Go to main contentGo to main menu

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

News

José María Sanz Martínez, rector: ¿La apuesta de futuro tiene que ser de excelencia internacional, y la UAM está en ese desafío¿

29/10/2010

El rector de la Universidad Autónoma de Madrid afronta un nuevo curso marcado por la crisis y con recortes presupuestarios significativos. No obstante, el inicio del año académico viene determinado por el aumento de estudiantes matriculados y el reto de llevar a cabo un plan estratégico de transformación de la UAM en Campus de Excelencia Internacional.

José María Sanz Martínez, rector de la Universidad Autónoma de Madrid
José María Sanz Martínez, rector de la Universidad Autónoma de Madrid

Los presupuestos para educación han bajado. ¿Cómo lo va a afrontar la UAM?

Las noticias sobre los presupuestos son preocupantes. No sólo el Ministerio de Educación, sino también el de Ciencia e Innovación y de la Comunidad de Madrid anuncia “rebajas” en los presupuestos del año que viene. Lo peor es que ante tales noticias la universidad se encuentra en un periodo de profunda transformación, adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, y un proyecto de Campus de Excelencia Internacional que requieren nuevas inversiones y mayor financiación. El escenario no es sencillo, pero las universidades nunca lo han tenido fácil. La Autónoma pretende priorizar las actividades esenciales y tratar de optimizar y reducir gastos allí donde pensamos que se pueden aplazar las inversiones y los proyectos. Sabemos lo que cuesta alcanzar una alta actividad investigadora y de formación de calidad, como las alcanzadas por la UAM, y por tanto creemos que es ahí donde deberemos hacer esfuerzos, porque volver a recuperar esas condiciones es muy costoso y complicado. La comunidad universitaria es consciente de ello y eso ayuda. Buscaremos optimizar recursos y priorizaremos las inversiones en formación y en investigación y transferencia, que creemos son las actividades fundamentales de la universidad.

Ante la crisis, ¿la mejor opción es la inversión en formación e investigación?

En momentos de crisis se promueven cambios de modelo económico. En estos momentos se pretende promover un cambio de modelo económico basado en una sociedad del conocimiento, en el que la universidad debe ser el foco y motor del cambio. Si quienes proponen el cambio de modelo apuestan de verdad por él, tendrán que apostar por la universidad, por la formación, la investigación y la innovación. Es decir, a la hora de gobernar se deberían priorizar la formación y la investigación.

El Ministro dijo recientemente que en la universidad, de cada euro que se invierte se generan tres. ¿Está previsto hacer estudios en este sentido?

En efecto, existen estudios en sociedades en las que la universidad está perfectamente integrada y aceptada en un entorno social, económico y cultural donde se reconocen no solo la formación y transmisión del conocimiento al sector productivo sino servicios y actividades complementarias que así lo indican. En España, la CRUE está promoviendo estudios de este tipo. En ese sentido, la Comunidad de Madrid debería ser consciente del tamaño y calidad del sistema universitario, así como de los organismos públicos y privados de investigación que alberga con una tremenda capacidad investigadora y de formación, que se traduce en riqueza y valor económico por el número de estudiantes que capta, el talento que atrae y las condiciones y relaciones con el entorno social, económico y empresarial que genera.

¿Qué iniciativas tiene la UAM previstas para poder entrar en el grupo de grandes universidades investigadoras?

Evidentemente, las que se enmarcan en nuestro proyecto de transformación en un Campus de Excelencia Internacional. En 2009 nos presentamos a la convocatoria del Ministerio de Educación con un proyecto estratégico basado en una serie de líneas estratégicas y proyectos de mejora en todos los aspectos, pensamos en una universidad como un entorno científico e investigador atractivo y competitivo internacionalmente, así como con canales eficaces de trasferencia y perfectamente integrada con el entorno y el territorio. El proyecto implica una transformación profunda de la idea de universidad y, sobre todo, de los canales y procesos necesarios para su integración con la sociedad y el territorio. La UAM tiene una pequeña ventaja: desde sus orígenes es reconocida internacionalmente por su actividad investigadora. Por eso creemos que la Autónoma se encuentra en las mejores condiciones para dar un salto cualitativo relevante a nivel internacional. Para ello haría falta, aparte del plan estratégico y un proyecto, financiación adecuada.

¿Por qué señas de identidad le gustaría que fuera reconocida la UAM?

