Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

UAM Gazette

Los cometas que en realidad no tiene la estrella HR 10

02/03/2020
img ppal
Impresión artística de dos estrellas que orbitan una alrededor de la otra y que periódicamente se ocultan (ESO/L. Calçada)

Astrofísicos de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han demostrado que las variaciones en la luz de la estrella HR 10 no se deben a cometas, como se creía hasta hora, sino a otro fenómeno completamente distinto. El hallazgo se publica en Astronomy and Astrophysics.

Tras un estudio exhaustivo de casi cinco años, un equipo de astrofísicos de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) liderado por Benjamín Montesinos, investigador del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA), ha descubierto que las variaciones en la luz de la estrella HR 10 no son debidas a cometas, como se pensaba hasta hora, sino a otro fenómeno completamente distinto.

HR 10 está a 400 años-luz de distancia, y hasta ahora pensábamos que se trataba de una estrella con el doble de masa que el Sol y algo más caliente. Sin embargo, se trata en realidad de una estrella doble, formada por dos estrellas muy cercanas (apenas separadas por el doble de la distancia entre la Tierra y el Sol) que orbitan en torno a un mismo punto, donde se encuentra su llamado centro de masas.

“Cada una de estas estrellas está rodeada por un disco de gas, y ambos a lo largo de la órbita simulan las variaciones que se esperarían en la luz de una estrella al pasar la cola de un cometa frente a ella”, explica Isabel Rebollido, coautora del trabajo e investigadora de la UAM.

“Solo observando la estrella durante periodos de tiempo de meses es posible descartar un origen cometario para esas variaciones. HR 10 es la primera estrella binaria de este tipo que ha sido descubierta y estudiada en detalle”, agrega la investigadora.

Para refutar la presencia de cometas alrededor de HR 10 fue necesario el uso de datos de distintos telescopios. Tres de ellos en el observatorio del Roque de Los Muchachos, en la isla de La Palma (NOT, TNG y Mercator), uno en el observatorio de La Silla (Chile), y el telescopio de 3.5 metros de Calar Alto, en Almería, en el que se encuentra el instrumento CARMENES, responsable de algunos de los descubrimientos más importantes en el ámbito de los exoplanetas en los últimos años.

Los resultados han sido publicados en Astronomy and Astrophysics.


Exoplanetas y cometas

En los últimos 30 años se han descubierto más de 4.000 exoplanetas, o planetas que orbitan estrellas distintas a nuestro Sol. Muchos de ellos forman sistemas planetarios múltiples, de hasta siete planetas. El estudio de la presencia de cuerpos más pequeños en estos sistemas, como asteroides y cometas, ha quedado relegado a un segundo plano debido a la dificultad inherente a su detección. Sin embargo, estos objetos son fundamentales para comprender la arquitectura, formación y evolución de los sistemas planetarios.

Hasta ahora se han podido detectar cometas alrededor de unas pocas decenas de objetos. La presencia de cometas en torno a otras estrellas es conocida desde que, en 1987, se detectaron sutiles variaciones en la luz de una estrella, β Pictoris, situada a unos 60 años-luz.

Estas variaciones las produce el gas liberado por cuerpos helados —cometas— que, al aproximarse a la estrella, se subliman. Desde entonces, ese mismo tipo de variaciones se han descubierto alrededor de otras 30 estrellas, y se han interpretado como el paso de una cola de gas que oculta la luz de la estrella. Una de las más conocidas es HR 10, cuyas variaciones se habían explicado hasta ahora mediante la presencia de cometas, en un escenario similar al de β Pictoris.


_____________________

Referencia bibliográfica:

B. Montesinos, C. Eiroa, J. Lillo-Box, I. Rebollido et al. 2019 “HR 10: a main-sequence binary with circumstellar envelopes around both components” Astronomy & Astrophysics, Volume 629, A19. https://doi.org/10.1051/0004-6361/201936180


Más cultura científica en UAM Gazette»