Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

Noticias

Jerome S. Bruner, prestigioso psicólogo estadounidense y Doctor Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Madrid, falleció el pasado 5 de junio en Nueva York

14/06/2016

Jerome S. Bruner (1915-2016) falleció en Nueva York, la ciudad en la que nació y a la que volvió tras décadas como profesor en las universidades de Harvard y de Oxford. Era miembro del claustro universitario de la UAM desde su nombramiento como Doctor Honoris Causa en 1986.

Jerome Bruner
Jerome Bruner

Desde la primera mitad del siglo XX fue ya un psicólogo famoso por sus estudios experimentales sobre la percepción, el pensamiento o el aprendizaje. Seguiría abriendo brecha en el campo de la comunicación prelingüística, la adquisición del lenguaje, la interacción temprana adulto-niño o las primeras habilidades motrices. Sin embargo, sus intereses intelectuales le llevaron a explorar otras disciplinas, como la educación, la lingüística, la antropología, la primatología o el derecho.

Durante décadas, esa interdisciplinariedad apareció como objetivo de ensayos individuales o colectivos. En la década de los 70 dirigió un equipo de investigadores en el Reino Unido que sentó las bases de profundas reformas en la educación infantil. En Italia ha contribuido a poner en marcha la interesante reforma de las escuelas de Regio Emilia. Su libro La educación puerta de la cultura (1996) representa una interesante recopilación de sus últimas aportaciones al tema, con un prólogo en español en el que se refiere a las reformas educativas en España.

En muchos libros de Historia aparece reconocido, junto a sus colegas G. Miller y Noam Chomsky, como uno de los padres de la llamada Revolución Cognitiva, la alternativa al conductismo que negó la posibilidad de estudiar científicamente los procesos mentales. En la educación apostó siempre por la necesaria reforma del sistema y por acercar la ciencia y el arte a los primeros años escolares.

Su trayectoria fue muy atípica, a contracorriente de la creciente especialización, buscando siempre establecer nuevas relaciones entre el conocimiento fragmentado de las diversas ciencias sociales y aspirando a una visión cada vez más global y más comprehensiva, como se puede apreciar en varias de sus obras más teóricas de las últimas décadas: La fábrica de historias: derecho, literatura y vida (2003); o Minding the Law (2002). Convencido de la importancia de abordar los problemas en lo que calificaba como una doble espiral, profundizando en su desmenuzamiento y análisis y relacionándolos, simultáneamente, con aspectos y cuestiones más generales.

Desde finales de los años 70 del siglo pasado visitó con frecuencia España y ofreció conferencias y charlas en varias universidades. Hace apenas unos días que preguntaba por sus amigos españoles, por su Residencia de Estudiantes en la que tan en casa se sintió siempre. Significaron mucho para él esas visitas. Además de un hombre muy culto, de un extraordinario científico, fue siempre un ciudadano profundamente comprometido con la lucha por la democracia.