Tendilla descrita en los Siglos XVIII y XIX.


Transcribimos algunos textos que tratan sobre Tendilla. Los textos muestran los conocimientos que sus autores tenían en su momento, por lo que alguno puede tener alguna errata.

Tras la Contribución Única o Catastro de Ensenada (1752) en que Tendilla tenía 165 casas y aproximadamente 752 habitantes (185 vecinos), la villa experimenta un estancamiento (655 habitantes en el Censo de Aranda en 1768 y 669 habitantes en el Censo de Floridablanca de 1786) para luego seguir un leve crecimiento. En las "Memorias Políticas y Económicas" de Eugenio Larruga de 1791 se cita a "Tendilla, villa del partido de Guadalaxara, de cerca de 200 vecinos. Es de señorío y se gobierna por alcalde ordinario. Se celebra feria el 25 de febrero, es de ganado mular, y de poquísimo comercio". Algunos viajeros que pasaron por la villa dejaron por escrito su impresión.

El litarato tinerfeño Tomás de Iriarte (1750-1791) era amigo de Moratín quien por tener casa en Pastrana le recomendó La Alcarria para reponerse de su escasa salud. Iriarte partió el 22 de julio de 1781 de Madrid a Gascueña (Cuenca) y pasó allí gran parte del mes de agosto. Atraviesa Tendilla por la tarde del 23 de julio de 1781 diciendo que es "mediana villa y de bastante arboleda", posiblemente por los nogales y los abundantes olivos, aunque alrededor de Tendilla también hubiera zona de pastos en los altos. Del clima dice que "toda esta tierra hasta Gascueña es bastante quebrada, frondosa y seca, de suerte que de Santorcaz para acá no he conocido verano".  También dice que "la gente es bastante aplicada a la agricultura y tiene buen modo con los forasteros".

El ilustrado gallego Joseph Cornide viaja por la Alcarria para conocer ruinas y antiguas vias romanas. Llega a Tendilla a dormir el 24 de septiembre de 1795 y dice que "está situada la villa en lo más estrecho de la cañada. Las casas llegan de cerro a cerro y por eso es muy suxeta a inundaciones. Tiene una calle principal y su plaza con una Iglesia que a estar concluida sería de las mejores del arzobispado" y "hay un antiguo castillo perteneciente a los maqueses de Mondéjar ... tiene iguamente un convento de jerónimos con advocación de Nuestra Señora de la Peña ... el castillo está en un cerro al oriente y el convento a la falda entre él y la villa. Tiene como 200 vecinos que viven de la labranza y que cultivan viñas y olivares que prevalecen muy bien en todos los cerros que rodean estas vegas. La cosecha de aceite es como de 3 arrobas y la de vino de 30 arrobas". Menciona "una buena capellanía que fundó para sus parientes un Don N. de la Plaza Solano, que .... habia obtenido una secretaría del despacho en tiempo del Señor Patiño, el tal oficial fabricó una buena casa en Tendilla con una muy graciosa y regular capilla, asi ella no estuviera afeada con muy malas y no necesarias molduras de yeso". Cornide menciona la (entonces) recientemente construida torre de la iglesia parroquial por "un tal Brandi" y en mal estado. Realmente la hizo Vicente Bradi, hermano del arquitecto Manuel Bradi.

Los ilustrados Ponz, Iriarte y Cornide citan en sus escritos al Monasterio de La Salceda. Sin visitar al convento, en 1772 Antonio Ponz dice "convento de frailes de San Francisco que en el día tiene mucho nombre por ciertos ermitaños retirados en un monte inmediato los cuales, por su vida, nos hacen recordarla de aquellos santos moradores de Nitria y Tebaida". Iriarte llega su camino a Aranzueque en dónde intenta comer a medio día del 23 de julio de 1781. Tras atravesar Tendilla (como dijimos), pernoctará esa noche en el Monasterio franciscano de La Salceda. Allí dice que "los padres franciscanos me hospedaron generosamente y me dieron buena cena con que desquitarme de la mala comida del mesón de Aranzueque". Alojado en la Hospedería del Convento, Tomás Iriarte menciona (además de las pulgas de su cama) la belleza del canto del coro de sus monjes, que "está situado aquel santuario en una eminencia en medio de unos bosques frondosísimos" y que "digo que me hubiera estado allí de buena gana tres o cuatro días pues en medio de ser un desierto, es un paraje delicioso". En 1795 Cornide dice "la situación no es desapacible pues hay bastantes árboles que rodean al convento" y "el convento es bastante pobre en cuanto a edificios a excepción de lo que pertenece al culto pues la Iglesia es bastante regular con un buen camarín lleno de pinturas malas, y medianas, y en lo interior hay una capilla de forma circular con proporcionada media naranja, adornada de pilastras y de muy regular arquitectura … que se destinó para recibir las muchas reliquias y libros donados al convento … La Salceda suele servir de reclusión a varias personas eclesiásticas y seculares a quienes sus extravíos ponen en estado de reforma".
 


