cimientos en todo su contorno, más la parte del ábside, para evitar las aguas y humedades. Al quedar inacabada, es en la actualidad la única iglesia tipo salón diseñada por Rodrigo Gil de Hontañón en la que se puede ver completo dicho diseño original, sin alteraciones posteriores, lo que le hace interesante para los estudiosos según Hoag.

planta proyecto    planta final


Juan de Ortega Alvarado, maestro de obras de cantería, cambió el proyecto hacia 1606 concluyendo la fachada Norte con estilo manierista (de hecho es una clara copia de lo que aparece en "Il Sette Libri dei Architectura" del italiano Sebastiano Serlio) y la cabecera del templo en el primer cuarto del Siglo XVII. También debió hacer, para cerrar los tramos de nave cubiertos, el muro bajo de cal y canto con tapiería sobre el que descansa el actual coro. Debió introducir bóvedas de cañón con lunetas y fajas decorativas en yeso. La portada de la fachada finalizada tiene arco de medio punto, cuatro columnas jónicas, frontón y remate de pirámides y bolas, y hornacinas a cada lado, ahora sin imágenes. Como puede comprobarse, la piedra de esta fachada es de peor calidad frente a la piedra franca de la sillería original y se está desmoronando poco a poco.

portada iglesia   


La iglesia tiene una planta de "salón" con grandes columnas cilíndricas sin capiteles, capilla mayor poligonal y bóveda de crucería (que acabaría siendo de lunetos), con un pronunciado talud en el arranque de los muros exteriores. El ábside es de planta poligonal, con ventanas de doble cara. Hay una gran nave central y dos laterales separadas por muros. El crucero tiene una bóveda semiesférica, cuarto de bóveda sobre el ábside y bóvedas de cañón sobre los laterales, en total cinco bóvedas descansando en seis columnas. Tiene una sacristía a cada lado del presbiterio, una con una escalera de caracol de estilo mallorquín y la otra con una de husillo. La del lado norte ha sido usada como baptisterio. El acceso a las mencionadas escaleras se ha dificultado al subir de nivel el suelo dentro de la iglesia más de un metro respecto al nivel de origen. Por cada escalera se sube a una habitación sin uso actual situada encima de cada sacristía, que cabe suponer pudieran haberse dedicado a habitaciones para los canónigos de la proyectada colegiata.

escalera caracol   


Mirando desde el exterior el ábside, sorprende la visión de la escalera de caracol con sus angostas aspilleras-lucernarios a espaldas del Altar Mayor, según se le mira a la izquierda, que sube hasta lo alto del templo. Las proyectadas torres a los pies del edificio tienen muros de 4m de grosor y cuatro columnas más empotradas dos en cada torre. Se proyectaron tres fachadas, la principal entre las torres, otra al lado norte (que es la que se usa actualmente) y la situada al sur, dovelada y actualmente tapada. En la entrada actual hay una losa sepulcral con escudo de hidalgo de la familia La Cerda y Soto, siglo XVIII, quienes eran propietarios de una casona ahora derruida en la calle Franca.

escudo pila   


En el interior del templo se encuentran dos pilas del siglo XVI. La mayor, bautismal, estaba en la habitación a la izquierda del altar mayor y se ha situado en 2004 a la derecha del Altar Mayor. La otra, más pequeña, se encuentra nada mas entrar, se usaba para el agua bendita y tiene tres escudos nobiliarios de la familia Mendoza, uno de ellos casi perdido por el deterioro. Hay una pequeña pila bautismal, donada a finales del siglo XIX por Encarnación Díaz de Yela, que estaba junto al presbiterio y ahora se encuentra en la nave lateral sur.

Muro norte, foto de Israel Perez Ortega    abside iglesia desde el rio


Debido a las grandes dimensiones del proyecto, los fondos se agotaron. A ello se unió la despoblación y empobrecimiento de la villa (de unos 2800 habitantes, 700 "vecinos", y 600 casas en 1580 bajó a solo 54 "vecinos" en 1717, ascendiendo a solo 165 casas y 752 habitantes, 171 "vecinos", en 1752) debido a la peste castellana de 1598, emigración, calamidades naturales como las muy frecuentes riadas en el estrecho valle, el descenso demográfico en toda Castilla en el siglo XVII, etc pueden explicar el porqué la iglesia no se acabó. En el Archivo del Arzobispado de Toledo hay noticia de los problemas producidos por el derrumbamiento de la techumbre de la iglesia a comienzos del siglo XVIII así como de los provocados por las crecidas del rio.

