Go to main contentGo to main menu

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

News

César Sáenz: ¿Estrechar vínculos con Latinoamérica, una de las señas de identidad del IUCE¿

29/11/2010

Profesor titular del Departamento de Didácticas Específicas de la Facultad de Formación de Profesorado y Educación y especialista en Didáctica de las Matemáticas, César Sáenz Castro, director del Instituto Universitario de Ciencias de la Educación, cree que el centro ha potenciado la investigación acerca de la renovación de los procesos educativos tanto en el ámbito europeo como en el latinoamericano.

César Sáenz Castro, director del Instituto Universitario de Ciencias de la Educación
César Sáenz Castro, director del Instituto Universitario de Ciencias de la Educación

¿Qué objetivos definen al Instituto Universitario de Ciencias de la Educación?
El IUCE es un instituto dedicado a la investigación educativa que evalúa el alcance e impacto de los resultados de sus investigaciones a través de diferentes proyectos formativos destinados al profesorado, preferentemente no universitario. No nos basamos tanto en programas reglados como en una formación “a la carta”, ya que o bien responde a los intereses de las entidades que nos contratan o bien nosotros mismos llevamos a cabo estos procesos formativos, como una especie de “banco de pruebas” desde el que comprobar si las ideas que manejamos referidas a los procesos de enseñanza y aprendizaje mejoran realmente estos procesos.

¿En qué medida el IUCE continúa asumiendo las competencias de lo que era el ICE?
Somos herederos directos del antiguo Instituto de Ciencias de la Educación de la UAM, que funcionó de manera muy eficaz durante casi tres décadas, en lo referente a la investigación. Pero el ICE, a diferencia del IUCE, sí tenía programas oficiales de formación como el que otorgaba el famoso Certificado de Aptitud Pedagógica (C.A.P).El ICE de la UAM fue seleccionado y financiado por el Ministerio de Educación para diseñar y poner a prueba un nuevo modelo de formación inicial del profesorado de Secundaria, que sirvió de base para el nuevo máster actualmente vigente y que imparte la Facultad de Formación del Profesorado y Educación. Nosotros mantenemos la apuesta por concretar un espacio de confluencia entre los profesionales de la de la enseñanza universitaria y los de la no universitaria, tanto es así que esa sería una de nuestras principales señas de identidad como instituto. Yo creo que las universidades en general y la Autónoma en particular tienen necesidad de fortalecer estos vínculos con la enseñanza secundaria.

¿Qué tipo proyectos de investigación han venido desarrollando y con qué financiación cuentan para ello?
Como instituto de investigación, actualmente contamos con 42 miembros, profesores universitarios y no universitarios, de diversas áreas de conocimiento e interesados en un trabajo interdisciplinar en torno a las ciencias de la educación. Elaboramos proyectos que presentamos a los programas de financiación dispuestos por diversos organismos públicos como, por ejemplo, la Dirección General de Universidades. Aparte de esto, tenemos convenios firmados con instituciones privadas como el Grupo Editorial Anaya: nosotros, a cambio de su apoyo financiero, nos encargamos de llevar a cabo un servicio de control de calidad de sus procesos formativos.

¿Y a qué ámbitos concretos se han ceñido esas investigaciones?
Una de las ventajas que tenemos como instituto universitario es la interdisciplinariedad. Nuestros miembros son profesores de Matemáticas, de Historia, de Geografía, de Psicología que confrontan los conocimientos propios de su disciplina con la problemática inherente al proceso educativo. Desde este punto de vista hemos impulsado investigaciones de todo tipo a partir de los intereses propios de los distintos profesionales que trabajamos en el IUCE bajo un denominador común: incidir en la mejora de la formación del profesorado. Yo, por ejemplo, estoy especializado en Didáctica de las Matemáticas y he participado en distintas investigaciones, para la mejora de los procesos formativos en esta asignatura, que para las administraciones educativas y para la sociedad, en general, resulta una cuestión prioritaria. Por ejemplo, en su día firmamos un convenio con la Comunidad de Madrid para el desarrollo de un programa de investigación del papel de los recursos informáticos en la mejora de la enseñanza de las Matemáticas.