A pesar del brutal saqueo e incendio por las tropas francesas el 15 de enero de 1809, Tendilla sigue con un leve crecimiento y recuperación. Los monjes de Santa Ana fueron obligados a dejar el convento en 1810, volvieron en 1814, marcharon en 1822, regresaron en 1825 y finalmente sería definitivamente desamortizado el convento en 1835. Los primeros datos que conocemos son los del:
 

DICCIONARIO DE SEBASTIAN DE MIÑANO

Fue publicado en 11 tomos entre los años 1826 y 1827. En aquellos tiempos la provincia de Guadalajara sólo tenía dos partidos, el de la ciudad de Guadalajara (subdividido en Buitrago, Tierra de Ita, Tierra de Jadraque y villas sueltas, en total 257 pueblos) y el de Sigüenza (que incluía al ducado de Medinaceli, las jurisdicciones de Galve, Miedes, Riva de Santiuste, Paredes, Atienza, Cobeta y al Señorío de Molina, en total 264 pueblos). Se sabe que el diccionario tiene algún dato poco fiable, con el número de habitantes algo aumentado. En la parte que nos interesa dice:

Tendilla. V.S. de España, provincia y partido de Guadalajara, arzobispado de Toledo, A.O., 252 vecinos, 1135 habitantes, 1 parroquia, 250 casas de morada todas pequeñas a excepción de dos que son de alguna más capacidad; 1 pósito. Su cosecha es regular, abunda en aguas aunque gruesas. Escasea de leña. Situada en una frondosa vega poblada de olivos y viñas, en el camino que va desde Guadalajara a Cuenca, a 5 1/2 horas de camino militar de la primera y en cuyo tránsito se pasa el río Tajuña por el puente de piedra de Armuña, y se halla el pueblo de este nombre, y antes el de Horche. Es patria de Bartolomé López Enciso, autor de una obra titulada "Desengaño de celos". Feria el 24 de febrero. Dista 4 leguas de la capital. Contribución 8567 reales 22 maravedises.

La Salceda. Convento de Religiosos Franciscos en España y casa de recolección de la provincia de Castilla, célebre por la imagen de Nuestra Señora que en él se venera con el Título de La Salceda. Esta situado junto a la villa de Tendilla, en la Alcarria, sobre un alto cerro cercado de encinas y robles; y todo el terreno de sus inmediaciones es muy áspero y quebrado.

Consultado también el item Peñalver allí se indica que "en su término, y en medio de la carretera que va a los Baños de Sacedón, está el Santuario de Nuestra Señora de la Salceda, cuya fiesta se celebra el 8 de septiembre."


 

SKETCHES IN SPAIN

El capitán Samuel Edward Cook, barón Widdrington, en el primer tomo de su libro de viajes titulado Sketches in Spain during the years 1829, 30, 31 y 32, (Londres 1834), menciona su paso sobre el Tajo por el puente de Auñón, pero no nombran ninguna localidad hasta llegar al convento de La Salceda y a Tendilla.

"El camino a Guadalaxara entra en un barranco profundo totalmente lleno de pinos que limita este valle, de donde se surge por un paso romántico a través del que el Tajo sigue su camino. Debajo está el más pintoresco desfiladero, con pinos que cubren las piedras. Nosotros cruzamos por un puente y, cruzando un país de barrancos profundos y pendientes abruptas, alcanzamos una meseta extensa cubierta con robles, de los que sólo quedan matorrales. En su terminación hay un valle profundo, con un convento en una bonita situación a su entrada. Abajo se halla Tendilla, un lugar decadente, con los restos de días mejores. El castillo feudal está en ruinas sobre una altura, el poseedor del cual figura en la historia de las últimas guerras de Granada. Por la tarde un hombre respetable, de la clase de los labradores, o terrateniente, llegó de las fronteras de Extremadura, con su hijo, un muchacho quien él iba a poner con los monjes franciscanos del convento. El edificio es de gran tamaño, pero ellos se han reducidos al número de doce. De aquí a Guadalaxara el país es bonito, pero en un estado del más gran abandono."


