Marques de Santillana

 

Apuntes Históricos
y Biográficos compilados
por José L. G. de Paz..

 

Tendilla
perteneció a los Mendoza

o sus descendientes hasta la Constitución de Cádiz. En el siglo de la Ilustración se inició una recuperación en la Villa de Tendilla.

Tendilla comenzó el siglo con el cambio de la dinastía de sus Condes pasando el "Mendoza" no estar en primer lugar en el apellido de éstos. A finales de siglo, por extinción de la rama de primogenitura, pasó la villa a los Marqueses de Bélgida.

Amén se las sempiternas riadas, el comienzo de siglo no pudo ser mas desastroso pues en la Guerra de Sucesión Tendilla fue terriblemente saqueada por las tropas inglesas del Archiduque Carlos a finales de 1710, produciéndose destrozos irreparables e incendiándose numerosos archivos. Por ello Felipe V perdonó en 1712 las deudas atrasadas a la villa. Consecuencia del saqueo es la falta total de de archivos eclesiásticos y municipales de Tendilla anteriores a esta fecha.

Mientras que en 1580 Tendilla tenía mas de 600 casas con unos 2800 habitantes, en el Catastro de Ensenada de 1752 había sólo 165 casas con 752 habitantes, y en el Censo de Floridablanca (1786) solo 669 habitantes. Aunque las cifras hablan por si mismas, la despoblación (que tanto preocupó a los gobernantes ilustrados) era general en la provincia de Guadalajara. Cuando Felipe V confiscó los bienes al Conde de Tendilla por apoyar al Archiduque solo pudo obtener en 1706 de todas sus tierras en Guadalajara 509 reales!


Santa Ana     Iglesia     La Salceda

SANTA ANA | IGLESIA TENDILLA | LA SALCEDA

 

El hecho es que el Marqués de Mondéjar recibía en 1752 solo 1544 reales anuales (34 maravedíes eran un real de aquellos tiempos el cual equivale a unas cien pesetas de los años 80) por las alcábalas de la Feria, antaño de importancia como mínimo nacional y ahora de importancia sólo provincial. El Censo de Ensenada menciona también al Cabildo de San Salvador y al Hospital de San Juán Bautista "del que es patrono el Señor de la villa, sirve para recoger los pobres y alguno de esta villa y ascienden sus rentas en cada año a 2148 reales de vellón y 13 maravedíes".

El Cabildo había ganado un pleito en 1733 contra el Marqués de Mondéjar pues ambos afirmaban ser propietarios de los oficios de almotacén y correduría de la villa, indicando el Cabildo que la documentación probatoria de ello se la habían quemado en el saqueo de Tendilla de 1710. Los oficios rentaban más de 10000 maravedíes anuales.

A comienzos del Siglo XVIII el alcarreño Juan de la Plaza Solano, natural de Yélamos de Arriba llegó a ser secretario real de Hacienda del Rey Felipe V, muriendo en Madrid el 13 de enero de 1739. Fundó un mayorazgo que al carecer de descendencia pasó los hijos de su hermana (los López de Cogolludo). Empezó en Tendilla el llamado Palacio de los López de Cogolludo y anexo al Palacio creó una Capilla dedicada a la Sagrada Familia, vinculada al mayorazgo, a la que donó obras de arte, cuadros, esculturas, libros y joyas de todo tipo, tal y como aparece en su testamento recientemente encontrado en el Archivo Histórico de Protocolos Notariales de Madrid.


Escudo de los Solano. Interior Palacio Lopez de Cogolludo     Cupula de la Capilla de los Lopez de Cogolludo. Siglo XVIII     Sagrada Familia de la Capilla de los Lopez de Cogolludo

ESCUDO SOLANO | CAPILLA LOPEZ DE COGOLLUDO | SAGRADA FAMILIA. CAPILLA

 

Entre las buenas noticias del Siglo XVIII podemos comentar que se llegó por fin a una concordia entre las Villas de Tendilla y Peñalver enemistadas por los incidentes habidos junto al Convento de La Salceda cuando la visita de Felipe III en 1604, en que hubo muertos. Reunieronse los dos ayuntamientos primero el 16 de julio de 1769 en Peñalver, el 17 en Tendilla y el 18 en el Monasterio de La Salceda. La rivalidad, ahora desaparecida, fue muy grande.