Como curiosidad, indicaremos que la riada de 1915 llegó a tapar hasta lo alto de la "fuente vieja" y que éstas serían una amenaza constante para la villa hasta la construcción de diques al norte y sur, y la plantación de un pinar de repoblación de 1925 para evitar la avenida de tierras, todos los cuales han disminuido (pero no eliminado) el peligro de las riadas. Entre sedimentos, solado y asfaltado, el suelo de la plaza junto a la iglesia es ahora un metro más alto que hace cuarenta años. Las proporciones de la iglesia causaban admiración a los viajeros y así el ilustrado gallego Joseph Cornide dice en 1795 que "de estar concluida sería una de las mejores del arzobispado".

torre   


La Iglesia tuvo un órgano encargado al madrileño Mateo de Avila en 1637 por 400 ducados. Posteriormente el órgano sería sustituido algo después de 1750 por otro obra de Francisco Martínez de Resa, organero madrileño avecindado en Tendilla y que atendería con su labor muchos pueblos alcarreños. El órgano acompañaría los oficios eclesiásticos hasta su destrucción en 1936 y es recordado por los ancianos.

patio   


De los altares existentes en el inventario de 1912 (Mayor, San Pedro, del Rosario, Cristo de la Luz, San José, Cristo de la Agonía y Nuestra Señora de la O) solo el Altar Mayor sobrevivió a la Guerra Civil (1936-39) aunque con evidentes daños. En los muros quedan claras las huellas de dónde, en un tiempo, hubo hornacinas.

El retablo del Altar Mayor, dedicado a la Virgen, es de estilo barroco y realizado hacia 1680-1690. Es de madera policromada, dorado al agua por Melchor de Guzmán entre 1702 y 1704. Tiene tres "calles", separadas por seis columnas salomónicas con vides, y dos cuerpos, con coronamiento. Al pie de la calle central está situada la imagen de la Virgen de la Salceda, dentro de un templete, y encima de la misma una imagen contemporánea de la Virgen de la Asunción, delante de un fondo pintado de ángeles y nubes. En los intercolumnios quedan en la actualidad tres pinturas, de no mucho valor, obra de Francisco de Lizona, de la escuela madrileña. Han desaparecidos las pinturas inferiores (el Nacimiento de Jesús y la Adoración de los Reyes Magos). Se puede ver, en la parte central superior, la pintura que representa una visión de Jerusalén con el símbolo de la Cruz en el centro.

En la calle del lado "del Evangelio" (mirando hacia el retablo, a la izquierda) hay una pintura de la Anunciación bajo el relieve de la Virgen, y en la calle del lado "de la Epístola" (mirando hacia el retablo, a la derecha) hay una pintura con la Visitación, bajo el relieve de San Juan. Hay un medallón encima de la Anunciación con la flor de lis, símbolo de ésta, otro mayor en el centro sobre la imagen de la Ascensión con el símbolo del "Ave María", y el tercero con una custodia sobre la Visitación, simbología debida a ser un retabo dedicado a la Virgen (información que agradecemos a Julia Bermejo Fernández).

El retablo necesita una restauración pues tanto las pinturas estan abiertas, como los dorados caídos y dejando a la vista la arcilla (bol) sobre los que estaban. Una columna fue reconstruida tras acabar la Guerra de 1936-39. Pulsando sobre la imagen aparece el nuevo aspecto del altar mayor (2007).

altar mayor    retablo


También está datado el trabajo para la parroquia de los plateros Manuel Tomás Fernández (1736-47), Antonio Sebastián de Castroviejo (1762-65), Manuel Timoteo Vargas Machuca (1767) y Manuel Escueba el Mayor (1767).

De las dos torres acaso proyectadas, se acabó solamente una entre 1781 y 1782, viniendo a Tendilla para ello Vicente Bradi (o Brady), aunque quien firmara el recibo por el pago de honorarios fuera su hermano Manuel Bradi, maestro de obras en Madrid, por lo que parece que el proyecto pudiera deberse a uno y la realización al otro. Anteriormente se pensaba que la habia hecho un desconocido Pedro Brandi hacia 1770.

La torre fue construida dentro del basamento construido para la torre original. Tiene tres cuerpos y el superior es el campanario, sobre el que hay un casquete semiesférico rematado en alto con una cruz y con cuatro agujas flamígeras en cada esquina. Su altura actual es de unos 23 metros. Claramente la torre es un añadido sobre el proyecto original. Tuvo un reloj en lo alto, hasta que, por su deterioro, se puso otro en el Ayuntamiento.