 

A HANDBOOK FOR TRAVELLERS IN SPAIN

Richard Ford (1796-1858) fue un viajero e hispanista inglés que, tras visitar España de 1830 a 1833, publicó en 1844 el libro A Handbook for travellers in Spain and readers at home (Manual para viajeros por España y lectores en casa). Incluye una descripción del trayecto desde Cuenca a Guadalajara, haciendo mención a Tendilla en su página 818, Tomo II, Ruta 109 (edición inglesa), que recorriera en 1831. Incluye la expresión “the mighty Mendozas” (“los poderosos Mendoza”) para referirse a la dinastía española de los Mendoza. También los menciona como “los valientes, los piadosos, los eruditos, los magníficos” cuando visita su panteón en ruinas en la iglesia de San Francisco de Guadalajara. Escribe (traducción libre):

Dejando Sacedón, entramos en un desfiladero vestido por pinos salvajes y, tras un angosto paso rocoso, la Boca del Infierno, surge el desfiladero del Tajo, que cruzamos por el Puente de Auñón; desde ahí atravesamos una meseta vestida de robles y olivos, nos adentramos en un profundo valle con un convento dulcemente situado (el convento franciscano de La Salceda), hasta Tendilla, 800 habitantes, ahora decaída, pero en otros tiempos reducto de los poderosos Mendoza, cuyo alcázar en ruinas (el castillo desaparecido de Tendilla), con buena puerta y torres, sigue sombrío dominando feudalmente la comarca. El primer Alcaide que fuera designado en la Alhambra, tomó su título de esta localidad. Madrid está a 12 leguas de distancia.


 

DICCIONARIO DE PASCUAL MADOZ

El ministro Pascual Madoz (continuador de la labor desamortizadora de Mendizábal) en su "Diccionario Geográfico-Estadístico Histórico"  publicado entre 1845 y 1850 nos presenta, en el apartado dedicado al reino de Toledo y a la provincia de Guadalajara, la información que sigue a continuación:

En el partido Judicial de Pastrana, Madoz escribe:  "Ferias y Mercados: ... y otra en Tendilla el 24 de febrero pudiendo considerarse ésta como la principal, en atención al mucho ganado mular, cerril y domado que en ella se pone a la venta cuando en las demas el principal tráfico lo constituyen los frutos y efectos del país..".

Ya propiamente en el item del Diccionario dedicado a Tendilla se dice:

"Villa con Ayuntamiento en la provincia de Guadalajara (4 leg.), part. judicial de Pastrana (3), aud. territorial de Madrid (12), c.g. de Castilla la Nueva, diocesis de Toledo (20). Situada en un valle, parte a la falda de un cerro y atravesada por un arroyo, goza de buena ventilacion y clima sano: tiene 235 casas, la consistorial, cárcel, una posada pública, un hospital titulado de San Juan Bautista, para enfermos pobres con escasas rentas consistentes en una pía memoria, un pósito nacional con el fondo de 147 fanegas de trigo y 8000 reales en créditos conta el estado; otro pío con 112 fanegas y 4000 rs en créditos de igual forma; una escuela de instrucción primaria frecuentada por 60 alumnos, dotada con 2000 rs, además de la retribución que pagan los discípulos, la cual asciende a unas 24 fan. de trigo; una fuente de buenas aguas; una iglesia parroquial (La Asunción de Nuestra Señora) servida por un cura y un sacristán; una capilla pública, de propiedad particular, con la advocación de la Sacra Familia; un convento que fue de monjes gerónimos; un cementerio situado en posición que no ofende a la salubridad pública; fuera de la población existen las ruinas de un antiguo castillo, y en una de las entradas de la misma se ve una portada en arco, con un torreón a cada lado; confina el Término con el de Romanones, Moratilla, Peñalver y Armuña; dentro de él se encuentra el extinguido convento de franciscanos titulado La Salceda, las ermitas de la Soledad, San Roque y Santa Lucía, y varios manantiales de abundantes y buenas aguas; el Terreno, bañado por el arroyo que atraviesa la vega, participa de quebrado y llano, y en lo general es de buena calidad; comprende buenos montes poblados de encina, roble, fresnos, chaparros, y otros árboles; Caminos, los que se dirigen a los pueblos limítrofes, y el de carruage que desde Madrid conduce a La Isabela; Correo: se recibe y despacha en Guadalajara por un balijero. Prod.: trigo, cebada, centeno, avena, alazor, legumbres, hortalizas, vino, aceite, cera, miel, cáñamo, leñas de combustible y carboneo, y buenos pastos con los que se mantiene ganado lanar, cabrío, mular, asnal y de cerda; hay caza de perdices, conejos  y liebres; en el arroyo se crían algunas anguilas y cangrejos. Industria: la agrícola, un molino harinero, otro aceitero, varios telares de lienzos ordinarios y algunos otros de los oficios y artes mecánicas más indispensables. Comercio: exportación del sobrante de frutos e importación de los artículos que faltan; hay dos tiendas en las que se expenden comestibles, especias, sedas, hilos y otros géneros; el 24 de febrero se celebra anualmente una feria que dura tres días, y su principal tráfico lo constituyen los ganados, particularmente mular, tanto cerril como domado; tambien se ponen varias tiendas de paños, quincalla, objetos de hierro y otros artículos. Población: 206 vecinos, 812 almas. Cap. Prod. 5.303,700 rs. Imp.: 374,400. Contr.: 43,526.

Asimismo en un cuadro sinóptico indica que de los 812 habitantes, para Electores hay 433 contribuyentes, 4 de capacidad (no había sufragio universal) , un alcalde, un teniente, 6 regidores, un síndico, y 46 jóvenes entre 18 y 24 años alistados . La riqueza imponible del ayuntamiento era de 374400 reales de vellón y la contribución 39434 reales de vellón.

Por último hay otro item en el Diccionario dedicado a La Salceda. Dice: Convento arruinado de frailes franciscanos en la provincia de Guadalajara, partido judicial de Pastrana. Situado en un desierto de 74 1/ fanegas de tierra labrantía y con monte arbolado, que desde tiempo inmemorial pertenece en cuanto a la jurisdicción civil a las villas de Peñalver y Tendilla: era un edificio sólido y de buena construcción, particularmente la iglesia, en la que así como en el convento ocupaban sitio separado los ayuntamentos de los pueblos siempre que concurrían a las funciones, sin ceder nada la una corporación a la otra, bajo ningún concepto, resultando que los derechos de ambas contribuían, mas bien que a la unión, a mantener una especie de rivalidad; en este convento que algunas veces ha servido de reclusión a militares y personas ilustres, estuvo el Cardenal Cisneros y fue guardián del mismo el P. (fray) Pedro González de Mendoza, luego Obispo de Siguenza".
 


Durante el Siglo XIX fueron más frecuentes los viajes, y con ellos las visitas a los balnerarios alcarreños de Trillo y de La Isabela (cerca de Sacedón) permitiendo la aparición de libros como los de Basilio Sebastián Castellanos de Losada titilados "Trillo. Manual del Bañista" y "Manual del Bañista de La Isabela", éste último publicado en 1846. Mi amiga Pilar Hualde me ha proporcionado los contenidos de estos agotados libros. En "Trillo. Manual del Bañista" sólo menciona Tendilla de pasada junto al nombre de otros pueblos al final del libro, en un apéndice que recoge las diligencias necesarias para hacer los viajes desde Madrid a los balnearios de Trillo y de La Isabela. El otro libro contiene una descripción más extensa pues aparece Tendilla como uno de los puntos de camino a Sacedón. :
 
 