La Iglesia de la Asunción de Tendilla recibió como donación por Melchor de Guzmán del Retablo del Altar Mayor entre 1702 y 1704 (de estilo barroco, hecho entre 1680 y 1690 con tres calles separadas por seis columnas salomónicas y dos cuerpos) y logró por fin tener una torre con campanas (que se pensaba hecha por Pedro Brandi hacia 1770 y realmente lo fue por Vicente Bradi entre 1781 y 1782) dentro de los cuatro muros preparados para ello y contruidos más de 200 años antes (de hecho apareció en la torre una grieta al asentarse al poco de construirse, resistiendo hasta la fecha por los fuertes muros de alrededor).

Además de olivos, había muchas vides y, por tanto, vinos en Tendilla hasta la llegada de la filoxera al inicio del siglo XX. Tendilla era el mayor productor privincialde vinos en el siglo XVIII. A mediados de este siglo hay constancia de pleitos en la ciudad de Guadalajara por introducir vino blanco de Tendilla, mejor que el local.

El escritor y conocido fabulista canario Tomás de Iriarte visitó en el verano de 1781 la Alcarria pasando por Tendilla que describe como "mediana villa con una gran arboleda", aludiendo asimismo a la laboriosidad y bien trato de los alcarreños con los visitantes: "la gente es bastante aplicada a la agricultura y tiene buen modo con los forasteros". Antonio Ponz, que viajaría por La Alcarria hacia 1785, nos cuenta que los alcarreños "viven con menos necesidad que los de La Mancha" y "poquísimos hay que no tengan tierra propia que cultivar y algún ganado de todas suertes, que les sostiene en las grandes necesidades", aunque la carencia de árboles les impida la corta de leña. Menciona también "legumbres, miel, fruta, pesca y caza" como alimento.

Por las mismas fechas, el erudito ilustrado gallego José Cornide describe Tendilla en una carta diciendo que "tiene como 200 vecinos que viven de la labranza y cultivan vides y olivos que prevalecen muy bien en todos los cerros que rodean estas vegas". Comenta que "las casas están de cerro a cerro y por eso es muy sujeta a inundaciones. Tiene una calle principal y su plaza con una iglesia que de estar concluida sería una de las mejores del Arzobispado". Menciona el Monasterio de Santa Ana, el Palacio de los López de Cogolludo con su capilla y al sacerdote Manuel Antonio Vallés, que sin haber estudiado aprendió francés y a hacer instrumentos de astronomía.

Eugenio Larruga en sus "Memorias Políticas y Económicas" publicadas en 1791 cuenta aproximadamente lo anterior añadiendo que "los naturales son amables, sencillos, de buen entendimiento e inclinados a la agricultura y la vida pastoril" y que "para vestirse se contentan con un paño pardo o estameña ordinaria que los más hilan y preparan en sus casas", eximiéndoles esta economía de la común miseria de otros pueblos que "todo lo fían a sus cosechas de trigo y cebada".

En la parte negativa Larruga habla de la notoria y permanente despoblación de las tierras de Guadalajara (tremendamente ruralizada), la fatiga de las mujeres en las labores del campo y la casa ("mal alimentadas y peor vestidas, son esclavas de la tierra") y las "poco recomendables concurrencias" de los hombres a las tabernas, en tiempos de invierno, favoreciéndose de este modo "las muchas conversaciones a que son sumamente inclinados los de este país". Larruga habla asimismo de la gran despoblación de toda la provincia de Guadalajara, a pesar de que Felipe V creara la Real Fábrica de Paños en la cuidad de Guadalajara, en un intento de revitalizar la provincia.



 

 

Creada por José L.G. de Paz / depaz@uam.es / Versión de 25 de abril de 1999.


 

Hasta el Siglo XV - Infantado - Pastrana - Mondéjar - Otros Mendoza - En Tendilla - Info


Copyright © 1996-2002. All rights are reserved. © These materials may not be copied or redistributed for commercial or non-commercial purposes, or for compensation of any kind without prior written permission of the author.

Copyright © 1996-2002. Todos los derechos quedan reservados. © Queda de esta forma prohibida cualquier reproducción. Esta página está protegida por las leyes espaņolas, y concretamente por la Ley de la Propiedad Intelectual de 12 de Abril de 1996, así como por las leyes de los otros países de la Comunidad Europea relativos a la misma materia y el Registro Federal de propiedad intelectual de autores.