Los Organeros de Tendilla (Guadalajara).


Aunque carezca de él en la actualidad, la parroquia de Tendilla ha tenido órgano desde el siglo XVI. En las Relaciones Topográficas de Felipe II (1580), la villa responde a la pregunta 35 diciendo que "hay muy buenos oficiales, bordador, organista, todos naturales". Existen documentos que recojen la labor de organeros (fabricantes de órganos y reparadores de los mismos) vecinos de Tendilla como Juan Sánchez, que trabajó en Fuentelencina (1576), Hueva (1587) o Cogolludo (1592), y como Martín Sánchez que lo hiciera en Romanones (1590), Hueva (1592) o en San Ginés en Guadalajara (1609). Parecería extraño que no hubiera ningún órgano en la villa, bien en la antigua iglesia de Santa María de la Zarza o en la entonces nueva e inacabada de La Asunción, aunque no se han encontrado documentos que lo prueben.

Fue Mateo de Ávila, organero nacido en Ciempozuelos (Madrid) en 1581, y cabeza de una dinastía de organeros, quien ha dejado la primera prueba escrita de la realización de un órgano para Tendilla en 1637. El documento notarial dice:

"Henero 20 de 1637. En la villa de Madrid a veynte dias del mes de henero de mill y seiscientos y treinta y siete años ante mi el escribano y testigos parecieron pressentes de la una parte el lizenciado Juan Baptista de Olibera presbitero bezino de la villa de Tendilla residente a el pressente en esta de Madrid y de la otra Matheo Davila organista del Rey nuestro señor vezino desta villa de Madrid y otorgaron y conoçieron y conçiertan que el dicho Matheo de Abila se obliga de haçer para la dicha yglesia un organo de la manera, forma, tamaño y diferencias que el que hiço para la yglesia parroquial de la villa de Chilueches junto a Guadalaxara el cual se obliga de dar acabado en toda perfeçion a vista de la persona que se nombrare por la dicha yglesia de aquí a fin del mes de diziembre venidero deste pressente año por preçio y quantia de quatroçientos ducados que el dicho lizenciado Juan Baptista Olibera como mayordomo dedicha yglesia le da y paga por el de los quales se dio y otorgo por bien contento satisfecho y entregado a toda su voluntad. Y es condicion que el dicho Matheo de Abila asimismo se obliga de yr por su persona a la dicha villa de Tendilla para sentar dicho organo, pero se le ha de açer el gasto de su persona, mula y criado en la yda, estada y buelta conforme a la decensia de su perssona y ansimismo el llebar dicho organo a de ser por quenta de la dicha yglesia y a todo ello se obliga el dicho lizenciado Juan Baptista de Olibera. Y asi lo otorgaron según dicho es ante mi el escribano Pedro Albarado.....".

No conocemos más datos hasta un siglo después en que Francisco Martínez de Resa, nacido en Madrid, se afinca en Tendilla hacia 1750. Este maestro organero reanudó en Tendilla hasta 1797 la labor que hicieran los Sánchez en el siglo XVI y que permiten al investigador francés Louis Jambou catalogar a Tendilla como un lugar con actividad contínua como sede de organeros durante varios decenios, y considerar a la villa como "foco de construcción". En Anguita se conserva el único órgano fabricado por Martínez de Resa en 1794 y que ha sobrevivido hasta nuestros tiempos, pero su labor se extendió por toda la provincia destacando en la Catedral de Sigüenza (1752-7, 1769, 1772-3). También se conserva, a espera de una restauración el órgano que hiciera para Vadillo (Soria), en el que se puede leer "FRANCISCO MARTINEZ DE RESA ME HIZO EN TENDILLA, AÑO 1764".

En los alrededores de Tendilla hizo un órgano para Loranca de Tajuña (1760), otro para la iglesia de San Andrés de Guadalajara (1764), para la de Fuentelviejo (1767), reconstruyó el de Horche (1774 y 1789) y recompuso el de Romanones (1797). Vuelven a faltar los datos escritos sobre Tendilla, y el investigador Juan Antonio Marco Martínez supone que Francisco Martínez de Resa haría un órgano nuevo para la iglesia parroquial de Tendilla a mediados del siglo XVIII. Se casaría con Catalina Palero, nacida en Tendilla y su hijo Ramón Martínez Palero nacería aquí, se casaría con la tendillera Serafina Palero y tendrían al menos una hija en la villa. Ramón no parece que fuera organero, aunque aparece acompañando a su padre cuando éste entrega en 1787 un ógano nuevo en Montejo de la Sierra (Madrid) y desmontó el órgano de Romanones en 1802 durante unas obras.

El farmaceútico Gustavo López García recuerda en su libro no publicado "Mi Tendilla" la música del órgano en la iglesia de Tendilla durante las fiestas de la virgen de La Salceda, hacia 1890. Uno de nuestros mayores, Daniel, recuerda al órgano situado al lateral del coro, mirando desde abajo al lado derecho, y recuerda de niño haber dado aire moviendo la manivela del fuelle mientras lo tocaba el sacristán. El órgano fue destruido en 1936, a poco de empezar la Guerra Civil.

José Luis García de Paz. 15 de Septiembre de 2000.

e-mail: depaz@uam.es


Copyright © 1996-2002. All rights are reserved. © These materials may not be copied or redistributed for commercial or non-commercial purposes, or for compensation of any kind without prior written permission of the author.

Copyright © 1996-2002. Todos los derechos quedan reservados. © Queda de esta forma prohibida cualquier reproducción. Esta página está protegida por las leyes espaņolas, y concretamente por la Ley de la Propiedad Intelectual de 12 de Abril de 1996, así como por las leyes de los otros países de la Comunidad Europea relativos a la misma materia y el Registro Federal de propiedad intelectual de autores.