¿Será verdad que cuando toca el sueño
con sus dedos de rosa nuestros ojos,
de la cárcel que habita huye el espíritu
en vuelo presuroso?
 
¿Será verdad que, huésped de las nieblas,
de la brisa nocturna al tenue soplo,
alado sube a la región vacía
a encontrarse con otros?
 
¿Y allí desnudo de la humana forma,
allí los lazos terrenales rotos,
breves horas habita de la idea
el mundo silencioso?
 
¿Y ríe y llora y aborrece y ama
y guarda un rastro del dolor y el gozo,
semejante al que deja cuando cruza
el cielo un meteoro?
 
¡Yo no sé si ese mundo de visiones
vive fuera o va dentro de nosotros:
lo que sé es que conozco a muchas gentes
a quienes no conozco!

 

Gustavo Adolfo Bécquer (Rima LXXV)

EL SUEÑO

 

El sueño es uno de los aspectos más misteriosos del funcionamiento del cerebro. Como expresaba Bécquer de forma poética, cada día entramos en un mundo extraño, y pasamos en ese mundo un tercio de nuestra vida, y sin embargo conocemos muy poco en qué consiste o porqué se produce el sueño. Siempre se había pensado que el sueño era un estado de inactividad, en el que el cerebro dejaba de funcionar, posiblemente con la intención de descansar o recuperarse. Sin embargo, cuando se comenzaron a realizar los primeros registros del electroencefalograma durante el sueño se encontró que, lejos de estar inactivo, el cerebro seguía intensamente activo, por lo menos durante parte del sueño.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Sabía que...? 

 

¿CÓMO DUERMEN LOS DELFINES?

 

El sueño parece una necesidad universal entre los animales superiores, al menos todos los mamíferos y aves duermen. Entonces podemos preguntarnos cómo hacen para dormir los animales marinos, como los delfines. Los delfines tienen que salir a la superficie para respirar, y lógicamente, podemos pensar que si un delfín se duerme se ahogaría. Pues bien, los delfines duermen con medio cerebro cada vez. Mientras un hemisferio cerebral esta dormido, el otro está despierto, al cabo de un tiempo se alternan y el hemisferio que estaba despierto pasa a estar dormido y viceversa. De esta manera los delfines (probablemente todos los mamíferos marinos) consiguen tener un periodo total de sueño equivalente al que tienen otras especies.

 

Mediante el registro de esta actividad eléctrica cerebral o electroencefalograma, se ha podido distinguir que el sueño no es homogéneo, sino que existen varias fases. Un tipo de sueño es el llamado sueño lento o sueño No-REM. El sueño No-REM se caracteriza porque en el EEG aparecen oscilaciones grandes y relativamente lentas (de una a cuatro ondas por segundo) en el campo eléctrico cerebral, y de ahí viene el nombre de “sueño lento” que recibe esta fase.

 

 

Grandes momentos de la Fisiología 

 

EL ELECTROENCEFALOGRAMA

 

En 1929 el psiquiatra austriaco Hans Berger colocó unos electrodos sobre la cabeza de un sujeto (los primeros experimentos los realizó en su hijo) y descubrió que el cerebro produce campos eléctricos que se pueden registrar. Este registro lo denominó electroencefalograma o EEG. Cada vez que en el cerebro se activa una neurona se produce un movimiento de cargas eléctricas en su membrana. La actividad continua de millones de neuronas produce campos eléctricos, que se transmiten a través del cráneo y del cuero cabelludo y que se pueden registrar con electrodos colocados en la superficie de la cabeza.

 

Berger observó que ese campo eléctrico oscilaba, produciendo ondas. Estas ondas las clasificó según su frecuencia en varios tipos, que denominó con las letras griegas beta, alfa, theta y delta. En general, observó que cuanto más activa estaba la corteza, las ondas eran más pequeñas y más rápidas. Cuando un sujeto está despierto, pero en reposo, sin pensar en nada en particular y con los ojos cerrados, aparecen las ondas llamadas alfa, con una frecuencia de 8 a 12 ondas por segundo. Si realiza un esfuerzo mental, por ejemplo una operación aritmética, las ondas alfa son reemplazadas por ondas beta, que son más pequeñas y rápidas. En el sueño lento aparecen ondas theta y delta, que son las más grandes y lentas.