Ya en 1795 el viajero gallego José Cornide relata los primeros problemas de la torre, indicando que "se ha cuarteado y no está segura". El peso de la torre sobre el blando suelo de aluvión hizo que se inclinara, y no se cayó al estar sujeta por los gruesos muros del siglo XVI. Unas grapas metálicas, que desconocemos cuando se instalaron, han impedido el ensanchamiento de las grietas de su muro. También desconocemos desde cuando estába partido el eje de la escalera interior.

En abril de 1938 fueron destruidas ("para hacer cañones") las campanas de la torre, conocidas por los nombres de "cascarrá" (al sudeste), "de voleo" (al nordeste), "de nublo" (sudoeste) y "gorda" (al noroeste). La "gorda" no se podía voltear durante el tiempo que hubo reloj en la torre por chocar con él.

escalera caracol   


La fuerte epidemia de fiebres de tipo palúdico que asoló la baja y media Alcarria entre 1784 y 1792 afectó a Tendilla (y a su iglesia) negativamente. En el Siglo XIX se habilitaron como patio dos tramos de la nave original a los pies del templo, edificándose las dependencias parroquiales, quedó dispuesto el atrio actual y se dejó el edificio como está ahora con el muro de cal que cierra la nave central, al oeste, el coro encima, la vivienda del párroco y el muro de ladrillo con cristales y siete pilastras que dan al patio. Una lápida fechada en 1897 conmemora estas obras. Si puedes intenta visitar el patio con los muros y arcos, que permiten al viajero hacerse una idea de la grandiosidad del edificio y del paso inexorable del tiempo. Entrando al atrio se encuentra que la "cochera" ha sido habilitada en los años noventa del siglo XX como pequeña capilla para realizar el culto en invierno.

   vista iglesia


A comienzos de la Guerra Civil de 1936-39 se realizaron, como dijimos, acciones antireligiosas con destrucción de todos los altares de la iglesia, excepto el Altar Mayor, y parte de la imaginería religiosa que allí había. Una de las columnas centrales fue arrancada y destruida. Para que se notara menos el daño, se trasladó en su lugar la columna situada a la derecha del altar (o sea, la que mirándole está a la izquierda) y alli se puso una reconstruida como se pudo tras la contienda, lo que se puede apreciar a simple vista. Desaparecieron dos cuadros de San Juan Bautista y la Presentación, otro de la Adoración de los Magos y uno del nacimiento de Jesús así como dos esculturas de ángeles cada uno con más de un metro de alto, todas las de los retablos y parte de las del Altar Mayor. En el archivo fotográfico de Tomás Camarillo pueden verse cómo eran las imágenes de las cabezas San Jerónimo y San Ginés, atribuidas a Salcillo. Solamente se salvó la pequeña imagen de la Virgen de la Salceda pues fue depositada por manos piadosas en el Ayuntamiento de Tendilla y éste solicitó su traslado al Museo Arqueológico de Madrid en agosto de 1938. Reconocida allí tras la contienda, volvería a Tendilla el 14 de agosto de 1940.

La imagen de La Salceda y su templete salieron de Tendilla el 26 de enero de 2006 hacia Toledo para ser ambos restaurados y formar parte de la exposición "Celosías. Arte y Piedad en los conventos de Castilla-La Mancha durante el siglo del Quijote", que se inauguró en el Museo de Santa Cruz el 25 de abril. Tras el cierre de la exposición, volvieron a Tendilla el 22 de agosto de 2006. La imagen se ha limpiado, restaurado el ojo dañado, los colores del pelo, el manto y los adornos, y arreglado la sujección de la corona que la rodea.

  


El suelo de losas original que tenía toda la planta (incluida la parte inacabada o patio) desapareció a mediados del siglo XX y ahora hay terrazo en la parte cubierta y jardín en la abierta. Al inicio de los años setenta se instaló calefacción a gas (ahora eliminada), se cambió con poco acierto la puerta de madera adornada con clavos de la iglesia por una de hierro, se dejó la piedra de los muros del interior de la iglesia sin la capa de cal que la cubría y se quitaron las rejas delante del Altar Mayor que separaban el presbiterio de los fieles. Parte de las rejas se reutilizaron en la puerta del atrio. Asimismo se puso una escalera delante del Altar Mayor, sin valor alguno. Si puedes, intenta visitar el patio, con los muros y arcos cubiertos de enredaderas.

  


Todas las imágenes de la iglesia, salvo la Virgen de La Salceda, son modernas. Al lado norte puede verse a San Blas con su báculo y a San Antonio de Pádua. A la izquierda del Altar Mayor, en la cabecera de la nave norte, hay un pequeño altar de mediados del siglo XX para la Virgen del Pilar, la Virgen del Carmen y el Niño del Remedio. Al lado sur hay una estatua de Santa Teresa, un Cristo flagelado y Santa Rita. Junto a ella se colocan los estandartes de las Hermandades.