MANUAL DEL BAÑISTA DE LA ISABELA

TENDILLA. Villa de señorío de la provincia y partido de Guadalajara de la que dista cuatro leguas. Tiene 252 vecinos, 1135 habitantes, 250 casas de morada todas pequeñas a excepción de dos, una parroquia y un pósito. Su cosecha es regular, abunda en aguas pero gruesas, y escasea en leña. Está situada en una frondosa vega poblada de olivos y viñas. Es patria de Bartolomé López Enciso, autor de una obra titulada: Desengaño de celos, y celebra feria el 24 de febrero. La miel que se coge en su término es de la más blanca y rica de la Alcarria, y los viajeros se suelen proveer de ella al paso. En lo más alto de la población, se ve el castillo de los antiguos condes de Tendilla que está destruido y de él bajan restos de muralla hasta un gran arco y poterna de fortificación que aún se conserva, por el cual se entra á la villa que debió ser una plaza muy fuerte hasta el siglo XVI al menos. Se halla tan mal situada esta villa, que en las grandes avenidas se inunda lo principal de ella, arrastrando de los montes que la acercan grandes masas de piedra que deja el camino que la atraviesa intransitable por algunos días. A fin de evitar las inundaciones, las casas de la parte baja tienen dos altos, y en la iglesia que es de una bellísima arquitectura semigótica, pero sin concluir, se halla todo prevenido para los casos expresados. Las casas de la calle real, por el que pasa el camino, tienen soportales a uno y otro lado, y en ellas se ven muchas parras delante de las puertas. Se sabe por la historia, que esta fuerte villa fue quitada a los Árabes que la poseían, por el famoso Rodrigo de Vivar el Cid y su sobrino el capitán Alvar Fáñez, a cuya época corresponden alguna parte de las ruinosas fortificaciones expresadas.

LA SALCEDA. A distancia de poco más de un cuarto de legua de subida de Tendilla por el camino de Sacedón, se halla casi destruido, sobre lo más elevado del monte, el convento de La Salceda cercado de robles y encinas, que hasta su extinción en 1835 ocuparon los religiosos de San Francisco de cuya orden fue casa de recolección de la provincia de Castilla. En este convento se veneraba con mucha devoción una pequeña imagen de Nuestra Señora con el nombre de La Salceda, imagen muy celebrada en todo el país, y que se halla hoy en la parroquia de Tendilla. Frente a la portería del convento y á la izquierda del camino, se halla, entre unos árboles y una casilla que fue de guardas, una fuentecilla de muy buen agua, en la que llenan los viajeros y mayorales sus cacharros para la jornada. Se sabe por los autores que el famoso cardenal Giménez de Cisneros, iba muchas veces a hacer oración y penitencia a una cueva que hay en este convento.
 


MEMORIA SOBRE LA ORGANIZACION DE DISTRITOS MUNICIPALES

El Gobernador Civil Narciso Muñiz de Tejada publicó en 1867 en Guadalajara su "Memoria sobre la organización de Distritos municipales en la provincia de Guadalajara", donde escribe: Tendilla - Villa de 233 vecinos y 960 habitantes, con 11 edificios de 1 piso, 9 de dos, 196 de tres, 9 de más de tres: total 225: habitados constantemente 211. Producción amillarada 23494 escudos: contribución territorial 2835, subsidio 444, consumos 1588. Bienes desamortizados 14522 escudos: exceptuado un monte de 121 hectáreas de roble quejigo. Tiene un pósito de 390 escudos.
 


HISTORIA DE PASTRANA

El sacerdote Mariano Pérez y Cuenca (Pastrana 1808 - Pastrana 1883) fue un enamorado del arte e historia de su localidad natal, dónde pudo ejercer su ministerio. Escribió una "Historia de Pastrana" que contenía una sucinta noticia de los pueblos de su partido. Transcribimos los datos que incluyó en la segunda edición de este libro (1871).

Tendilla

Esta villa está al Norte de Pastrana 3 leguas, de Guadalajara 4, de Madrid 12 y de Toledo 21. Su termino confina por Este con Peñalver, por Oeste con Armuña, por Norte con Romanones, y por Sur con Moratilla. Su extensión en ambas direcciones será como de una legua. Su situación es en un hondo, y por medio del pueblo corre un gran arroyo, que en las avenidas inunda algunas calles y casas; por esta razón en invierno es muy sucio, y en verano de buen piso. Hay muy buenas casas. Su parroquia, si estuviera concluida, sería de las mejores de España; no obstante, una mitad que estará hecha, es muy capaz, de mucha altura y solidez, toda de piedra sillería: tiene la falta de estar muy húmeda, por lo que está entarimada. Había dos conventos, uno de Gerónimos, junto al pueblo, y otro de Franciscos, distante mas de media legua. Hay tres ermitas fuera del pueblo, y dentro una hermosa capilla pública con la advocación de la Sacra Familia; esta es hermosa, con una gran casa y ricas pinturas. Frente del pueblo hay un castillo muy estropeado. Tiene buenas aguas, y un molino de harina y otro de aceite con cinco piedras. Vecinos tendrá 232.