 

 

Tipo de ondas

Frecuencia (ondas por segundo)

En qué situación aparecen

beta

Más de 12

En un esfuerzo mental, o en situación de ansiedad

alfa

Entre 8 y 12

En reposo y con los ojos cerrados pero despierto

theta

Entre 4 y 8

En el sueño lento (No-REM)

delta

Menos de 4

En el sueño lento (No-REM) profundo

 

 

Cuando las neuronas de la corteza están analizando información cada neurona se activa independientemente de las demás, según la porción de información que esté procesando, y esto produce ondas pequeñas y rápidas (como en una reunión en que todas las personas están conversando, y en la que solo se oye un murmullo difuso y continuo). En cambio, cuando las neuronas no están  procesando información todas se ponen a oscilar de forma sincronizada, y producen las ondas lentas y de gran tamaño (como en un coro en que todos cantan a la par y el tono sube o baja siguiendo la melodía de la canción).

 

 

 

 

Cuando nos dormimos por primera vez en la noche entramos en la fase de sueño lento. A medida que pasa el tiempo, el sueño se va haciendo más profundo, y las ondas del ECG cada vez se van haciendo más lentas y marcadas. Es difícil saber lo que sucede en el cerebro durante el sueño lento, pero parece que la corteza cerebral está relativamente inactiva. Un sujeto que se despierta durante esta fase no recuerda estar soñando nada, y durante los primeros segundos se encuentra confuso e incapaz de coordinar sus ideas, como sucede cuando la corteza no funciona adecuadamente. El sueño lento está controlado por la disminución de ciertos neurotransmisores como la acetilcolina o las aminas (las aminas comprenden a varias sustancias parecidas, como la serotonina, dopamina, noradrenalina, etc).

 

¿Sabía que...? 

 

NO SE PUEDE RECORDAR EL MOMENTO DE DORMIRSE

 

Nunca recordamos el momento en que nos dormimos. El motivo es que en el momento de dormirse se produce amnesia, o perdida de la memoria, de los últimos minutos antes de ese momento. Probablemente sucede que las últimas memorias que todavía no se habían fijado se borran, algo parecido a lo que ocurre cuando en un ordenador se va la corriente, y lo que no se había guardado en el disco se pierde.

                                                              

Hay personas que sufren lo que se denomina “apnea de sueño”, que consiste en que la respiración se detiene momentáneamente mientras están dormidas (apnea significa “falta de respiración”). Cuando dejan de respirar la sensación de asfixia hace que se despierten y vuelven a respirar. Habitualmente, se vuelven a dormir inmediatamente, de manera que todo el episodio se borra de la memoria y a la mañana siguiente no lo recuerdan. Estas personas, a veces se despiertan docenas de veces durante la noche, y sin embargo no tienen conciencia de ello y al día siguiente creen que han dormido de un tirón. Sin embargo, el tiempo total que han estado durmiendo ha sido menos de lo normal, por lo que se sienten somnolientos todo el día, y corren peligro de quedarse dormidos, por ejemplo mientras conducen un coche. De hecho, parece que un porcentaje considerable de los accidentes de tráfico se deben a trastornos en el sueño. Por eso es muy importante el dormir adecuadamente, todo el tiempo que sea necesario, y consultar al médico si nos despertamos con sensación de no haber descansado suficiente.

 

 

 

Hay ciertos grupos de neuronas que están en el tronco del encéfalo, pero sus prolongaciones se extienden por todo el cerebro, hacen conexiones con la mayoría de las neuronas en la corteza cerebral, y liberan sobre éstas acetilcolina y aminas. Estos neurotransmisores mantienen activadas a las neuronas corticales y permiten el funcionamiento de la corteza durante la vigilia. Durante el sueño lento esta liberación de acetilcolina y aminas disminuye. Al verse privadas de esta activación, las neuronas de la corteza dejan de responder a los estímulos y entramos en el sueño lento. Durante el sueño lento la información que viene de los sentidos es interrumpida antes de que llegue a la corteza, y por eso no somos conscientes de los estímulos externos (sin embargo, un estímulo lo bastante intenso puede romper esta barrera y llegar a la corteza, y por eso un ruido intenso, por ejemplo, nos puede despertar).