Existen actualmente tres Hermandades en la parroquia de Tendilla: la de la Virgen del Carmen, la del Sagrado Corazón de Jesús y, especialmente, la de la Virgen de la Salceda. También, hay devoción por la Virgen del Carmen, la Ascensión, el Corpus, San Roque y el Niño del Remedio. Desapareció la Hermandad masculina de San Blas hace unos 35 años. En honor a la patrona, muchas jóvenes de la villa son bautizadas con el nombre de "Salce". Es asimismo tradición ir de romería el último domingo de mayo al barranco dónde apareciera la Virgen, y se ha construido en la parte del barranco que forma parte del término municipal de Tendilla una ermita en la que se pueden realizar las labores del culto y que fue inaugurada en 1987, con fondos que aportaron los vecinos. Las Fiestas de la Virgen de la Salceda (patrona a la vez de Tendilla y el vecino Peñalver) se celebran el 8 de septiembre, precedidas de una novena y seguidas de música nocturna y festejos taurinos en las calles, destacando los encierros de toros bravos los días 9 y 10. La Hermandad de la Virgen de la Salceda se encarga del programa religioso de las Fiestas.


Reparacción y Rehabilitación.

La dilatación del yeso en que estaba construida la escalera interior, así como el propio peso de la misma, afectó negativamente a la torre provocando grietas en sus cuatro lados, y el deterioro se hizo evidente a finales del siglo XX. Ello hizo necesario una primera y urgente reparación para que no se hundiera. Pero entonces se desprendió una piedra de lo alto muro de la portada norte, que atravesó el techo sobre la entrada principal y cayó hasta el suelo, rompiendo todo en su camino. La reparación de daños se hizo de mayo a junio de 1997. En 1998 se limpió por dentro la torre, eliminando la escalera de yeso y el peso que ella representaba. Se ha reforzado el muro de torre mediante una cincha de hierro, disimulada, situada en la parte superior del cuerpo inferior y se ha colocado una nueva escalera interior helicoidal con barandilla, hecha con materiales metálicos más ligeros, hasta una altura de veinte metros.

También se ha limpiado y ajardinado el patio interior de la iglesia (que originariamente seria la parte inferior de la proyectada nave central), muros y la habitación que podría corresponder a una segunda torre o a un baptisterio. Hay grietas en el techo de la bóveda central, claramente visibles en el interior, pendientes de reparacción, y otras bajo el coro y la nave sur.

Junto con los muros interiores del patio, se han limpiado también los más de dos metros de yesones, escombros y tierra del interior de la habitación situada a los pies del templo y al lado del arroyo, citada con anterioridad. La habitación se limpió, se le puso un tejado provisional y se protegió contra la lluvia el muro exterior anexo, evitando así su deterioro y derrumbamiento. Queda pendiente aún proteger el arco de piedra de la puerta de la mencionada habitación, que por su tamaño permite su empleo para guardar las grandes carrozas de las procesiones litúrgicas. Esta habitación no había podido ser antes vista al completo por aquellos investigadores que han estudiado la Iglesia.

En lo alto de tres de las cuatro esquinas interiores de la habitación hay unas trompas circulares de las que salen cuatro nervios del grosor de una muñeca humana, midiendo aproximadamente trompas y nervios metro y medio. Dichos nervios cerrarían sobre nuestras cabezas formando un techo como a 2-3 metros del suelo. En otras Colegiatas se encuentra un Baptisterio en la posición de este cuarto que describimos. Los muros de la habitación son de sillería y muy fuertes, al menos un metro de grosor. Los grandes contrafuertes cilíndricos en el exterior de las tres esquinas que dan al patio interior son similares a los de aquella desde en cuyo interior se encuentra incrustada la torre.

Observando la puerta de piedra de la habitación (semicircular en la parte superior y aproximadamente de dos metros de ancho por tres de alto) nos asalta la duda si realmente es una puerta de torre y si posiblemente lo que allí se proyectó no fueron dos torres gemelas a los pies de la proyectada Colegiata, sino una torre y un baptisterio a los lados de la puerta principal a los pies de la nave central.