Producciones

Granos, vino, aceite y algunas legumbres.

Noticias históricas

Este pueblo fue aldea de Guadalajara, y se hizo villa por los años 1460. Antiguamente contaba mas de 600 vecinos; tiene una feria anual, que principia el día de San Matías y dura tres días: es bastante concurrida. Perteneció a los marqueses de Mondéjar, que también se titulan Condes de Tendilla. La parroquia parece hecha por dichos Condes, y es sensible no acabasen tan magnífico templo. Hay un hospital llamado de San Juan Bautista, fundado por Don Luis Hurtado de Mendoza. Estando este Señor de embajador en Roma, alcanzó un Jubileo plenísimo á favor de los que contribuyesen con sus limosnas para dicho hospital; y tanto dieron, que hubo para su fundación, y sobre para reparar el convento de Santa Ana. El Padre Mariana dice que este privilegio ó jubileo le alcanzó Don Iñigo Lopez de Mendoza para el fin indicado de reedificar ó edificar un monasterio de frailes Isidros, con advocación de Santa Ana. (Estoy por la primera opinión, pues el hospital aún subsiste.) Este monasterio de Santa Ana le poseían los religiosos Gerónimos desde el siglo XV, y el santuario de Nuestra Señora de los Llanos era una granja perteneciente a él.

El santo convento de Nuestra Señora de la Salceda, que está entre el término de esta villa y Peñalver, era de Franciscos Observantes, fundado por Fray Pedro Villacreces el año 1366, á causa de haberse aparecido milagrosamente la Virgen á unos caballeros de la Orden Militar de San Juan. Había mucha devoción con este convento, y en él hubo muchos santos y personajes, entre otros San Diego, el Cardenal Cisneros y D. Fr. Pedro González de Mendoza, que hizo el famoso relicario que había. Suprimida esta comunidad por las leyes de la nueva ilustraciones suscitó un gran pleito entre esta villa y Peñalver sobre la posesión de la Virgen, y despues de varios sucesos, permanece en esta villa de Tendilla.

El castillo dicen que le fundó D. Luis Hurtado de Mendoza, hijo de D. Iñigo. Esta villa estuvo amurallada, y aun subsiste una de sus puertas.

En el informe que dio esta villa en 30 de noviembre de 1580, se dice que tuvo 700 vecinos; y que un tal Alvar Fañez poseyó un castillo á una media legua de la villa; que tenía trece molinos de aceite y que pelearon contra los comuneros. Pone muchas personas ilustres y cosas curiosas.

Nota: Mariano Pérez y Cuenca habla también de la localidad de Peñalver en su "Historia de Pastrana", y dice allí que: "La mitad del convento de Nuestra Señora de La Salceda pertenecía a esta villa, por cuyo motivo ha tenido un gran pleito con la de Tendilla, sobre la posesión de sta imagen que está en dicho pueblo". Asimismo cuenta Mariano Pérez y Cuenca en otro libro que escribiera titulado "España Mariana. Provincia de Guadalajara. Partidos de Pastrana y Sacedón" (1868) que la imagen de la Virgen de la Salceda fue trasladada en secreto y por sorpresa después de 1835 desde el convento abandonado y en ruinas hasta Tendilla, y que alli acabó gracias a la decidida actuación de las mujeres de Tendilla que "con sus voces y aún con sus pedradas" impidieron que la autoridad sacara la imagen de la villa hasta que hubiera decisión judicial al respecto de si debía quedar en Tendilla o en Peñalver. Así lo cuenta Pérez y Cuenca quien recibió varias veces en su casa de Pastrana a algunas jóvenes tendilleras mientras estuvieron presas allí por los disturbios acaecidos. En Peñalver se contaba que realmente la imagen que fue a parar a Tendilla era una copia.


