El poblamiento
Ibérico: la Subbética.
Almedinilla y Cabra
Volver a Página principal

Proyectos: "Estudio arqueológico de la comarca de Almedinilla (Córdoba)" y HAR2013-43683-P:
"Resistencia y asimilación: la implantación romana en la Alta Andalucía"
-

   
       El territorio del Cerro de la Cruz
       
          Medio físico Yacimientos Análisis espacial Bibliografía © Mar Zamora Merchán, 2010
     Introducción  

El medio geográfico físico

Relieve

      La depresión de Priego está formada por materiales calizos, fácilmente erosionables.  Ello ha dado lugar a formas de relieve complejas, y  a pesar de ser una unidad estructural deprimida y cóncava (una depresión) presenta varias elevaciones en su interior. Todo ello hace difícil que la zona sea percibida sobre el terreno como una misma unidad geográfica.
 


Cerro de la Cruz. Foto: M. Zamora

 
   

 El equipo

 
   

 Artículos on-line

 
       
     El Cerro de la Cruz  
     ▪ El territorio  
       ▪ El yacimiento  
       Los materiales  
       
   

  

 
 

 

  

 
     Cerro de la Merced        La mejor guía para entender la organización de esta formación estructural es atender a la disposición de la red hidrográfica.
La depresión se corresponde a grandes rasgos con la cabecera del río Salado y con parte de la cabecera del río San Juan (la que corresponde a su afluente el Almedinilla), confluentes ambos del Guadajoz
(Ortega Alba, 1975:29). Entre estos valles se localizan varias elevaciones interiores, como son la Sierra de los Leones, la Sierra de los Judíos y la Sierra de Albayate.

    Todo el conjunto es contiguo por su Oeste al valle medio del Genil, que se comunica naturalmente con la depresión de Priego-Alcaudete a través del paso de Carcabuey.

 
       ▪ El territorio  
 

 

   ▪ El yacimiento  
       Los materiales  
       ▪ Musealización  
   

   Premios

 
   

  

 
       
       
       


Mapa de situación de la Depresión de Priego-Alcaudete,
con indicación de los principales yacimientos arqueológicos de período ibérico.


Vista del paso de Carcabuey desde el Cerro del Castillo. Foto: M. Zamora

 
   

 

 


Clima


   En términos generales, el clima de esta zona andaluza es un clima mediterráneo subcontinental semihúmedo, con veranos secos y calurosos e inviernos templado-fríos, temperatura media anual inferior a los 16-19º C, y precipitaciones entre 550 y 950 mm
(Vaquerizo, Quesada, Murillo 2001:19).

     Debido a las elevaciones orográficas del interior de la depresión (Sierra de los Judíos y de los Leones) y a las elevaciones montañosas que la bordean (algunas de considerable altura sobre la llanura como, por ejemplo, la del Cerro de la Cruz) es
frecuente la aparición de microclimas. Las elevaciones acaparan mayor concentración de nubosidad y humedad y, por tanto, las precipitaciones afectan de diferente modo a unas áreas y a otras.

 

Vegetación

     La vegetación existente hoy en la depresión de Priego-Alcaudete es tan sólo un lejano reflejo de la que hubo durante la 2ª Edad del Hierro, ya que ha sido secularmente sustituida por cultivos, fundamentalmente por olivar. No obstante, la declaración del Parque Natural de las Sierras Subbéticas (Decreto 232/1988, de 31 de mayo, BOJA 49/1988, de 24 de junio) constituye cierta garantía de la autoctonía de la vegetación allí existente.

(Subir)


 Foto: M. Zamora

 
 

Los principales yacimientos del entorno

     La Depresión de Priego-Alcaudete es una zona rica en yacimientos arqueológicos  de todas las etapas de la Historia. Además de en el Cerro de la Cruz, los principales yacimientos en los que se ha documentado ocupación durante el período ibérico son:

 
     - el Cerro de Las Cabezas (Fuente Tójar);
     - Camino del Tarajal (Priego de Córdoba);
     - La Almanzora (Luque);
     - el cerro del Castillo (Carcabuey);
     - Torre Alta (Priego de Córdoba):
     - Cerro de la Celada (Alcaudete).

     En términos generales, lo característico del emplazamiento de estos yacimientos es su posición en altura, sobre cerros, lo que permite tener una buena defensa del sitio así como amplia visibilidad del entorno en derredor.

(Subir)


Vista del Cerro del Castillo, Carcabuey.
Foto: M. Zamora

 

Análisis espacial:
la articulación del territorio

La accesibilidad del entorno próximo al yacimiento

     La medida de la accesibilidad de un lugar normalmente se hace en función de la distancia que es posible recorrer desde o hacia él en un tiempo determinado. Por ejemplo, qué distancia puede recorrer una persona que, partiendo de un asentamiento y alejándose del mismo camine en línea recta durante una 1 hora. Si ello se midiese en cada una de las direcciones en las que es posible tomar en la partida (radios en torno al asentamiento hasta completar los 360º del círculo), se obtendría una línea isocrona de distancia en torno al yacimiento.