A lo largo de 1999-2001 fueron realizados unos estudios sobre el estado de la Iglesia por varias alumnas de la Escuela de Arquitectura Técnica de la Universidad de Alcalá de Henares, Campus de Guadalajara. Fueron presentados en forma de tres pósters el 2-3 de mayo de 2002 durante un Simposio en dicho campus. Otros alumnos distintos (de Bellas Artes de Madrid) han estudiado antes de 2000 el Retablo Mayor, pero no conocemos aun los resultados de este estudio.

Se indica en el mencionado estudio de 2002 que "la torre está insertada en el basamento, apoyándose en su cimentación, por lo que crea un momento que unido al cedimiento del terreno en ese punto, se materializa en una inclinación que tiene la torre". "El cortante debido al asentamiento y giro en la esquina provoca la grieta vertical". La torre está abierta por sus cuatro caras, llegando al zuncho sobre el segundo cuerpo, donde una grapa evita que se propague hacia arriba.

El principal problema que se encuentra en toda la iglesia es la humedad, que asciende por los muros. En el muro exterior se ha desprendido parte del material, se ha perdido el mortero de cal en las juntas y alguna vegetación contribuye al deterioro al segregar ácidos. Asimismo hay musgo y líquenes. Hay alguna costra blanca de sulfato cálcico dihidratado.

En algunos casos se ha solucionado la caída del mortero de cal y las grietas, desgraciadamente, mediante cemento, que con el tiempo y debido a los hielos, ha provocado la rotura de la piedra a su alrededor, por su menor resistencia, y finalmente se ha caído, aumentando el problema que debía solucionar.

abside   


Obras Recientes.

En verano de 2003 se hace necesaria la restauración de la portada manierista de la Iglesia por la degradación de sus piedras. Las obras estan presupuestadas en siete millones de las antiguas pesetas, y había una subvención de uno solo. Para conseguir el resto del dinero de han realizado rifas, venta de postres, libros y manualidades, colectas entre los vecinos y una nueva solicitud, a través del Ayuntamiento, de fondos PRODER. Las obras de restauración de la portada se realizaron desde mediados de abril a comienzos de julio de 2004.

puerta lateral bajo el altar mayor    debajo del altar mayor


En julio de 2006 han comenzado las obras de restauración y consolidación del exterior de la torre, acabadas en octubre. Estaban presupuestadas en 62000 euros. Se solicitó una subvención a FADETA y a la Junta de Castilla-La Mancha, en el apartado de "Inmuebles vinculados" al Patrimonio Histórico. El resto se obtuvo obtener a través de donaciones de los vecinos, rifas, postres, etc.

Quedaron pendientes, con menos urgencia, la restauración del entorno del altar mayor y las grietas del techo en el interior. Gracias a donaciones populares y a la labor altruista de obreros de la construcción de Tendilla, se arregló entre diciembre de 2006 y marzo de 2007 la parte bajo el altar mayor, llevándose escombros almacenados desde tiempo inmemorial y logrando un aspecto mas bello y saneado.

La Parroquia de Tendilla es pobre y el pueblo pequeño (algo mas de 300 habitantes). El Estado tiene pendientes reparacciones de monumentos de más importancia (ejemplos han sido el Acueducto de Segovia y las Catedrales de Burgos o León, y en Guadalajara los retablos de Fuentelviejo y Peñalver, la iglesia y retablo de Fuentelencina, el palacio del Infantado, etc, etc) pero la iglesia de Tendilla tiene asimismo un valor que antes hemos señalado. ¿Podeis ayudarnos a restaurar la Iglesia? Cualquier donativo sería bien recibido y con mucho agradecimiento. Más información en la propia parroquia, c/ Mayor s/n, 19134-Tendilla, Guadalajara, teléfono 949-298070 .

Muchas Gracias !!



Si quieres ver más imágenes de Tendilla, pincha en la que te guste:



nueva puerta instalada en marzo de 2010

Nueva puerta instalada en marzo de 2010.


Bibliografía.



Adios, Buen Viaje. Te esperamos.

Creada por J.L.G. de Paz / depaz@uam.es / Versión de 26 de diciembre de 2007.
Fotos Archivo Personal de Tendilla / 1997-06©Tendilla.All rights reserved.

Copyright © 1996-2007. All rights are reserved. © These materials may not be copied or redistributed for commercial or non-commercial purposes, or for compensation of any kind without prior written permission of the author.

Copyright © 1996-2007. Todos los derechos quedan reservados. © Queda de esta forma prohibida cualquier reproducción. Esta página está protegida por las leyes españolas, y concretamente por la Ley de la Propiedad Intelectual de 12 de Abril de 1996, así como por las leyes de los otros países de la Comunidad Europea relativos a la misma materia y el Registro Federal de propiedad intelectual de autores.