Mi amigo Ignacio del Olmo me ha proporcionado la descripción que Emilio Valverde y Álvarez hace en su "Guía del antiguo reino de Toledo: provincias de Madrid, Toledo, Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara: viaje geográfico, artístico y pintoresco", publicado en 1885. En ella vienen las carreteras de la época y hacen una reserña de cada pueblo por el que atraviesan. Sobre Tendilla dice:

Carretera regional de Alcalá a Cuenca por Armuña, Sacedón y Albaladejo.

Tendilla. Villa con 960 habitantes y 365 viviendas situada en la falda de un cerro en un valle regado por un pequeño arroyo, con casa consistorial, hospital, escuela, una iglesia parroquial, una capilla pública, exconvento de Jerónimos y en sus afueras la ruinas de un pequeño castillo, una portada de entrada en arco con dos torreones , el exconvento de franciscos y tres ermitas. Su industria es la agrícola, la ganadería, algunos telares de lienzos ordinarios y molinos harineros y de aceite.

 


Diccionario Enciclopédico Hispano-Americano. Ed. Montaner y Simón. Barcelona (1892).

 

Tendilla. Geog. V, con ayunt., p.j. de Pastrana, prov. De Guadalajara, dióc. de Toledo; 1079 habits. Sit. en un valle, en la carretera dé Alcalá de Henares a Cuenca, cerca de Arnuña. Terreno quebrado en parte; cereales, vino, aceite; esparto y hortalizas; cera y miel; cría de ganados y carboneo. Según consigna D. Vicente de la Fuente en su descripción de la prov.; la parroquia de Tendilla es grandiosa, de gran elevación, toda de piedra y todavía de la buena época del arte g6tico, pero por desgracia, quedó sin concluir. Un arroyo que cruza por el pueblo ocasiona que tanto éste como dicha iglesia sean muy húmedos. El castillo, que fué fundado por Luis Hurtado de Mendoza, hijo del D. Iñigo, como alcázar y casa solariega, está convertido en ruinas, como casi todos los de la prov. De las antiguas murallas apenas quedan vestigios más que en alguna de las puertas cíe la población. A media legua está el célebre convento Franciscano de Nuestra Señora de la Salceda, santuario muy venerado en la Alcarria y muy reputado en toda la Orden, y con fama de gran austeridad. Fundólo en 1866 el venerable Fray Pedro de Villacreces para Franciscanos observantes. La efigie se decía aparecida á unos caballeros de la Orden de San Juan. Allí vivió, y no por poco tiempo, el cardenal Cisneros.

Curiosamente no menciona para nada la feria.

En la clásica Enciclopedia Universal Espasa de 70 tomos se indica aproximadamente lo mismo (y por ello no lo repito) que en este Diccionario se dice, excepto los datos de población, indicando que el municipio tiene "494 e. y albergues y 1146 h. según el censo de 1910. Se compone de la villa de su nombre y de 16 e. y albergues aislados con 4 h. El censo de 1920 le asigna 1069 h." y en el caso del convento de La Salceda dice que "está a unos 3 kms" empleando el sistema métrico decimal.

He encontrado en el Segundo Apéndice del Diccionario de Montaner y Simón (1910) otra más amplia reseña sobre Tendilla que, a pesar de la fecha incluyo en este texto, como se comprenderá al leerlo.

TENDILLA: Geog. e Hist. Fué señor de esta v. y luego su primer conde (hacía 1466) D. Iñigo López de Mendoza. En el Memorial Histórico refiere el académico Sr. Catalina García que el primer conde de la villa quiso dejar perpetua señal de su fe en su propia villa. Había extramuros de ella una ermita de mucha devoción y de origen no conocido, en loor de Santa Ana, puesta en lugar eminente, y para aumentar aquella devoción y construir un hospital, consiguió del Pontífice un jubileo plenísimo para cuantos visitasen ese santuario y lo favoreciesen con limosnas. Empleó el conde las limosnas entonces recogidas, no en un hospital, según su primer propósito, sino en una devota casa conventual de monjes jerónimos, con el título de Santa Ana de la Peña. Allí, y en suntuosos mausoleos, se enterraron los primeros condes, aquienes se debe la fundación, y algunos personajes de su descendencia. De ellos fue quien más favoreció al convento de Santa Ana D. Diego Hurtado de Mendoza, hijo de dichos condes, obispo de Palencia y luego patriarca de Antioquía y cardenal-arzobispo de Sevilla. Al primer conde de Tendilla sucedió D. Iñigo López de Mendoza, segundo poseedor del ilustre título. Se unieron en una misma casa los dos estados de Tendilla y Mondéjar, erigiéndose éste en marquesado por real cédula de 25 de septiembre de 1512. Después el emperador Carlos V, a instancias del mismo marqués, otorgó que el condado de Tendilla pasase al primogénito del marqués. Este segundo conde de Tendilla y primer marqués de Mondéjar fue personaje de los más excelsos en la corte de los Reyes Católicos, de quienes llevó embajada a Roma en 1486.

