Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

Noticias

Los investigadores de la UAM Ana Justel y Antonio Quesada participan con ‘Microairpolar’ en la expedición ‘Antártida Inexplorada 2018-2019’

19/11/2018

La expedición presentada el pasado día 15 de noviembre tiene como protagonista el ‘Trineo de Viento’, un vehículo sostenible que servirá de plataforma para el desarrollo de proyectos científicos en la Antártida. ‘Microairpolar’, el proyecto de la UAM que se complementa con la participación de la Agencia Española de Meteorología (AEMET), tiene como objetivo establecer la capacidad de dispersión y colonización de los microorganismos en las zonas polares

Investigadores del proyecto 'Microairpolar'
Investigadores del proyecto 'Microairpolar'

El Trineo de Viento realiza este año la expedición científica y de exploración Antártida Inexplorada 2018-19 entre el 1 de diciembre de 2018 y el 12 de febrero de 2019, un viaje único con el que se revoluciona el mundo de la ciencia polar mundial al llegar al corazón de la Antártida con un vehículo eólico, totalmente sostenible para el medio ambiente y eficiente a nivel económico, para realizar una campaña científica. En total, los expedicionarios estarán sobre el hielo 50 días, en autonomía total, por una de las zonas más desconocidas e inhóspitas de la Antártida.

En esta iniciativa, la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) participa con el proyecto Microairpolar-AEMET M-AWS, que lideran los investigadores Antonio Quesada, profesor titular en el Departamento de Biología, y Ana Justel, profesora titular en el Departamento de Matemáticas, así como Sergi González, diplomado en Meteorología en la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), entidad que participa en este estudio concreto.

Microairpolar-AEMET M-AWS consiste en la instalación de una Estación Meteorológica Automática Móvil en el Trineo del Viento con el que se medirán parámetros meteorológicos imprescindibles para las actividades científicas de la Expedición Domo Fuji 2018-19.

Dentro de Microairpolar, la UAM desarrolla Microairpolar Collector cuyo principal objetivo es establecer la capacidad de dispersión de los microorganismos en la Antártida y, de esta forma, poder explicar su biogeografía en un entorno de cambio climático. 

Según explican los investigadores, para ello se ha diseñado un colector de microorganismos aeronavegantes especialmente adaptado para que pueda trabajar de manera autónoma, haciendo uso únicamente de fuentes de energía renovables en las condiciones meteorológicas extremas del continente antártico. Es la primera vez que se van a recoger este tipo de muestras de microorganismos con una frecuencia diaria en esta región remota del Planeta. 

El conocimiento de la distribución y biogeografía de los organismos que pueden encontrar en el continente es crucial para poder pronosticar qué va a ocurrir en un escenario de cambio global, en el que los procesos de deglaciación están provocando que zonas cubiertas de hielo durante los últimos miles de años, se vean desprovistas del manto glacial y, por tanto, expuestas a nuevas especies transportadas por el aire.

“En este proyecto estamos investigando la dispersión de los organismos y de las masas de aire que los transportan en las escalas local, regional y continental. A escala continental, ya se han obtenido muestras de la periferia del continente antártico gracias a nuestra participación en la iniciativa internacional Antarctic Circunnavigation Expedition. Para cumplir los objetivos del proyecto es fundamental completar el trabajo de campo con muestreos en un amplio rango de posiciones geográficas del interior del continente”, precisan los investigadores. “La participación en la expedición Winsled Domo Fuji 2018-19 nos permitirá recoger de manera continua muestras muy valiosas de la escala continental, que de cualquier otra forma requerirían enormes esfuerzos logísticos y un alto riesgo de contaminación por el uso de combustibles fósiles”, precisan. 

Según detallan, la obtención de datos meteorológicos es imprescindible en la mayoría de las actividades científicas que se desarrollan en el Continente Antártico para poner en contexto los resultados científicos obtenidos. Por ello, en todas las Bases Antárticas, una de las primeras actividades que se realiza es la instalación de una EMA (Estación Meteorológica Automática o M-AWS), que dan soporte a la toma de muestras en el terreno.

La EMA instalada por el proyecto Microairpolar-AEMET en el Trineo del Viento estará sometida a violentos movimientos, vientos intensos y frío extremo. Su diseño ha sido complejo y el resultado final incorpora todos los elementos necesarios para soportar temperaturas de hasta -50 ⁰C y una instalación de los instrumentos en soportes preparados para resistir los fuerte golpes a los que se verá sometida.

 

La expedición

Esta expedición es posible gracias al patrocinio de la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco y la agencia de viajes Tierras Polares. Además, se ha realizado una campaña de crowdfunding en la que han participado 340 personas a título individual o en nombre de empresas e instituciones.

Asimismo, participan con diversos proyectos la Agencia Espacial Europea (ESA), que ha contratado sus servicios, el IDEAE-CSIC con la Universidad de Barcelona (UB), el Centro de Astrobiología (INTA-CSIC), la Universidad de Maine (EE UU), la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), la Universidad de Alcalá-INTA (UAH), la Universidad de Valencia, científicos de la National Aeronautics and Space Administration (NASA) y de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Antártida Inexplorada 2018-19 será dirigida por el creador y promotor del Trineo de Viento, el explorador polar Ramón Larramendi, que ha organizado con ésta un total de 10 expediciones al Ártico y la Antártida desde el año 2000 con su pionero vehículo eólico, que ha sido construido totalmente nuevo para esta expedición. 

‘Antártida Inexplorada 2018’ recorrerá en total 2.000 kilómetros por una ruta triangular que no ha sido realizada con anterioridad sin medios motorizados y asistencia externa. Partirán desde las cercanías de la base antártica rusa Novolazárevskaya hacia el interior del continente, en dirección al domo Fuji, situado a 3.810 metros de altitud, un lugar donde se localiza una base japonesa y el segundo punto más alto del interior de la Antártida. Allí se han registrado algunas de las temperaturas más bajas registradas en el planeta (-93,2º C en 2010). Si bien la expedición se realiza en verano austral, el equipo deberá soportar temperaturas de -50º o inferiores. Llegarán a la cima del domo desde la base científica norteamericana Base Plateau (en la tierra de la Reina Maud), abandonada desde 1969, para iniciar desde Fuji el regreso a Novo de nuevo.

Es la tercera ocasión en la que el Trineo de Viento visita la Antártida (las anteriores fueron en 2005 y 2012), pero en esta ocasión con un vehículo mejorado, un objetivo 100% científico y con una ruta de exploración que supone un reto, dada la altitud que debe alcanzar impulsado únicamente por energía eólica. Con ello se demostrará, tras casi 20.000 kilómetros ya recorridos en territorios polares, que el eco-vehículo polar es una alternativa eficiente, la más sostenible que existe (cero emisiones) y eficaz para la investigación polar nacional y mundial incluso en las condiciones más adversas. 

Más información