      Una isocrona es una línea que une puntos sobre el terreno que están a la misma distancia temporal (por ejemplo, a 2 horas caminando) de otro punto dado (el yacimiento), punto que siempre quedará en el interior del polígono formado por la línea isocrona. Cuanto más fácil de transitar sea el terreno (cuanto más lejos se pueda llegar desde el yacimiento caminando durante 1 hora) mayor será la superficie comprendida dentro de la isocrona.




 Aspecto de un mapa de Isocronas. M. Zamora

 

     Del análisis del gráfico de la figura siguiente se desprende que el Cerro La Almanzora, el de La Celada y el Cerro de las Cabezas son los topográficamente más accesibles, mientras que el Cero de la Cruz es el yacimiento que tiene a su alrededor el terreno más difícil de transitar.


Isocronas de 1 hora de distancia en torno a los yacimientos. Un Modelo Digital del Terreno (en color verde) ha servido
como base para calcular los polígonos de distancia (en color anaranjado) en torno a cada yacimiento.
El gráfico de barras muestra las hectáreas comprendidas dentro de los polígonos.

Los suelos de cultivo

     Los tipos de suelo de 1er orden que aparecen en la zona de estudio son tres: entisoles, inceptisoles y vertisoles (Gómez-Miguel 2008).

     El tipo de suelo en el entorno de los asentamientos suele estar en consonancia con lo abrupto del terreno circundante. Allí donde la pendiente es más acusada es más difícil encontrar suelos desarrollados (profundos) y por tanto predominan los entisoles, que a su vez son los suelos menos apropiados de toda la zona para el aprovechamiento agrario.

     El Cerro de las Cabezas presenta la ventaja de ser el yacimiento que dispone en su entorno de mejores tierras de cultivo con respecto al resto de asentamientos analizados. En concreto, al pie del Cerro de las Cabezas existe una amplia mancha de suelos vertisoles, tipo de suelo de gran fertilidad que se relaciona con el nacimiento de grandes civilizaciones (Gómez-Miguel 2008:182), siendo éste de aquí el último vestigio por el Este de la gran mancha de vertisoles que cubre a grandes rasgos el valle del Guadalquivir.

      Sin embargo el entorno inmediato del Cerro de la Cruz es poco propicio para el cultivo agrario,  pues la mayoría del suelo comprendido dentro de la isocrona de 1 hora de distancia está compuesto por entisoles. Ello refuerza la vocación pastoril de la economía del poblado, cuya fauna doméstica estuvo formada en su mayor parte por caprinos y ovinos.
 

La visibilidad del entorno

     El modo más básico en el que el ser humano se relaciona con su entorno es a través del sentido de la vista. Es también el sentido que le permite captar y transmitir información a mayor distancia (comunicación mediante señales visuales). Por ello, es un elemento importante en la articulación de los territorios de la Antigüedad. 

     La visibilidad desde los asentamientos ibéricos de la zona es notable, sobre todo la que existe desde el Cerro de las Cabezas. Esta amplia visibilidad desde el enclave de los poblados ayuda a preparar la defensa ante la llegada de posibles atacantes. El factor defensivo parece cobrar mayor importancia durante la baja época ibérica, cuando el ejército romano comienza su presencia en la península ibérica. Por ejemplo, el poblado de Camino del Tarajal se abandona tras el ibérico pleno, pero a su vez comienza la ocupación del vecino cerro de Torre Alta durante el ibérico final, en un emplazamiento más inaccesible y con amplia visibilidad.


Diferencia entre el tipo de emplazamiento del yacimiento del Ibérico Pleno  Camino del Tarajal (B), formación tabular
de cierta altura en el fondo de un corredor entre elevaciones montañosas, y el emplazamiento del yacimiento
del Ibérico Final de Torre Alta (A), sobre un cerro de mayor altura. Foto: M. Zamora.

     Tan importante como la amplitud de la visibilidad desde los asentamientos es quizás la intervisibilidad de éstos con los demás, necesaria para poder establecer comunicación mediante señales visuales.

     El Cerro de la Celada es el único yacimiento que es intervisible con todos los poblados. Le sigue el Cerro de las Cabezas, que mantiene intervisibiliad con todos excepto con el Cerro del Castillo, aunque divisa zonas que están muy cercanas al mismo (a poco más de 200 m de distancia).

