Go to main contentGo to main menu

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Noticias

El problema del agua y la comunidad universitaria

10/09/2010

El pasado mes de mayo el BOE publico la constitución de la Fundación Española del Agua y el nombramiento de Fernando López Vera como su Presidente, quien es catedrático de Geodinámica Externa e Hidrogeología en la UAM.

¿Qué es esta fundación?

Es una institución de naturaleza fundacional sin ánimo de lucro, de nacionalidad española, ámbito estatal y países extranjeros en misiones de cooperación internacional, bajo protectorado del Ministerio de Medio Ambiente Medio Rural y Marino. Su Patronato está constituido por representantes de diversas administraciones autonómicas y de la sociedad civil: asociaciones profesionales, centros de investigación, la universidad (FGUAM) y la empresa privada. La UAM ha desempeñado un papel fundamental en la constitución de la misma.

¿Por qué una fundación sobre agua subterránea?

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2008 el 32,2 % del agua captada para el suministro de agua a hogares, sectores económicos (exceptuando el regadío), consumos municipales y otros, eran agua subterráneas; el 64,8 % aguas superficiales y un 3,0 % eran aguas desaladas. Este suministro constituye el 14,5 % del uso de agua en España; otro 75% del consumo del agua se destina al regadío y en este sector el agua de origen subterráneo constituye el 29,5 %. El resto del uso del agua lo es en el medioambiente y otros usos, entre ellos el agua embotellada de mesa, sector que factura anualmente más del doble del resto de las bebidas embotelladas y los usos en hidroterapia en balnearios, todos ellos de origen subterráneo.

El agua subterránea, y los acuíferos que las contienen, desempeñan importantes servicios medioambientales, como constituir la parte principal de la regulación natural del caudal de los ríos, lo que los hidrólogos denominamos flujo de base; el sostenimiento de numerosos humedales y otros ecosistemas asociados como los criptohumedales, que son importantes elementos del paisaje en zonas sub-áridas y sub-húmedas, como la mayor parte de la Península. Los criptohumedales están poco estudiados desde el punto de vista hidrogeológico, no obstante soportar una flora y fauna importante para la biodiversidad; en estos estudios destaco nuestro malogrado colega Prof. Fernando González Bernáldez. Otro uso medioambiental de los acuíferos profundos es su utilización como almacén subterráneo de CO2, gas natural y residuos peligrosos; aparte del aprovechamiento geotérmico de alta, media y baja entalpía.

En la actualidad el agua subterránea constituye el pilar sobre el que se asienta los planes de contingencia por sequía y ciertos desastres naturales y se perfila como el principal elemento regulador para mitigar las alteraciones en el ciclo del agua que produzca el cambio climático.

No obstante la diversidad y complejidad de funciones del agua subterránea, científicamente el problema se reduce a resolver problemas de geología, del medio poroso, el flujo de fluidos a su través y a las interacciones químicas entre el fluido y las rocas.

A pesar de la importancia social, económica y medioambiental del agua subterránea, por su naturaleza oculta es la menos conocida y a la que se la presta menos atención. Su explotación se debe mayoritariamente a la iniciativa privada con un deficiente control de la administración. Por otra parte, constituye la mitad invisible del ciclo continental del agua, por lo que hasta que no se resuelvan los problemas que las afectan no resolveremos la actual crisis del agua.

¿Cuáles son sus objetivos?

El diagnostico de los problemas del agua es bien conocido y existe unanimidad en que el nudo gordiano lo constituye su gestión, por eso los fines de la Fundación son contribuir a la mejor GESTIÓN SOCIAL, TÉCNICA Y MEDIOAMBIENTAL del agua y especialmente del agua subterránea, (puesto que aguas superficiales y subterráneas forman un ciclo único).

Existe un importante déficit en la gestión social del agua, en lo se ha dado en llamar su gobernanza. Son necesarias nuevas normas legales, organizar la concertación social y la participación pública.
La gestión técnica y medioambiental la agrupamos en la gestión operativa o manejo del agua y en ella también se presentan serias carencias en cuanto a formación e investigación.

Para abordar sus objetivos la Fundación trabaja en red con instituciones afines, por citar algunos ejemplos: con el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) en materia de difusión y divulgación, con la Plataforma Tecnológica Española del Agua (PTEA) estamos colaborando en la elaborando estudios de análisis del sector, etc.

¿Con que medios se abordan en España la gestión del agua?

Esta cuestión es muy amplia, pues implica múltiples factores entre otros: institucionales, legislativos, de recursos humanos… quizás este último sea el que más nos interesen aquí.

Para gestionar el agua, las administraciones públicas (estatal, autonómica y local) disponen de unos 70.000 funcionarios y empleados. El sector privado del agua (según datos de la PTEA) se estructura en 24.330 empresas entre fabricantes de tecnología, operadores y gestores, ingenierías y consultorías, agua embotellada, empresas de servicios y otras empresas; que en 2008 facturaron en conjunto 23.162.414 miles de euros y dieron empleo a 166.974 personas.

Es de destacar que en la gestión operativa del agua estamos viviendo un momento en el que la construcción de infraestructuras hidráulica (presas, canales...) cede el mayor protagonismo a la tecnología (desalación depuración, potabilización…) y se demandan nuevos instrumentos tecnológicos de investigación y gestión.

¿Cuál es el panorama en nuestro país en formación e investigación sectorial del agua?

Según la encuesta de la PTEA antes citada existen en España solo 17 centros de formación e investigación de los cuales solo tres son de excelencia: los “consolider” liderados respectivamente por la ETSI Agrónomos de Córdoba que trabajan sobre Ahorro y mejora productiva del agua de riego, la Universidad de Alcalá, que trabaja sobre el Tratamiento y reutilización de aguas residuales y la Red de laboratorios de hidráulica de España que lidera la ETSICCP de la Universidad de la Coruña. Las universidades politécnicas tradicionales suelen tener bien estructurados los estudios de hidrología superficial, hidráulica, ingeniería sanitaria y riego, sin embargo en el resto de las universidades no existe una formación estructurada en temas de agua. La formación en esta materia suele ser dispersa, fragmentaria y desarticulada y sus grupos de investigación muy reducidos, sin apenas impacto en el ámbito nacional.

Las estadísticas en investigación con financiación pública están en elaboración. Solo dispongo de mi propia información adquirida por mi partición en comisiones de evaluación de la ANEP y se restringen al Programa de Investigación Fundamental, Área temática de gestión: Ciencias de de Tierra y Recursos Hídricos. En los últimos cuatro años se han presentado una media de 75 proyectos de los que fueron financiados por el MICIN un 45 %. Otras administraciones financian en su conjunto del orden de unos 300 proyectos. En el ámbito empresarial según datos de la PTEA se financiaron entre 2007-09, un total de 594 proyectos, un 60 % de realización conjunta entre centros de investigación pública y empresas.

Según el Programa de estrategia de la PTEA la principal limitación al desarrollo del sector y a su necesaria internacionalización son las carencias en investigación y formación. También por esta razón se ve muy difícil su contribución sectorial al objetivo propuesto en la Estrategia Estatal de Innovación para 2015 de generar medio millón de empleos nuevos y 40.000 empresas nuevas en high-tech. Recomendándose un mayor peso del sector privado en la formación e investigación.

    El problema del agua y la comunidad universitaria