La propia comunidad universitaria ya se ha manifestado. Basándose en dos pilares como la formación y la investigación de dimensión internacional, en los que ya tenemos nuestro reconocimiento, es cierto que la UAM tiene señas de identidad muy claras en relación con la responsabilidad social, la solidaridad y en la lucha por la equidad y la libertad. Esos son los valores y las señas de identidad de la Universidad Autónoma de Madrid. Se ha producido además una importante apertura del campus hacia el entorno y la sociedad en todos los ámbitos. Hay una gran cantidad de colaboraciones, proyectos conjuntos con empresas, con los ayuntamientos y con instituciones culturales con los que queremos tener alianzas, compartir recursos y hacernos más visibles dentro de la sociedad. Las señas de identidad que tienen que ver con la responsabilidad social, la cooperación y la solidaridad son líneas de actuación que la UAM tiene muy asumidas y que nos hacen un poco especiales.

En cuanto a que la Universidad tenga alianzas con empresas, hay varios discursos al respecto. ¿Qué opina usted?

No podemos vivir de espaldas a un entorno en el que tenemos que generar empleo, conocimiento y riqueza. Nuestros resultados de investigación tienen que ser transferidos adecuadamente, nuestros estudiantes han de formarse adecuadamente para acceder al empleo. Y, en este intercambio con la sociedad, esa “interfaz” entre el sector productivo, la sociedad en general, tiene que ser muy permeable. Hay muchos resultados de investigación que pueden generar patentes, nuevas empresas o mejora de productos para la sociedad que nos rodea. Eso supone generar riqueza y empleo en el entorno. En este sentido el parque científico es un instrumento importante por lo que supone de espacio para la relación, el intercambio y el desarrollo de actividades de transferencia e innovación. Donde se incuban empresas generadas por la propia universidad y en las que participa, donde se generan relaciones con empresas de base tecnológica con las cuales trabajamos en proyectos conjuntos. Las cátedras de patrocinio constituyen otro instrumento de gran utilidad, con las que conseguimos proyectos conjuntos, licenciar patentes y valorizar el conocimiento que generamos.

Este curso, todos los estudios son acordes al Espacio Europeo. ¿Cómo ha sido el trabajo de la UAM?

He de decir que la comunidad universitaria ha realizado un gran esfuerzo y una labor muy brillante. Sobre todo, si consideramos, las condiciones y los plazos en que se ha desarrollado. El curso pasado ya teníamos casi el 90% de los títulos adaptados al Espacio Europeo de Educación Superior. Este año se ha cerrado la oferta global con las titulaciones que requerían un tratamiento especial, como las Ingenierías, Medicina y alguna otra que requirió más tiempo. Se ha hecho un gran trabajo. Hay que agradecer y felicitar a los departamentos, facultades y, en general, a toda la comunidad universitaria en general por realizar tal trabajo. Ahora viene el proceso de evaluación y seguimiento con el fin de ver si hay alguna cosa que pueda mejorarse o deba modificarse. De nuevo confío en que la comunidad universitaria será autocrítica con lo que se ha implantado y trabajará para mejorarlo.

Dicen que el posgrado será lo que marcará la personalidad de las universidades. ¿Cómo está en la UAM?

Es cierto que la apuesta por los posgrados internacionales y de calidad es prioritaria. Deberemos ser capaces de captar a los mejores estudiantes de posgrado y doctorado. Realmente es un ámbito en el que hay que ser muy competitivos internacionalmente. La UAM tiene que pensar en dos tipos de posgrado: uno que tiene que ver con la formación de investigadores y otro que tiene que ver con másteres o posgrados profesionalizantes. Creo que debemos jugar en las dos ligas. En ambos casos la apuesta de futuro tiene que ser de excelencia internacional, y la UAM está en ese desafío.

¿Internacionalización y excelencia son los dos grandes objetivos de la UAM?

La internacionalización no es un objetivo, debe ser una característica transversal que afecte a todas nuestras actividades. Todas las actividades que desarrolla la universidad deben considerarse a nivel global e internacional para tratar de atraer a los mejores estudiantes, profesores y gestores. Aceptada la premisa de que la internacionalización debe marcar todas nuestras actividades, el objetivo es la excelencia, que a su vez debe considerarse como un camino a recorrer mediante la mejora día a día de todas nuestras actividades. Con la excelencia internacional conseguiremos mayores fondos de Europa, de Estados Unidos o de proyectos internacionales y lograremos ser más independientes y autónomos respecto de los fondos nacionales y locales. La autonomía es un gran valor para cualquier institución.

¿Cuál es su balance del primer año como rector?

Yo soy optimista, y cuando ves lo que se ha hecho o lo que se ha iniciado se producen enormes satisfacciones. Los nuevos proyectos tienen que ver con el Campus de Excelencia, que es a la vez un reto y una motivación. Se han generado unas expectativas en la comunidad universitaria que no podemos defraudar y que nos ayudan a venir cada día con mayor motivación al trabajo, con el espíritu de querer hacer más y mejor.