     Torre Alta es visible desde el Cerro del Castillo, Cerro de las Cabezas, La Almanzora y el Cerro de la Celada, quedando oculto a la vista desde el Cerro de la Cruz debido al obstáculo de la Sierra de los Judíos.

     Desde el Cerro del Castillo se puede divisar el yacimiento de Torre Alta, el Cerro de la Cruz y el Cerro de la Celada.

     El cerro de la Almanzora es intervisible con el de las Cabezas, el de la Celada y con Torre Alta.

     Por último, el Cerro de la Cruz tiene intervisibilidad con el yacimiento central y probablemente más importante de la zona, el Cerro de las Cabezas, y también con los otros dos periféricos, el cerro del Castillo de Carcabuey y el Cerro de la Celada.


Conclusión: el Cerro de la Cruz en el territorio

     El poblado ibérico del Cerro de la Cruz se encuentra en la periferia de la Depresión de Priego-Alcaudete, en un enclave secundario (no óptimo) para el desarrollo del hábitat humano si se le compara con las cualidades de otros enclaves cercanos,  ya que no está próximo a buenas tierras de cultivo aunque éstas existen en otras zonas de la depresión (sobre todo en el entorno del Cerro de las Cabezas de Fuente Tójar).

     Sin embargo, presenta tres ventajas. La primera tiene que ver con su aptitud para la defensa del sitio, ya que se trata de un cerro escarpado y de difícil acceso. La segunda, también importante para la defensa, es la visibilidad existente desde su cima. La tercera y mayor ventaja del enclave del Cerro de la Cruz parece haber sido la proximidad al cauce del río Almedinilla y al paso natural originado por dicho curso de agua y que comunica la depresión con la zona sur peninsular. Unas condiciones naturales bastante similares (aunque con menos facilidad para la comunicación visual) son las que posee el enclave del cerro del Castillo de Carcabuey, en el oeste de la zona de estudio, y que se sitúa a las puertas del paso natural hacia el vecino valle medio del río Genil, de gran riqueza arqueológica.

     A su vez, además de los asentamientos principales, en las inmediaciones de éstos existirían otros núcleos menores rurales dependientes (como quizás fueron para el caso del Cerro de la Cruz los yacimientos de La Llaná y Los Castillejos, también en el municipio de Almedinilla),  algunos de tipo religioso (como la Cueva de la Murcielaguina, en el municipio de Priego) y otros que pudieron servir de apoyo para el control del territorio como los llamados recintos tipo torre (Turres Baeticae), presentes en Andalucía durante la Protohistoria y el período romano y de los cuales hay algunos ejemplos en la depresión.

(Subir)

 

Bibliografía

BERNIER LUQUE, J.; SÁNCHEZ ROMERO, C.; JIMÉNEZ URBANO, J.; SÁNCHEZ ROMERO, A. (1981): Nuevos yacimientos arqueológicos en Córdoba y Jaén, Publicaciones del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, Córdoba, 110 p. más cartografía, figuras e índices.

BURILLO MOZOTA, F. (1980): El valle medio del Ebro en época ibérica. Contribución a su estudio en los ríos Huerva y Jiloca Medio, Institución «Fernando el Católico», Zaragoza, 392 p.

CARRILLO DÍAZ-PINÉS. J.R.(1998): “Turres Baeticae: una reflexión arqueológica”,  Anales de Arqueología Cordobesa, 10, pp. 33-86.

GIMÉNEZ SOLER, A. (1923): El problema de las variaciones del clima del Valle del Ebro, Zaragoza.

GÓMEZ ROPERO, M. (1997): “Geografía Física y Humana”, en Museo Histórico Municipal Priego de Córdoba (Coord.): Priego de Córdoba. Guía multidisciplinar de la ciudad y su territorio, Ayuntamiento de Priego de Córdoba, Diputación Provincial de Córdoba, CajaSur Obra Social y Cultural, Córdoba, pp. 11-35.

GÓMEZ-MIGUEL, V. (Coord.) (2006): Geología, Geomorfología y Edafología, Monografías del Atlas Nacional de España, Instituto Geográfico Nacional, Madrid. Mapa de Suelos de España 1:1.000.000. Instituto Geográfico Nacional (Edición cartográfica), Vicente Gómez-Miguel (Información temática), 2005.

LÓPEZ FLORES, I. (2009): “Informe antropológico”, en Quesada, Muñiz, Kavanagh 2009: Informe preliminar de las excavaciones en el Cerro de la Cruz de Almedinilla, Informe inédito.

LÓPEZ LÓPEZ, I.M.; LUNA OSUNA, M.D. (1992): “La Almanzora: dos alfareros gálicos, en formas completas, procedentes de contexto funerario”, Antiqvitas, 3, pp. 46-49.