            Al dormirse se entra primero en la fase de sueño lento. Al cabo de un tiempo se pasa al otro tipo de sueño, que es la fase REM. Luego se vuelve al sueño lento, y más tarde otra vez al sueño REM, y en total cada noche se tienen unos cuatro o cinco episodios de sueño REM alternados con episodios de sueño lento. El sueño REM se caracteriza en el EEG porque el registro es prácticamente igual al que existe cuando se está despierto (ondas pequeñas y rápidas). Sin embargo el sujeto sigue profundamente dormido. De hecho durante el sueño REM el sujeto resulta más difícil de despertar que durante el sueño lento. En esta fase el cerebro tiene una intensa actividad, y el consumo de oxígeno por el cerebro (y el gasto de energía) es mayor durante esta fase incluso que durante la vigilia. Durante el sueño REM los globos oculares se mueven rápidamente de un lado a otro debajo de los párpados, y esto es lo que da nombre a esta fase (REM son las siglas en inglés de “movimientos rápidos de los ojos”). Además, esta fase es cuando se producen los sueños o ensoñaciones, y si se despierta el sujeto durante el sueño REM habitualmente puede referir lo que estaba soñando.

 

¿Sabía que...? 

 

 ¿SUEÑAN LOS GATOS CON RATONES?

 

Naturalmente, no podemos saber qué es lo que experimentan los animales cuando duermen, pero los animales (todos los mamíferos y aves) tienen fases de sueño REM que son semejantes a las que aparecen en humanos, por lo que podemos suponer que también tienen sueños.

Durante el sueño REM soñamos que nos hacemos cosas, nos movemos, corremos, etc, sin embargo esta actividad no la estamos realizando en realidad. Parece que la corteza realmente envía órdenes a los músculos para producir estos movimientos, pero durante la fase REM los músculos están paralizados y no obedecen estas órdenes, y esto impide que nos movamos durante el sueño.

Esta parálisis muscular durante el sueño REM se origina en un centro determinado del tronco del encéfalo. Si en un gato se lesiona este centro, la parálisis desaparece. Un gato con esa lesión es aparentemente normal, pero cuando está durmiendo y en la fase REM, el animal corre de un lado para otro como si persiguiera un ratón imaginario. Cabe suponer que está soñando que caza ratones, y que está realizando los movimientos de lo que está soñando.

 

 

 

            Durante la vigilia, se está liberando en la corteza acetilcolina y aminas, que mantienen a las neuronas activas. Durante el sueño lento la liberación de estos dos neurotransmisores disminuye, y la corteza disminuye su actividad. Durante el sueño REM la liberación de acetilcolina aumenta otra vez, y eso estimula a la corteza a un intenso funcionamiento, sin embargo, la liberación de aminas permanece baja, y eso hace que el funcionamiento de la corteza sea distinto al que existe en la vigilia. Esta actividad de la corteza es probablemente la que produce la experiencia subjetiva de los sueños, por ejemplo durante la fase REM se producen descargas de actividad en la corteza visual, que probablemente se corresponden con las imágenes que vemos durante el sueño. Debido a la falta de aminas, no funciona el razonamiento lógico en la corteza, y por eso los sueños son absurdos, y sin embargo durante el sueño no nos extraña su falta de lógica. También se interrumpe la fijación de la memoria, y por eso los sueños se olvidan rápidamente (cuando nos despertamos podemos recordar, de forma fragmentaria lo que estábamos soñando en ese momento, pero al cabo de unos minutos lo hemos olvidado, a menos que lo “repasemos” estando despiertos, con lo que le permitimos que se fije).

 

¿Sabía que...? 