 Peleó valerosamante en las guerras contra los moros de Granada, y fue el primer alcaide perpetuo de la Alhambra. A estos dos primeros condes de Tendilla siguió una serie gloriosa de su misma casa; pero no parece que hicieron mucho por la prosperidad del pueblo, en lo que debió tener parte principal el que vivieron alejados de sus posesiones patrirnoniales, en cargos públicos o a la sombra de la corte de España. Menos estrechamente unido a la historia del pueblo que el de Santa Ana, el Convento de franciscanos de la Salceda tiene sin embargo mayor importancia religiosa y aún histórica y literaria. Fundóse en lugar eminente, al borde de un gran barranco, al que por su espesura llamaron, dicen, en un principio, del Infierno, y tan lejos del lugar que está en los confines de Peñalver, y aún dentro de él, según ha defendido esta última villa con constante tesón.

La que fue v. Rica y floreciente ha ido decayendo. Sus renombradas ferias no son ni sombra de lo que fueron, y También han tenido desgracia sus monumentos. En ruinas están ambos conventos; desapareció la parte fortificada que hubo en el lado occidental de la villa, y no se acabó la construcción de la iglesia, quedando sólo en su integridad una capilla privada. Hubiera sido, sin duda, la iglesia parroquial quizá más amplia de la Alcarria, sin excluir la de Mondéjar. Comenzada la iglesia en el siglo XVI, se continuó lentamente, como indica la variedad de aspecto que tienen sus diferentes partes. A principios del s. XVII corresponde la portada con cuatro columnas jónicas, frontoncillos y hornacinas para estatuas, cuyo conjunto es severo y bien proporcionado. No está mejor conservado el convento de religiosos jerónimos de Santa Ana de la Peña. Para visitar sus ruinas es preciso trepar por los escombros de sus muros. No quedan tampoco restos de interés del castillo construido en el siglo XV. Se conserva casi íntegro el cuadrado del torreón principal; pero tan destruidas están las demás construcciones que cuesta trabajo reconstruir el conjunto de su planta. Por su entrada y algunas ventanillas con arco abocinado, una y otras de piedra de sillería, y por su retablo, tiene algún valor artístico el hospital de San Juan Bautista, extramuros de la villa. En la calle principal de la villa existe un oratorio suntuoso que fundó D, Juan de la Plaza Solano, natural de Yélamos de Arriba, poseedor de unas casas principales que él hizo, fronteras de aquel oratorio. Fue secretario del rey con ejercicio del despacho de Hacienda, y falleció en Madrid el 13 de enero de 1739. Es notable el grupo de la Sagrada Familia en talla de madera policroma, que se venera en el altar mayor, y se conservan cuadros de algún mérito y el retrato del fundador.

TENDILLERO, RA: adj. Natural de Tendilla (Guadalajara). U. t. c. s. Perteneciente ó relativo a dicha población española.


 

José Luis García de Paz.
e-mail: depaz@uam.es
Versión de 1 de Abril de 2003.


Copyright © 1996-2002. All rights are reserved. © These materials may not be copied or redistributed for commercial or non-commercial purposes, or for compensation of any kind without prior written permission of the author.

Copyright © 1996-2002. Todos los derechos quedan reservados. © Queda de esta forma prohibida cualquier reproducción. Esta página está protegida por las leyes españolas, y concretamente por la Ley de la Propiedad Intelectual de 12 de Abril de 1996, así como por las leyes de los otros países de la Comunidad Europea relativos a la misma materia y el Registro Federal de propiedad intelectual de autores.