Artículos

La malaria, un índice de deterioro social

05/09/2017
09_05_malaria En la presente tabla se muestran las principales zonas afectadas por la malaria, destacándose los países con mayor afectación. Así mismo, se indica qué especies predominan, así como sus vectores de transmisión principales

Cada año la malaria afecta a más 200 millones de personas, ocasionando cerca de 500 mil muertes. Alejando Rodríguez Gijón, estudiante del grado de Biología en la UAM, nos presenta aquí algunos datos sobre el impacto económico, educativo y social de esta enfermedad que es producida por parásitos del género Plasmodium.

Por Alejando Rodríguez Gijón

Muchos análisis muestran que la investigación biosanitaria y la inversión en el control y eliminación de la malaria se hayan directamente relacionadas con un beneficio económico. En el continente americano, por ejemplo, una reducción del 10% en la incidencia de la malaria entre los años 1965 y 1990 provocó una subida del 0,3% en el PIB.

El coste promedio anual en América para controlar la malaria ronda los 2,21 dólares por persona, presupuesto que incluye partidas relacionadas con la prevención de la enfermedad, como pueden ser la educación, la compra y uso de productos químicos y el cuidado ambiental.

Otro dato económico significativo relacionado con la malaria es que los países más ricos del mundo se hallan libres de esta enfermedad.

La malaria también tiene un impacto sobre la educación. En Sri Lanka, por ejemplo, se comprobó que la eliminación completa de la malaria en determinadas zonas de la isla permitía entre los escolares un aumento del 40% de la probabilidad de desarrollar una capacidad lectora competente.

En Paraguay, jóvenes nacidos en periodos de ausencia o de menor impacto de la malaria mostraron un incremento de aproximadamente 0,77 años de escolarización frente a los nacidos en épocas de fuerte impacto de la enfermedad.

Sobra agregar que conocer la enfermedad permite prevenirla. Y en esto juega de nuevo la educación. Las clases bajas en África generalmente se relacionan con una educación pobre y un conocimiento ínfimo sobre el riesgo de la enfermedad y cómo prevenirla, por lo que la obtención de medicamentos o la realización de una correcta profilaxis a nivel individual o familiar se torna casi nula, aumentando así la mortandad de la enfermedad y el número de infectados.

En cuanto a las circunstancias sociales y su relación con la malaria, resulta claro que la situación de cada país es una variable de alto impacto en la proliferación y afección de la enfermedad. Los estudios muestran grandes variabilidades entre las áreas rurales y metropolitanas y entre las clases sociales.

Un ejemplo es la ciudad de Kumasi, al sur de Ghana. Al haber sufrido un rápido proceso de urbanización, su demanda de alimentos creció paralelamente, lo que indujo a que las áreas rurales colindantes se destinaran a la agricultura. Estas zonas de huertas, con una humedad  alta derivada de los regadíos, permitieron la proliferación de especies de Anopheles gambiae, vectores de la enfermedad, con el consecuente aumento de afectados por la malaria.

En los alrededores de Blantyre (Malawi), una zona relativamente pobre, los habitantes comprobaron que una mejora en las necesidades básicas de sus viviendas decrecía el riesgo de verse afectados por la enfermedad.

Otro caso ilustrativo es el de Ahmedabad, una ciudad situada al noroeste de la India, donde existe un fuerte impacto de malaria entre los más pobres, y no así entre los que cuentan con mejores recursos. En esta ciudad, un aumento en ingresos, estudios y trabajo se corresponde con un descenso en las tasas de malaria, pues estos recursos permiten acceso a medicamentos, a agua limpia y al conocimiento necesario para prevenir la enfermedad.

En suma, todos estos ejemplos y datos nos permiten concluir que la malaria, aún a día de hoy, sigue siendo un índice de deterioro económico, educativo y social.

 

Alejando Rodríguez Gijón es un estudiante del grado de Biología de la Universidad Autónoma de Madrid que colabora en el departamento de Genética Molecular de Plantas en el Centro Nacional de Biotecnología. Sus principales intereses científicos recaen en ámbitos tan dispares como la neurobiología, la biotecnología y la microbiología