Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

CIBC-UAM

El declive de las aves esteparias en España está fuertemente asociado a la pérdida de terreno en barbecho

15/07/2019

Las poblaciones de aves esteparias han sufrido un espectacular descenso en toda Europa en las últimas décadas debido a la intensificación de la agricultura. A pesar de las medidas medioambientales de la Unión Europea para frenar la pérdida de diversidad en las zonas agrarias, tras las últimas reformas de la Política Agrícola Común (PAC) se ha producido una reducción en la superficie de tierras en barbecho, un hábitat esencial para la biodiversidad de los agroecosistemas. La estrecha relación entre la tasa de cambio anual en los índices de aves esteparias y cerealistas de España y los cambios en la superficie de barbecho, convierten a la extensión de este tipo de terrenos en un indicador del estado de las comunidades de aves esteparias a nivel nacional.

Paisaje cerealista con barbecho al fondo y sisón en vuelo
Paisaje cerealista con un barbecho viejo al fondo, parche de hábitat de vital importancia para muchas especies de aves esteparias, como el Sisón común (Tetrax tetrax). Fotografías: François Mougeot (sisón común) y Manuel B. Morales (paisaje)

Investigadores del Grupo de Ecología Terrestre (TEG-UAM) y del Centro de Investigación en Biodiversidad y Cambio Global (CIBC-UAM) han descrito la estrecha relación que existe entre el estado de las poblaciones de aves que habitan en zonas agrícolas y la superficie de terreno en barbecho, es decir, aquella en la que la tierra no se cultiva, no es tratada de ninguna forma y en la cual se deja crecer una cubierta vegetal, generalmente pasto o plantas arvenses.

En los últimos 15 años, la superficie en barbecho en España ha disminuido en 1.1 millones de hectáreas, debido a que la agricultura intensiva permite utilizar terrenos poco productivos que antes se mantenían como suelo en reposo mediante el uso de maquinaria, fertilizantes, pesticidas, regadíos, semillas seleccionadas, etc. La expansión de la agricultura intensiva tiene como consecuencia, por tanto, la pérdida de heterogeneidad a distintos escalas espaciales, desde la paisajística a la de estructura de la vegetación, lo que impacta negativamente en la biodiversidad.

Una situación alarmante: la disminución de las aves en nuestros campos

“Los análisis que hemos realizado han servido para dar forma y resaltar un problema que era ampliamente conocido, la relación entre pérdida de barbechos y declive de aves agrarias”– afirman los investigadores. Los datos utilizados proceden de fuentes públicas de acceso libre; es el caso de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (ESYRCE) del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, para el periodo 2002-2017, que proporcionó los datos correspondientes a las superficies cultivadas y en barbecho. Por su parte, los datos relativos a la tasa de cambio anual en las poblaciones de aves esteparias y cerealistas se obtuvieron gracias al programa SACRE de SEO/Birdlife, utilizado para el cálculo del Índice de Aves Agrícolas (Farmland Bird Index) en España, un indicador oficial de la calidad de los agroecosistemas de la Unión Europea para la biodiversidad.

“Existe una fuerte correlación -agregan los investigadores- entre la disminución de la superficie de barbecho y el descenso de las poblaciones de aves esteparias. Esto implica que la extensión de los terrenos en barbecho funciona como un buen indicador para conocer el estado de las poblaciones de aves en ese territorio. En concreto, las aves especialistas de los medios agrarios como el sisón común (Tetrax tetrax) dependen estrechamente de los barbechos ecológicamente funcionales, tierras en reposo en las que existe una cobertura de vegetación natural, especialmente en la época de cría, cuando utiliza estos espacios como lugares de nidificación  y cría de los pollos.”

Hacia una gestión agrícola compatible con la conservación de los ecosistemas

Más del 50% de las especies de aves en la Unión Europea y el 55% de las especies de aves europeas recogidas en la Lista Roja de la UICN dependen de los terrenos agrícolas.

 “El sisón, que puede considerarse un especialista en barbechos y hábitats dominados por vegetación herbácea natural, es una especie bastante conocida desde el punto de vista científico, y podría funcionar -añaden los investigadores- como especie paraguas. Es decir, si protegemos los lugares importantes para el desarrollo de su actividad vital, como son los terrenos en barbecho, también estamos protegiendo a otros organismos asociados a estos lugares, de los cuales no conocemos tanto acerca de su ecología, pero sí sabemos que también están sufriendo fuertes descensos”

Se acerca el momento de volver a revisar y actualizar la PAC, a partir del 2020,  donde se pretende introducir el concepto de ecoesquemas. Se trata de un nuevo instrumento que busca incentivar prácticas agrícolas y ganaderas más compatibles con la conservación de los ecosistemas. Según los expertos: “Con estos objetivos en mente para la próxima reforma, debería considerarse la importancia de revertir la tendencia actual y promover una mayor protección de los espacios en barbecho, ya que hemos demostrado su importancia para la vida de muchos organismos. Además, no todas las especies se benefician del mismo tipo de barbecho, por lo que es importante tanto la extensión del terreno como la diversidad de sus características, para así favorecer la existencia de comunidades de aves esteparias más ricas”

Referencias

Traba, J., & Morales, M. B. (2019). “The decline of farmland birds in Spain is strongly associated to the loss of fallowland”. Scientific Reports, 9(1), 9473.