Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

Noticias

El Programa Académico Internacional (IAP) cumple 15 años como una herramienta consolidada en la estrategia de internacionalización de la UAM

24/06/2019

Desde su creación, casi 1.400 participantes procedentes de 315 instituciones de 38 países han formado parte de este proyecto, desarrollado en colaboración con la universidad de Harvard, que ofrece a profesores e investigadores de España, Latinoamérica y otros lugares del mundo, un espacio de intercambio de ideas y experiencias.

Rafael Garesse, Carmela Calés, el profesor De la Fuente y el presidente de ASISA, en un momento del acto
Rafael Garesse, Carmela Calés, el profesor De la Fuente y el presidente de ASISA, en un momento del acto

El Programa Académico Internacional (IAP por sus siglas en inglés) de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) celebró ayer el 15 aniversario de su creación, con un acto en el que participaron el rector Rafael Garesse, la vicerrectora de Internacionalización, Carmela Calés; la directora del Programa, Raquel Galindo y el profesor de Estudios Africanos y Afroamericanos y de Historia en la Universidad de Harvard, Alejandro de la Fuente. También asistieron el ex rector José María Sanz, actualmente asesor del IAP y uno de los impulsores de la institucionalización del programa en la UAM, y el presidente de ASISA, Francisco Ivorra. La Fundación Asisa es el principal patrocinador del IAP.

La directora del IAP, Raquel Galindo, fue la encargada de abrir el acto, explicando los orígenes del proyecto, que nació como un programa pedagógico para ofrecer a los profesores “un entorno inspirador” en el que seguir formándose. Este espacio para la formación continua se estructura a través de cursos en cuatro áreas de conocimiento –políticas públicas, educación y tecnología, salud pública y negocios–, pero, según explicó Galindo, va más allá, puesto que sirve para facilitar el intercambio de ideas y experiencias entre profesionales, profesores e investigadores de España, América Latina y otros lugares del mundo y para tejer redes de conocimiento e investigación y buscar la innovación.

Desde su creación en 2009, casi 1.400 participantes procedentes de 315 instituciones de 38 países han formado parte de este proyecto que, según subrayó Carmela Calés, despierta cada año un creciente interés, “lo que hace que las convocatorias anuales sean cada vez más competitivas”. La vicerrectora también destacó la oportunidad de internacionalización que el IAP supone para el profesorado de la universidad y la apertura de nuevos proyectos en la universidad. “Nuestro objetivo ahora es fomentar nuevas actividades, incorporar nuevas materias, institutos y centros de Harvard y de su entorno e impulsar los proyectos que puedan proponer los profesores que van a estos simposios”.

Calés fue la encargada de presentar al ponente invitado al acto, el profesor Alejandro De la Fuente, quien pronunció una interesante conferencia bajo el título El nuevo campo de estudios afrolatinoamericanos. Un tema que, según apuntó la vicerrectora, es de gran interés para la UAM “en un momento en el que nos encontramos a las puertas de conformar una universidad europea, CIVIS, con un interés especial en África”.

En su ponencia, el profesor De la Fuente explicó que los estudios afrolatinoamericanos son "una disciplina de estudios sobre la raza y la desigualdad racial, ligada a poderosas razones históricas". También afirmó que en su expansión puede jugar un papel muy relevante la academia española, en su condición de “puente de unión entre África y las américas”.

Precisamente esta idea fue recogida por el rector en su intervención, quien señaló que “estamos en un proceso de inicio de viaje conjunto hacia una universidad europea y probablemente éste será precisamente uno de los puntos importantes que queremos desarrollar”.

Rafael Garesse valoró la extraordinaria oportunidad formativa que el IAP supone para el profesorado de la UAM. “El día a día nos da pocas oportunidades de reflexión tranquila. Y este programa da la ocasión de estar en un contexto en el que existe esa tranquilidad para pensar, discutir y reflexionar, escuchando a profesores de altísimo nivel”. Para el rector, ésta es una de las grandes virtudes del IAP, porque no solo conlleva un beneficio personal para los participantes, sino también en lo que supone de irradiar conocimiento alrededor. También hizo referencia a una iniciativa que ha propuesto el Consejo Asesor del IAP, para que se cree una comunidad Alumni, que a su juicio puede tener un valor añadido muy importante dentro de la apuesta del programa por tejer redes y conexiones entre los participantes.