Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

Noticias

El Instituto de Ingeniería del Conocimiento celebra 30 años de estrecha colaboración con la UAM y la empresa para aportar soluciones con un impacto real en la sociedad

25/06/2019

La vocación innovadora de esta iniciativa se ha consolidado con la creación de tres cátedras de investigación UAM-IIC, de Ciencia de Datos y Aprendizaje Automático, de Lingüística Computacional y de Modelos de Aplicaciones Psicométricas, que han permitido desarrollar sistemas y productos de éxito en muy diversos ámbitos.

La presidenta de ADIC-IIC clausuró el acto, en el que también intervinieron el rector Rafael Garesse y el director general del IIC
La presidenta de ADIC-IIC clausuró el acto, en el que también intervinieron el rector Rafael Garesse y el director general del IIC

El Instituto de Ingeniería del Conocimiento (IIC) celebró ayer el 30 aniversario de su creación en 1989 con un acto en el que participaron el rector de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) Rafael Garesse; el director General del IIC, Alberto Barrientos, y la presidenta de la Asociación para el Desarrollo de la Ingeniería del Conocimiento (ADIC-IIC) y General Manager de IBM para España, Portugal, Grecia e Israel, Marta Martínez, entre otros representantes del mundo académico, empresarial y de la administración pública.  

En una época en la que apenas se hablaba de Big Data o de Inteligencia Artificial, el IIC fue una organización pionera en el desarrollo de proyectos de innovación tecnológica. Como recordó el rector Rafael Garesse, el IIC surgió de la iniciativa de un grupo de empresas y organizaciones que compartían la visión y necesidad de extraer valor de la investigación y aprovecharlo para crear innovación. “Decidieron poner en marcha un proyecto que acabaría siendo el IIC, y junto a la UAM aceptaron el reto de transformar la investigación, a través del talento y la ilusión, para obtener soluciones reales para el mundo de las empresas”, explicó el rector.  

A día de hoy, más de 150 personas forman parte del Instituto. El factor humano, es, en palabras de su director General, Alberto Barrientos, uno de los aspectos clave del IIC. “A lo largo del tiempo el Instituto se ha sostenido fundamentalmente por dos factores. Uno de ellos es que se mima a la persona, porque sabemos que es el factor fundamental para el éxito; no hacemos una formación acelerada, sino una formación vigilada por un maestro”. En relación con este factor humano, Barrientos también subrayó el papel fundamental de la UAM en el desarrollo del Instituto, que aporta “una cantera de jóvenes que se forman con un nivel altísimo y nutren nuestra organización”, así como una colaboración muy intensa con profesores.

Esa estrecha relación entre el IIC y la UAM se ha mantenido desde el inicio y se ha consolidado con la creación de tres cátedras de investigación: Ciencia de Datos y Aprendizaje Automático, Lingüística Computacional y Modelos de Aplicaciones Psicométricas. “Gracias a su aportación –afirmó el rector– podemos hablar, por ejemplo, de soluciones de impacto mundial para la detección de fraude bancario o para el área de la salud, donde la Inteligencia Artificial ayuda a la práctica médica y la gestión hospitalaria; también aspiramos a ser líderes en tecnologías del lenguaje en el mundo de habla hispana y lideramos la investigación en nuevos modelos de gestión del talento empresarial, enmarcados en un modelo de valores personales y organizacionales y poniendo el foco en la toma de decisiones basada en datos; y en el área de energía, me consta que el IIC está poniendo empeño en dar la mejor predicción sobre fuentes renovables y analizar los datos de los nuevos contadores electrónicos”.

Los directores de las cátedras –los profesores de la UAM José Dorronsoro, Antonio Moreno y Vicente Ponsoda, respectivamente–también participaron en este acto de celebración del aniversario, como parte de las dos mesas de debate que se organizaron en torno a aportaciones del IIC en los sectores de la energía, la salud y la gestión de recursos humanos. Representantes de empresas como Santander, Naturgy y Red Eléctrica de España, de Correos, el Hospital Son Llázter de Palma de Mallorca y de la Secretaria de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital compartieron sus experiencias como clientes del Instituto y hablaron sobre los retos y desafíos que plantea el futuro.

Por su parte, Álvaro Barbero, director de Ingeniería Algorítmica del Instituto y encargado de moderar las mesas, hizo un repaso de algunos de los productos de éxito que ha desarrollado el IIC a lo largo de estas tres décadas en campos diversos, como el Sistema de Monitorización Inteligente de Procesos (MIP) para Repsol; Aula CD, valorado como el mejor producto didáctico de matemáticas; la primera versión robusta de LYNX sistema de detección de fraude en tiempo real; eValue el primer test de evaluación de competencias informatizado en España; la biblioteca multimedia Santillana, una de las primeras enciclopedias en formato digital y que incorporaba un analizador morfosintáctico; predicción eólica del 100% de la potencia instalada en España; Lynguo, la solución de análisis de la opinión de redes sociales o, ya en los últimos años, Bisepro, para la ayuda a la detección de sepsis en tiempo real en los hospitales. No pudo mencionarlos todos, pero sí quiso destacar que “todos ellos han surgido de la colaboración del mundo universitario y del mundo empresarial. Por un lado, escuchando a nuestros socios y clientes para entender qué necesidades tenían y, por otro, escuchando a los científicos para saber cuáles eran los últimos avances en estos campos y ver cómo podíamos a aplicarlos a estas soluciones”.

La presidenta de ADIC-IIC, Marta Martínez, fue la encargada de clausurar el acto. Lo hizo felicitando al instituto por su trayectoria, por haber sido capaz de “marcar su propio destino” en estas tres décadas, y también por lo mucho que puede aportar en el futuro. “Estamos en la era del conocimiento y de la Inteligencia Artificial, en la que lo más importante es la información y los datos. El IIC lleva mucha ventaja a muchas organizaciones en este ámbito y puede seguir contribuyendo con ideas, modelos y aproximaciones distintos que tengan un impacto en la sociedad y en las empresas”, aseguró.