Go to main contentGo to main menu

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

News

La principal fuente de conocimiento, investigación y talento del IIC procede de un elenco de investigadores de la UAM

10/01/2011

El Instituto de Ingeniería del Conocimiento (IIC) es un centro de I+D+i creado en 1989 por la Asociación para el Desarrollo de la Ingeniería del Conocimiento, entidad fundada bajo el patrocinio del Ministerio de Industria, cuyos socios actuales son la Universidad Autónoma de Madrid, el Grupo Santander, IBM España y Gas Natural Fenosa.

José Miguel Mata, director general del Instituto de Ingeniería del Conocimiento
José Miguel Mata, director general del Instituto de Ingeniería del Conocimiento

El IIC, ubicado en la Escuela Politécnica Superior de la UAM, representa un modelo claro de ‘feedback’ Universidad-empresa, cuyo secreto del éxito reside en su equipo humano comprometido y con clara visión de futuro, que combina el conocimiento, el afán de superación y la ilusión por investigar en nuevas áreas con una probada experiencia profesional, que constituye un modelo de vocación innovadora, reconocido por su nivel de exigencia, y que demuestra con resultados cómo la innovación es rentable en España.

José Miguel Mata, director general del Instituto de Ingeniería del Conocimiento, cuenta con una amplia trayectoria profesional en el mundo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a nivel nacional e internacional.

¿De qué forma participa la UAM en el Instituto de Ingeniería del Conocimiento?

La Universidad Autónoma de Madrid es la sede del Instituto de Ingeniería del Conocimiento y miembro desde su fundación en 1989. La principal fuente de conocimientos, investigación y talento del IIC procede de un elenco multidisciplinar de investigadores de la UAM, a los que tenemos acceso a través de diferentes convenios y acuerdos. Nuestros recursos se complementan de manera precisa y efectiva mediante contratos laborales y con la colaboración constante de estudiantes en prácticas y licenciados que realizan másteres o doctorados. Junto con el personal que simultanea su labor profesional con la docencia en la Autónoma, el capital humano ligado a la Universidad representa actualmente el 47% de la plantilla del Centro.

Hay que destacar que desde julio de 2008 el IIC ha firmado tres cátedras de patrocinio con la UAM para realizar proyectos de investigación, innovación, formación y difusión en las áreas de Análisis de patrones de comportamiento, Aprendizaje automático en modelado y predicción, y Modelos y aplicaciones psicométricos.

¿Qué objetivos cumple el Instituto? ¿Y qué labor lleva a cabo?

La misión del Instituto desde su creación ha sido siempre la de innovar, y la innovación es un ciclo que no puede parar. De ahí que el IIC desarrolla productos y servicios de software reconocidos internacionalmente, relacionados con áreas tales como: Gestión de patrones de comportamiento, Modelado y predicción, Gestión del talento, Gestión de procesos en red social, y una muy novedosa, Bioinferencia y Minería de textos y opinión (Text & Opinion Mining).

El IIC se centra en crear soluciones a problemas complejos en el campo de las TIC que nos plantean los clientes, mediante técnicas de minería de datos y conocimiento, basados en nuestros propios algoritmos y metodologías.

¿Cómo se financia la actividad que lleva a cabo el Centro?

A nivel nacional, el IIC representa un enfoque poco común. Somos una entidad privada que se autofinancia con la venta e instalación de nuestros productos y servicios, que desarrollamos a partir de investigación propia o en colaboración con otros investigadores, demostrando que investigación y comercialización son compatibles y rentables. Además, todos los beneficios que se generan los reinvertimos en nuevas áreas de innovación, abriendo y ampliando el campo de sus investigaciones. En ocasiones, recibimos subvenciones y préstamos de organismos públicos y ministerios ligados a proyectos específicos.

Qué decir de los productos y aplicaciones propias del IIC.

El caso de Lynx, nuestro producto para la detección de fraude en medios de pago, es paradigmático. En el plazo de diez años ha conseguido consagrarse como la solución utilizada por la gran mayoría de los bancos españoles y ganar posiciones en importantes entidades de Alemania, México, Brasil, Venezuela, Gran Bretaña y Estados Unidos. Y todo ello en competencia con las empresas del sector más destacadas mundialmente.

El Instituto protege los derechos de todos los productos que desarrolla inscribiéndolos en el Registro de la Propiedad Intelectual y mediante patentes internacionales siempre que sea posible. Es decir, el IIC es propietario de toda la investigación, desarrollo e innovación que realiza.

Nuestra apuesta por el desarrollo de la propiedad intelectual en el terreno de la sociedad de la información es, según prueban los estudios económicos, una de las pocas fórmulas que tiene España de incrementar su productividad y de competir en los mercados globales.

¿Cuál ha sido su evolución a lo largo de dos décadas?

La ubicación del Instituto en la UAM es estratégica para la realización de sus actividades. La Universidad alberga el conocimiento básico donde arranca el ciclo de innovación y el IIC recibe de ella los aspectos avanzados de investigación necesarios para sus proyectos.

En estos 20 años se han superado crisis, afrontado obstáculos y aprovechando oportunidades, hemos celebrado éxitos y compartido conocimiento. En el futuro, debemos seguir siendo capaces de mantener la seriedad, la innovación y la calidad para desarrollar productos que sirvan a las empresas y a la sociedad por muchos años más.

¿Qué balance hace de estos casi diez años al frente del Instituto?

El balance es muy positivo. Supone uno de los mejores proyectos de mi vida profesional. A partir de un grupo de investigadores con gran talento, hemos conseguido articular, cohesionar y animar un equipo de trabajo, con tal grado de compromiso e ilusión por nuestra misión y objetivos, que está alcanzando unos resultados excepcionales.

Un cambio fundamental fue la transición de proyectos a productos. En lugar de lograr cada año nuevos proyectos, pasamos a crear nuestros propios productos. Activos con los que podemos contar, reutilizar, vender y evolucionar cada año, cuyos ingresos nos permiten una estabilidad financiera para seguir invirtiendo en innovación.

¿Qué iniciativas futuras tiene previstas?

El pasado mes de noviembre, en la quinta Jornada de difusión tecnológica presentamos las nuevas áreas de conocimiento e innovación del IIC: Redes sociales, Bioinferencia y Minería de textos y opinión.

Aunque se encuentran todavía en ciernes, se están dando resultados prácticos en algún proyecto. Así por ejemplo, el área Gestión de procesos en red social, iniciada a finales del año 2009, es un claro ejemplo de nuestra apuesta por proyectos de futuro. Si bien el tema de las redes sociales es ubicuo en los últimos tiempos, nuestro enfoque trasciende lo que se discute en los medios, puesto que no tratamos de crear nuevas plataformas de relación social, sino de desarrollar las herramientas para sacarles partido, gestionarlas mejor y crear valor para sus usuarios y para las empresas que las promueven.

Asimismo, en el área de Bioinferencia vemos un gran potencial para aplicar nuestras técnicas a la medicina traslacional, con el fin de desarrollar herramientas que extraigan y transformen los datos que se obtienen en el laboratorio en nuevas vías de clasificación, diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

Por último, en el área de Minería de textos y opinión, hemos incorporado a nuestro equipo, investigadores en semántica computacional para desarrollar herramientas que permiten la clasificación de textos en base a sus contenidos en documentos y a la extracción de opiniones de fuentes de información.

Instituto de Ingeniería del Conocimiento