¿Cómo valora la participación del IUCE en la Red de universidades europeas y latinoamericanas "Educación, Formación y Desarrollo" (REDFORD)? ¿Qué nos puede contar acerca de la misma?
Se trata de una red de formación y desarrollo en donde participamos tres universidades europeas (París XII Val de Marne, la Facultad de Educación de la Universidad de Londres y nosotros) y una docena de universidades latinoamericanas como la de Yucatán en México, la de Antioquia en Colombia o la Universidad Católica de Valparaíso, en Chile. Trabajamos por la promoción de la educación al servicio del desarrollo en su sentido más amplio, poniendo énfasis en la formación del profesorado. En este sentido, llevamos a cabo acciones comunes y otras de carácter bilateral entre los distintos miembros de la red. Anualmente, celebramos una asamblea para dinamizar estas colaboraciones y aprovechamos también estas citas para hacer un congreso, buscando el impacto de nuestras propuestas sobre el sistema educativo del país de turno que acoge estas reuniones. ¿Qué le supone al IUCE participar en esta Red? Pues fundamentalmente, estrechar nuestros vínculos con Latinoamérica en lo que ha venido siendo una de las señas de identidad de nuestro Instituto.

¿Qué incidencia tiene esa vinculación con Latinoamérica en la labor investigadora y formativa del IUCE?
Nosotros hemos venido participando activamente en diversos programas que los gobiernos de Latinoamérica, así como distintas instituciones privadas presentes en estos países, promueven para la formación de su profesorado. Ése ha sido no sólo uno de los grandes ejes de nuestra labor investigadora y formadora, sino también una de nuestras principales fuentes de financiación. Durante siete años tuvimos firmado un convenio con la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), que nos llevó a formar a más de quinientos profesores de bachillerato mexicanos en nuestras aulas. También hemos tenido convenios con los ministerios de Educación de Chile y de Argentina para la formación de su profesorado en áreas de conocimiento muy concretas. En los últimos años, la Fundación Televisa de México ha seleccionado al IUCE de la UAM para desarrollar en España el Programa Bécalos-Formando Formadores. Dicho programa, dirigido a la actualización profesional de directivos y docentes del sistema educativo mexicano, lo lideran en México instituciones tan prestigiosas como el Instituto Tecnológico de Monterrey, Excelencia Educativa y la propia Fundación Televisa, y colabora activamente en su financiación la Asociación de Bancos Mexicanos. Desde el año 2006 hasta la actualidad, varios centenares de directivos y profesores mexicanos pasan anualmente una estancia de trabajo en el IUCE de la UAM.

Sin embargo, programas como “Teacher in Residence” demuestran que, al margen de los vínculos con Latinoamérica, el IUCE también está atento a la situación de la educación en Europa
Evidentemente nosotros estamos atentos a los programas europeos que hay en el ámbito de la educación, como el Sócrates o el Comenius. En este sentido periódicamente y en función de los intereses y las propuestas de los miembros del IUCE, el Instituto participa en las distintas acciones que promueven estos programas. “Teacher in Residence” se enmarca dentro de esta iniciativa y también es destacable nuestra participación como evaluadores externos en dos o tres programas Sócrates. Ahora mismo tenemos en marcha un programa, en colaboración con Amnistía Internacional, relacionado con la educación y la formación de profesores en materia de derechos humanos, algo que estamos haciendo mediante estudios comparativos con otros países europeos.

Respecto a la actividad docente ¿en qué programas de formación participa el IUCE actualmente?
Como decía antes, nosotros no participamos en ningún programa reglado pero sí colaboramos con másteres de la Facultad de Formación de Profesorado, por ejemplo el de Didácticas específicas en el aula, museos y espacios naturales. Al margen de eso, contribuimos activamente en el diseño de programas de formación continua bien para la UAM bien para otras instituciones y, sobre todo, desarrollamos muchas acciones dirigidas a la difusión y divulgación del conocimiento. El pasado año hicimos, por ejemplo, un certamen literario sobre la figura de Antonio Machado que trajo a nuestro campus a más de cien estudiantes de secundaria de la Comunidad de Madrid, con lo que eso supone de cara a fortalecer los vínculos entre estos alumnos y la Universidad que va a ser su próximo destino. En el mismo sentido, este curso estamos preparando una Olimpiada Filosófica, dirigida a estudiantes de bachillerato, para promover la competencia de argumentación y debate de dichos estudiantes

¿Qué criterios definen la política de publicaciones promovida por el IUCE?
Como Instituto de investigación educativa nuestro “banco de pruebas” natural del que hablaba antes pasa, además de por la formación del profesorado, por la producción de materiales didácticos. En este sentido, la política de publicaciones es algo a lo que damos mucha importancia en el IUCE. Tenemos una revista que se llama “Tarbiya” de investigación e innovación educativa de periodicidad semestral. Cada uno de sus números está planteado como un monográfico sobre algún tema educativo y su coordinación corre a cargo de un especialista en ese tema. El próximo número, por ejemplo, está dedicado a la educación infantil en un momento de gran debate social sobre ese nivel educativo. También publicamos libros en co-edición con editoriales; el último se titula “la Crisis de la Escuela Educadora”, editado por Laertes con la colaboración del IUCE.

Instituto Universitario de Ciencias de la Educación