Go to main contentGo to main menu

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

News

¿La colmena científica o El café de Negrín¿, obra que conmemora el centenario de la Residencia de Estudiantes

04/11/2010

Juan Negrín, Santiago Ramón y Cajal, Severo Ochoa, José Moreno Villa… Todos estos hombres, que en su calidad de pioneros forjaron la que se ha dado en llamar “La Edad de Oro de la Ciencia en España”, son los protagonistas de “La colmena científica o El café de Negrín”, una obra escrita por José Ramón Fernández y dirigida por Ernesto Caballero para conmemorar el centenario de la Residencia de Estudiantes que se representa hasta el 14 de noviembre en el María Guerrero, y que fue objeto de debate el pasado miércoles en un acto celebrado en la Facultad de Psicología de la UAM.

La colmena Científica o el Café de Negrín

El acto fue organizado por los profesores Ana Mampaso y Josetxu Linaza. Este último justificó la trascendencia de la obra en un momento como el actual ,donde “existe un debate importante sobre la construcción del conocimiento. En este sentido frente a la educación napoleónica, basada en las clases magistrales, hay que recuperar el modelo anglosajón que fue el que inspiró a aquella maravillosa generación de científicos y donde los seminarios, las bibliotecas y los laboratorios, como espacios para el aprendizaje, tienen la misma importancia que las aulas”.

El autor de la obra, José Ramón Fernández, tomó la palabra para evocar una época en la que instituciones como “la Residencia de Estudiantes o la Junta de Ampliación de Estudios planteaban un modelo de país basado en la tolerancia y la cultura y, para materializarlo, contaban con una doble herramienta: la educación y la investigación científica”. De lo avanzado que estaba este país en aquellos años habla el hecho, según el autor, de que “la Junta de Ampliación de Estudios, en su modestia, logró becar a casi dos mil estudiantes españoles para que completaran sus estudios en el extranjero, en lo que puede considerarse un antecedente del programa Erasmus y que sirvió para que, por ejemplo, Severo Ochoa, permaneciera en Alemania recibiendo clases de los fisiólogos más importantes del momento”.

Asimismo, José Ramón Fernández defendió la vigencia del modelo de convivencia establecido en la Residencia de Estudiantes “donde cohabitaban poetas, químicos, cineastas, médicos, pintores lo que posibilitaba una educación integral y enriquecía el espíritu de todas estas personas, más allá de su campo de especialización”. En este sentido y apelando al debate que ha suscitado la implantación del llamado Plan Bolonia, el dramaturgo recordó una frase de Marie Curie que aparece en su obra: “La especialización nos conduce a la barbarie”.

Para el director del montaje, Ernesto Caballero, “La colmena científica o El café de Negrín es una obra que evoca el pasado pero que habla del futuro. Nosotros quisimos hacer un espectáculo festivo sobre la ilusión que genera en un grupo de amigos su pasión común por la investigación, por los descubrimientos y por el saber en general. Es una obra donde se potencia el diálogo, que fue la gran virtud de aquella generación irrepetible de científicos, y que, en épocas sucesivas, ha sido la principal carencia de este país”.

En el acto, también estuvo presente el catedrático de fisiología Francisco Mora quien abogó por implementar en España un modelo de captación de talento parecido al que existe en EE.UU, “donde el compromiso de las distintas administraciones con el desarrollo de la ciencia, desde la II Guerra Mundial, ha estimulado la competencia entre las distintas universidades por hacerse con los servicios de los investigadores con más talento a nivel global”.

Facultad de Psicología