Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

Noticias

La científica Ángela Nieto pronuncia la conferencia de clausura del curso académico 2018/19 en la Universidad Autónoma de Madrid

12/07/2019

La profesora del Instituto de Neurociencias de Alicante explicó sus investigaciones en torno al cáncer y las patologías degenerativas y subrayó el privilegio que supone trabajar en ciencia porque, “aunque sean unos granitos de arena, podemos contribuir al progreso de la sociedad”

 

Ángela Nieto, durante su conferencia en el acto de clausura del curso académico
Ángela Nieto, durante su conferencia en el acto de clausura del curso académico

La Universidad Autónoma de Madrid (UAM) celebró ayer la clausura del curso académico 2018/19 en un acto que contó con la participación de la prestigiosa investigadora Ángela Nieto, a quien el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades acaba de conceder el Premio Nacional Santiago Ramón y Cajal de Biología por su trabajo sobre el cáncer y las patologías degenerativas.

La profesora del Instituto de Neurociencias de Alicante, doctora en Biología Molecular por la UAM, pronunció la conferencia 25 años viajando con un caracol: del desarrollo embrionario al cáncer, en la que hizo un recorrido por su trayectoria profesional, centrándose en sus investigaciones relacionadas con el gen Snail (caracol), que acompaña a las células móviles tumorales en su desplazamiento por el organismo y que permite avanzar en el conocimiento del proceso de la iniciación de la metástasis. Según explicó, ha sido “un viaje de más de 25 años, en el que, junto con muchas personas acompañándome en el laboratorio, hemos intentado disfrutar de la ciencia. Es un gran privilegio trabajar en este ámbito, de manera que algunas veces somos capaces de encontrar algo antes nunca visto. Eso es quizá lo que nos mueve; esa pasión por la curiosidad y acaso la idea de que nuestro trabajo, aunque sean unos granitos de arena, puede contribuir al progreso de la sociedad. Para eso estamos aquí”.  

Muy comprometida con el papel de la mujer en la ciencia, Nieto reivindicó también la importancia de visibilizar su trabajo en la investigación en el mundo.

El acto estuvo presidido por el rector Rafael Garesse; el presidente del Consejo Social, José Folgado; el secretario general Antonio Perdices y el decano de la Facultad de Medicina, Juan Antonio Vargas Núñez, quien fue el encargado de presentar a la ponente. Al acto también asistieron los ex rectores Ángel Gabilondo y Cayetano López; vicerrectores y vicerrectoras, decanos y decanas, el director de la Escuela Politécnica Superior, los directores y directoras de Centros e Institutos, miembros de la comunidad universitaria, así como familiares y amigos.

El rector felicitó a Ángela Nieto por la concesión del Premio Nacional de Investigación y quiso agradecerle su determinación por transmitir “la pasión por aprender, por investigar, por conocer, por adentrarse en esa frontera que separa lo conocido de lo desconocido y por transmitir con el mayor entusiasmo lo aprendido”. Una actitud que, a su juicio, “es la esencia de lo que debe ser una buena universidad”.  

Ángela Nieto inició su carrera en el Instituto de Investigaciones Biomédicas (CSIC-UAM) estudiando la muerte celular programada en linfocitos. En 1989 se trasladó al Instituto Nacional de Investigación Médica, donde aisló una serie de genes involucrados en la morfogénesis del sistema nervioso, bajo la dirección de David Wilkinson. En 1993, se incorporó al Instituto Cajal de Madrid y, posteriormente, al Instituto de Neurociencias UMH-CSIC, donde realiza ahora sus investigaciones. Ha recibido destacados galardones como los premios Carmen y Severo Ochoa (2004); Fundación Francisco Cobos en Investigación Biomédica (2005); Alberto Sols a la mejor carrera investigadora (2008); Rey Jaime I en Investigación Básica (2009) y el Reconocimiento al Mérito Científico de la Generalitat Valenciana (2015), entre otros. Recientemente ha sido elegida académica de la Real Academia de Ciencias y, en la actualidad, es la presidenta de la Sociedad Europea de Biología del Desarrollo.

Tras la conferencia de clausura tuvo lugar el homenaje al personal de la universidad jubilado durante el curso 2018-2019. El rector, el presidente del Consejo Social y el decano de Medicina entregaron los diplomas y las medallas en reconocimiento a la trayectoria profesional que los homenajeados han desarrollado en la UAM. El profesor José Manuel Sánchez Ron, en representación del colectivo, tomó la palabra para recordar su paso por la Universidad y agradecer la oportunidad que ésta le brindó a la hora de desarrollar su carrera profesional. “Si algo hemos dado a esta Universidad, ella nos ha dado mucho más. De entrada, la oportunidad de dedicarnos a lo que nos gusta, a lo que amamos. ¿Puede alguien imaginarse recibir mayor regalo? Y a través de semejante dedicación, hemos accedido a una comunidad que, en última instancia, no conoce fronteras”.

En su intervención, el catedrático de Historia de la Ciencia, aseguró que una universidad “no es, no puede ni debe ser una torre de marfil, sino que tiene que estar abierta constantemente a la vida. No podemos comprender el mundo, ya sea el que pretenden describir las ciencias de la naturaleza o las sociales, sin mirarlo y relacionarnos con él. La sociedad, nuestros conciudadanos, necesitan, y desde luego nos pueden exigir, que no perdamos de vista que, poco o mucho, debemos poner los pies en la tierra, aunque nos manchemos”.

A continuación, el rector agradeció a todo el Personal Docente e Investigador y de Administración y Servicios que ayer fue homenajeado su trabajo y su dedicación a la UAM. En su discurso final, Rafael Garesse hizo un análisis del curso, destacando la continuidad del trabajo en todos los ámbitos de las líneas marcadas en la estrategia UAM2025, así como el cierre de los actos del 50 aniversario y las numerosas actividades que se han programado en el marco de esta celebración, que han puesto en evidencia “la vitalidad de nuestra comunidad universitaria y su implicación en resaltar nuestras señas de identidad y nuestros valores”. También quiso hacer una mención muy especial a la internacionalización y al intenso trabajo realizado en el programa de universidades europeas de la convocatoria del programa Erasmus+ de 2019. En este sentido, subrayó la gran alegría que ha supuesto que la Comisión Europea haya seleccionado al consorcio CIVIS, en el que participa la UAM junto a otros siete grandes campus, para poner en marcha una de las primeras universidades europeas.