Marques de Santillana

 

Apuntes Históricos
y Biográficos compilados
por José L. G. de Paz..

 

En Tendilla,
como en toda Guadalajara

tuvo gran influencia la personalidad del Conde de Romanones. Por ello no puedo menos que contar brevemente la biografía del Conde. Siendo Manuel Brocas (secretario del conde) Diputado por el distrito de Pastrana, se harían las muy necesarias obras de los diques y el pinar de repoblación (acabado en 1925) para evitar en gran parte las riadas en la villa. Romanones es un pueblo vecino a Tendilla por el Noroeste. Entre ambas villas se halla el, llamado, "cerro de Barafañez", que realmente fue un pequeño castro agrícola celtibérico, ahora casi totalemnte destruido.


Cricatura del Conde de Romanones.

CARICATURA DE ROMANONES

 

D. Alvaro de Figueroa y Torres (Madrid 1863- Madrid 1950) era hijo segundón de Ignacio de Figueroa y Mendieta y Ana de Torres y Romo, marquesa de Villamejor y de familia con raices y posesiones en Guadalajara. A los nueve años tuvo una caida de un coche de caballos que le produjo una cojera permanente. Esta minusvalía fue contemplada inmisericordemente por todos sus caricaturistas. Adulto y poderoso, mantuvo con su dinero durante bastantes años un pabellón de asistencia a niños cojos con doce camas, pagando sus prótesis.

Se licenció en Derecho en 1884 y pronto entró en política, siendo elegido inicialmente en 1888 por un distrito de Cuba (!). Perteneció al partido liberal de Sagasta y Canalejas, y fue Alcalde de Madrid (dónde sanearía las arcas municipales), Presidente del Senado, 17 veces ministro y 3 veces Presidente del Consejo de Ministros con Alfonso XIII: la primera vez tres días tras el asesinato de Canalejas de 1912 a 1913, la segunda de 1914 a 1917 y la tercera en 1931. Fue nombrado en 1893 primer Conde de Romanones (localidad alcarreña en Guadalajara). Es decir que fue conde a los treinta años, alcalde a los treinta y uno y ministro a los treinta y ocho. No logró ser el líder indiscutido del Partido Liberal, pero sí el de la corriente más importante del mismo. Ligeramente escéptico, al compararle su oponente conservador Maura con el gran liberal británico Glasstone le contestaría en las Cortes "A Glasstone le quisiera ver yo aquí con esta tropa."

Desde el punto de vista actual su política no puede obviamente calificarse "de izquierdas", pero por aquel entonces el partido liberal era el sucesor de los antiguos "progresistas" del siglo XIX, siendo su política frecuentemente denostada por la "derecha" y por la iglesia de estos tiempos. Entre los avances sociales que el gobierno de Romanones aprobó podemos citar que en 1901 incorporó los sueldos de los maestros al presupuesto estatal, afirmó la libertad de cátedra y el 3 de abril de 1919 firmó el decreto llamado "de la jornada de ocho horas". Aliadófilo, estuvo a punto de entrar en guerra con Alemania por los torpedeamientos de buques españoles en la Primera Guerra Mundial.

Aunque católico, Romanones fue muy contestado por la Iglesia (especialmente por el obispo de Tuy al que Romanones penso incluso en demandar) cuando hizo una ley de matrimonio civil en el que no se obligaba a los que se casaban a declarar su religion. Reanudó las relaciones con el Vaticano y aunque firmó acuerdos muy favorables con la iglesia, era celoso partidario de que el poder religioso no pudiera influir sobre el poder civil en modo alguno (su ley "del candado" de 1910). Hizo que no fuera obligatorio en las escuelas aprender el catecismo a los no catolicos.

Guadalajara era su "feudo personal" basándose tanto en el caciquismo como en el clientelismo, teniendo una rara habilidad para premiar mediante favores a aquellos que le eran fieles. De hecho consideraba una obligación inexcusable el contestar las peticiones de aquellos que le mostraban su apoyo en las elecciones. Lograría ser elegido por esta provincia ininterrumpidamente desde 1891 a 1923, a veces sin candidato en contra, independientemente de qué partido gobernara en ese momento. Eso tiene su "mérito" especialmente cuando abundaba el "pucherazo": el gobierno se turnaba entre liberales y conservadores, siendo el partido que gobernaba el que colocaba sus candidatos y "preparaba" las elecciones siguientes de modo que siempre obtenía mayoría. No existía una representación del pueblo tal y como ahora la entendemos. Muestra del control que ejercía Romanones en Guadalajara, incluso en sus comienzos como político, es que llegaría a salir elegido a pesar de que su propio partido apoyaba a otro candidato.


Conde de Romanones y Alfonso XIII.

ROMANONES Y ALFONSO XIII

 

Como decía el chascarrillo "no se que partido va a ganar las elecciones, solo se que Romanones saldrá elegido por Guadalajara". Una de las veces que perdió el poder, con el consiguiente cese de funcionarios nombrados (los antaño famosos "funcionarios cesantes"), se bromeó en un periódico acerca del supuesto tren especial que hubo que hacer desde Madrid a Guadalajara para devolver allí a todos los funcionarios que Romanones había colocado. Romanones indica en sus memorias que el periódico logró el efecto contrario, que le votaran más en Guadalajara para poder así "situarse". Buscaba empleo (sea de peón, mestro o conserje) a aquellos que le apoyaban.