 

EL SONAMBULISMO

 

El sonambulismo o “caminar dormido” es un trastorno bastante frecuente. Podríamos pensar que los sonámbulos están poniendo en práctica lo que están soñando. En realidad, no es así. El sonambulismo no aparece en la fase REM, que es cuando se producen los sueños, sino durante el sueño lento. El sonámbulo no suele tener un comportamiento complicado, sino que camina por la habitación, y habitualmente vuelve a acostarse al cabo de un rato. Si se le despierta, suele mostrarse confuso y desorientado durante unos minutos, lo que se explica por la inactivación de la corteza que existe durante el sueño lento. Parecido al sonambulismo es la somniloquia, o hablar dormido. La somniloquia también se produce durante el sueño lento, por lo que el habla suele ser incoherente e incomprensible. Los que escuchan a alguien hablar dormido con la esperanza de descubrir algún secreto suelen verse defraudados. No se conoce la causa del sonambulismo o de la somniloquia.

 

Existe algún caso en que desaparece la parálisis que normalmente se produce durante la fase REM, y entonces el sujeto “pone en práctica” lo que está soñando. Esto sin embargo es distinto del sonambulismo propiamente dicho, y es mucho más raro. En estos casos el comportamiento suele ser más complejo, y puede ser potencialmente peligroso (puede soñar que está luchando con un león y atacar a la persona que tenga más cerca).

 

 

 

¿Cuál es la función del sueño? Todos los animales superiores, sin excepción, duermen, por lo que podemos suponer que el sueño debe tener alguna función muy importante. Sin embargo, no se sabe cuál pueda ser esta función. La teoría clásica de que el sueño sirve para “descansar” al cerebro, no es consistente, puesto que sabemos que el cerebro durante el sueño no “descansa” sino que al contrario está muy activo. Aunque existen muchas teorías sobre cual es la función del sueño, ninguna está completamente demostrada. Se ha propuesto que el sueño podría servir para clasificar y organizar las memorias de los acontecimientos que han tenido lugar durante el día. También se ha pensado que podría servir para ahorrar energía durante la noche: puesto que de noche no se puede realizar actividad por la falta de luz (antes de que se inventara la luz artificial), lo mejor es permanecer inmóvil para gastar la menor cantidad de energía posible, y el sueño aseguraría que el sujeto permaneciera en ese estado inmóvil. Sin embargo, muchas especies animales no duermen durante la noche sino durante el día.

Consideración aparte merece la función de las ensoñaciones que tenemos durante la fase REM del sueño. Algunos investigadores sostienen que las ensoñaciones no tienen ninguna función, serían nada más un subproducto de la actividad del cerebro durante la fase REM. Una característica de las ensoñaciones es que tienen un componente emocional muy acentuado, durante los sueños sentimos miedo, ansiedad, felicidad, etc. Según cierta teoría esto serviría para que el cerebro procesara los conflictos emocionales. Por ejemplo, si durante el día nos encontramos en situaciones que nos producen ansiedad, tendremos sueños que también producirán ansiedad. Eso permitirá al cerebro adaptarse a esa emoción y enfrentarse mejor a ella cuando se produzca durante la vigilia.

 

¿Sabía que...? 

 

¿ES POSIBLE APRENDER DURANTE EL SUEÑO?

 

Alguna vez se ha especulado si sería posible aprender durante el sueño. Por ejemplo, el escritor Aldoux Huxley ya apuntaba esa posibilidad en su novela “Un mundo feliz”. Sería estupendo que pudiéramos ponernos unos auriculares al acostarnos, y al levantarnos nos supiéramos la lección sin ningún esfuerzo. Por desgracia, parece que esto no es posible. Prácticamente todos los estudios que se han realizado muestran que la información que se intenta suministrar durante el sueño luego no se recuerda. Lo que sí parecen indicar algunos estudios es que se aprende mejor después del sueño. Es decir, si se aprende algo y después se duerme un tiempo, tras el sueño se recuerda mejor lo aprendido que si no se ha dormido. Esto estaría de acuerdo con la teoría de que el sueño sirve para organizar las memorias, y según esto parece que no es buena idea quedarse estudiando la noche antes del examen.