MARTÍNEZ SÁNCHEZ, R. (2009): “Cerro de la Cruz (Almedinilla, Córdoba). La fauna mastozoológica en las estancias de los molinos, de las ánforas y de las pesas de telar. Campañas de 2006, 2007 y 2008, en Quesada, Muñiz, Kavanagh 2009: Informe preliminar de las excavaciones en el Cerro de la Cruz de Almedinilla, Informe inédito.

MONTILLA, S.; RISQUEZ, C.; SERRANO, J.L.; COBA, B.E. (1989): “Análisis de una frontera durante el horizonte ibérico en la depresión Priego-Alcaudete”, en BURILLO, F. (ed.): Fronteras, Arqueología Espacial, 13, Teruel, pp. 137-149.

MOREIRA, J.M. (Coord.) (2000): Reconocimiento Biofísico de Espacios Naturales Protegidos. Parque Natural Sierras Subbéticas, Junta de Andalucía, Consejería de Medio Ambiente.

MORENO ROSA, A. (1997): “Prehistoria y Protohistoria”, en Museo Histórico Municipal Priego de Córdoba (Coord.): Priego de Córdoba. Guía multidisciplinar de la ciudad y su territorio, Ayuntamiento de Priego de Córdoba, Diputación Provincial de Córdoba, CajaSur Obra Social y Cultural, Córdoba, pp. 73-103.

MURILLO, J.F.; QUESADA, F.; VAQUERIZO, D.; CARRILLO, J.R.; MORENA, J.A. (1989): “Aproximación al estudio del poblamiento protohistórico en el sureste de Córdoba: unidades políticas, control del territorio y fronteras”, en BURILLO, F. (ed.): Fronteras, Arqueología Espacial, 13, Teruel, pp. 151-172.

ORTEGA ALBA, F. (1975): El sur de Córdoba. Estudio de Geografía agraria, Publicaciones del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, Córdoba, 2 Vols.

PÉREZ VERBENA, J. (2000): “Potencialidad agrícola y estrategia defensiva: Un binomio estructurado en el Rincón de Ademuz durante el Ibérico Pleno”, III Reunió sobre Economia en el Món Ibèric, SAGVNTVM-PLAV, Extra-3, pp. 109-114.

QUESADA SANZ, F. (1992): “Notas sobre el armamento ibérico de Almedinilla”, Anales de Arqueología Cordobesa, 3, pp. 113-135.

QUESADA SANZ, F.; VAQUERIZO GIL, D. (1990): “Un proyecto de investigación arqueológica en Córdoba: ‘Protohistoria y romanización en la Subbética cordobesa”, Anales de Arqueología Cordobesa, 1, pp. 7-45 más láminas.

RUIZ, A.; MOLINOS, M. (1989): “Fronteras: Un caso del siglo VI a. N.E:”, Arqueología Espacial, 13, Fronteras, Teruel.

STYLOW, A.U. (1983): “Inscripciones Latinas del sur de la provincia de Córdoba”, Gerión, 1, Universidad Complutense de Madrid, pp. 267-303.

VAQUERIZO GIL, D. (1985): “La cueva de la Murcielaguina, en Priego de Córdoba, posible cueva-santuario ibérica”, Lvcentvm IV, Anales de la Universidad de Alicante, Prehistoria, Arqueología e Historia Antigua, pp. 115-124.

- (1987): “Aproximación a la arqueología en la Subbética cordobesa”, Revista de Arqueología, 77, pp. 10-19.

VAQUERIZO, D.; MURILLO, J.F.; QUESADA, F. (1991): “Avance de la prospección arqueológica de la Subbética cordobesa: la depresión de Priego-Alcaudete”, Anales de Arqueología Cordobesa, 2, pp. 117-170.

VAQUERIZO GIL, D.; QUESADA SANZ, F.; MURILLO REDONDO, J.F. (2001): Protohistoria y romanización en la Subbética Cordobesa. Una aproximación al desarrollo de la cultura ibérica en el sur de la actual provincia de Córdoba, Junta de Andalucía, Universidad de Córdoba, 331 p.

VERA, A.L. (1990): “El medio físico de la comarca de Priego de Córdoba”, Antiqvitas, 1, pp. 3-7.
 

   
 
   

 

   

 
       ©
Diseño web:
        F. Quesada M. Zamora
 
        Última actualización
        26/07/2017

 
   

 

 

Convenio Universidad Autónoma de Madrid -

 Ayuntamiento de Almedinilla (Córdoba)

  Ayuntamiento de
   Cabra (Córdoba)

 


Proyectos: "Estudio arqueológico de la comarca de Almedinilla (Córdoba)" y "
HAR2013-43683-P Resistencia y asimilación: la implantación romana en la Alta Andalucía. Estudio y musealización del Cerro de la Merced y Cerro de la Cruz (Córdoba) y su territorio"