Tal era su control que Romanones pudo colocar a veces otros tres candidatos afines más en la provincia (por Pastrana, Siguenza y Brihuega), entre los que destacara su secretario de confianza y amigo Manuel Brocas, José Abril y Gómez Acebo. Lograría desbancar a los republicanos de Molina de Aragón en 1919. El Conde de Romanones controló, pues,  gran parte de la provincia de Guadalajara casi haciendo y deshaciendo a su antojo en ella durante el reinado de Alfonso XIII. En 1931 poseía 15132 hectáreas. Otra anécdota: en una elección en Guadalajara su oponente ofreció tres pesetas a todo el que le votara. Romanones ofertó cambiar las tres pesetas por un duro a todo el que cambiara su voto, y se llevó "el gato al agua", perdiendo su oponente la votación y las tres pesetas.

Su carrera como diputado y ministro quedó interrumpida por la Dictadura de Primo de Rivera (1923), contra el que conspiró en la "sanjuanada" de 1926 (Primo de Rivera le impuso 500000 pts de entonces como multa). De nuevo participa en la caida del Dictador en 1930 y, tras ésta, se encontró de nuevo en el poder presidiendo el último gobierno de la monarquía, pero tras las elecciones de abril de 1931 (perdidas por la monarquía) tuvo una entrevista con Alcalá-Zamora tras la que se produjo sin violencia el traspaso de poderes al Gobierno Provisional Republicano. Romanones, a la vista de la situación popular, pactó el 13 de abril una transición sin violencia ni intervención militar a cambio de garantizar la vida de Alfonso XIII y su familia.

Fue diputado monárquico por Guadalajara en las Cortes constituyentes de la República, nuevamente diputado en las elecciones sucesivas e incluso en la de 1936. Por su fidelidad al monarca, llevó la defensa de Alfonso XIII en el juicio que al comienzo de la República le hicieron en las Cortes. No participó en el "alzamiento", que le sorprendió en San Sebastian, pasando a Francia con ayuda del embajador francés. Volvería a la "zona nacional" en 1937, apoyando a los sublevados aunque sin poder político pues la Falange no olvidaba su pasado liberal, anglófilo y monárquico.


Conde de Romanones hacia 1932.

CONDE DE ROMANONES EN 1932

 

Estuvo casado desde 1888 con Casilda, hija del político Alonso Martínez, tuvo tres hijos varones y una sóla hija Casilda de Figueroa que fue Duquesa consorte de Pastrana al casarse con Rafael de Bustos. Su hijo José muere en combate en Marruecos en 1920.

Romanones fue un hábil escritor llegando a ser Académico de la Historia y Académico de Bellas Artes de San Fernando. Durante la República escribió sus memorias. Obras suyas fueron "Breviario de Política Experimental", "Biología de los Partidos Políticos", "Amadeo de Saboya", "Observaciones y Recuerdos"  y "Notas de mi vida". Sin embargo, he de decir negativamente que a pesar de ser ya Académico, autorizó en 1913 la venta al Museo de Berlín del Retablo de Monforte de Lemos, con la obra "Adoración de los Magos" de Hugo van der Goes. Era vivo de genio y según él "católico sí pero enemigo de la intransigencia religiosa y de la influencia del clero".

Su entierro fue multitudinario, llevando la comitiva su féretro en Madrid hasta la estación del ferrocarril. Tras llegar a Guadalajara, sus partidarios y deudos le enterrarían bajo la atenta vigilancia de las autoridades de aquel entonces.

Afirmó en una de sus obras que "al régimen parlamentario no se le ha encontrado, hasta la hora presente, ventajoso substituto", afirmando su fe en "la voluntad popular". Este alegato por la democracia puede sorprender viniendo de alguien que controló todas sus elecciones sucesivas. La Redacción de la revista "La Aventura de la Historia" dice de él que "fue paradigma del caciquismo, pero, también, excelente administrador, renovador del liberalismo español y político preocupado por el mundo de la educación, que modernizó significativamente."


Bibliografía:
  1. Javier Montero Luzón "Romanones, caciquismo y política liberal". Alianza Editorial (1998).
  2. Antonio Padilla "El Conde de Romanones". Historia y Vida, num 23, pag 8-9 (1970).
  3. Isidro Sánchez Sánchez (coord.) "Castilla-La Mancha Contemporánea". Celeste Ediciones  (1998).
  4. Javier Montero Luzón "Romanones, cara y cruz de la Restauración". La Aventura de la Historia, num 25, pag 28-35 (2000).
  5. Marta Rivera de la Cruz "Grandes de España", Aguilar (2004), capítulo "El Conde de Romanones", pags. 251-265



 

 

Creada por José L.G. de Paz / depaz@uam.es / Versión de 17 de Mayo de 2004.


 

Hasta el Siglo XV - Infantado - Pastrana - Mondéjar - Otros Mendoza - En Tendilla - Info


Copyright © 1996-2002. All rights are reserved. © These materials may not be copied or redistributed for commercial or non-commercial purposes, or for compensation of any kind without prior written permission of the author.

Copyright © 1996-2002. Todos los derechos quedan reservados. © Queda de esta forma prohibida cualquier reproducción. Esta página está protegida por las leyes espaņolas, y concretamente por la Ley de la Propiedad Intelectual de 12 de Abril de 1996, así como por las leyes de los otros países de la Comunidad Europea relativos a la misma materia y el Registro Federal de propiedad intelectual de autores.