Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

Noticias

La UAM celebra el acto de recepción de doctores y profesores del curso 2017/2018, agradeciendo sus trayectorias de dedicación, esfuerzo y compromiso

24/05/2019

Los 351 nuevos doctores (186 mujeres), 25 nuevos profesores contratados doctores, diez profesores titulares y dos catedráticos que obtuvieron sus títulos el pasado año académico recibieron sus diplomas y medallas ante sus familiares y amigos en una ceremonia presidida por el rector Rafael Garesse

Antonio Perdices, Ángel Baltanás, Rafael Garesse, Clara Molina y José María Carrascosa en un momento de la ceremonia
Antonio Perdices, Ángel Baltanás, Rafael Garesse, Clara Molina y José María Carrascosa en un momento de la ceremonia

La Universidad Autónoma de Madrid celebró ayer el acto de recepción de doctores, profesores contratados doctores, profesores titulares y catedráticos que obtuvieron sus títulos el pasado curso académico. La ceremonia estuvo presidida por el rector Rafael Garesse, y contó también con la participación del secretario general de la UAM, Antonio Perdices; el vicerrector de Personal Docente e Investigador, Ángel Baltanás; la vicerrectora de Estudios de Grado, Clara Molina; y el decano de la Facultad de Ciencias, José María Carrascosa, que fueron los encargados de entregar, junto al rector, los diplomas y medallas.

En la apertura del acto, el vicerrector Ángel Baltanás felicitó a los 351 nuevos doctores (186 de ellos mujeres), 25 nuevos profesores contratados doctores, diez profesores titulares y dos catedráticos y les agradeció su generosa contribución a satisfacer “uno de los principales objetivos de la universidad, que es la generación de conocimiento”. También les agradeció que hayan confiado en la UAM “para tan altos propósitos” y que no hayan desfallecido “aun en tiempos que no han sido de bonanza”.

Baltanás subrayó que éste era un día de celebración, pero no eludió una referencia a la difícil situación que vive la universidad debido a la crisis. “La recuperación existe, sin duda, pero transcurre a ritmo muy lento”. Y quiso agradecer "el esfuerzo del profesorado, del personal de administración y servicios y de los estudiantes", que ha permitido que, pese a todo, la universidad haya continuado en marcha, progresando.

Tras la entrega de diplomas y medallas, intervinieron tres representantes de los doctores y profesores, que hilaron sus discursos en torno a su experiencia personal y a su condición de mujeres en el ámbito de la investigación. Todas coincidieron en que, a pesar de las muchas dificultades del camino que han elegido recorrer, la satisfacción de llegar a la meta hace que el esfuerzo merezca la pena.

En representación de los nuevos doctores habló Marta Cruces Sande, del Departamento de Biología Molecular. En su intervención, estructurada al –“estilo de algo que nos es muy familiar, un artículo de investigación”­– la nueva doctora expresó su deseo de que “cada vez sea un poco más fácil tener un futuro como investigador en nuestro país” y enumeró las cualidades fundamentales que en todo el proceso ha aprendido que debe tener un investigador: “curiosidad, valores éticos, paciencia infinita, habilidad para el trabajo en equipo, alta tolerancia a la frustración. Además, si eres mujer, muchas veces, la capacidad para luchar y reivindicar tu lugar, aunque esta cualidad afortunadamente cada vez es menos importante”.

La representante de los profesores contratados doctores, Miriam Granado García, del Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina, hizo una reflexión sobre el papel de los profesores universitarios, a quienes, pese a la disparidad de sus perfiles y áreas de conocimiento, les une “la suerte de poder crear y transmitir nuestro conocimiento a los demás”. También quiso aprovechar su intervención para agradecer a la UAM el haber atendido una petición para que las bajas de maternidad, paternidad y enfermedad no penalicen en el orden de promoción a profesor contratado doctor lo que, a su juicio, “ha permitido que los criterios de promoción en esta universidad sean, a día de hoy, mucho más justos”. 

Finalmente, en representación de los profesores titulares, intervino María Ángeles Saura Pérez, del Departamento de Educación Artística, Plástica y Audiovisual de la Facultad de Formación de Profesorado y Educación. Saura Pérez manifestó su satisfacción por formar parte del profesorado de la UAM en la que, según afirmó, existe “un precioso paisaje de igualdad entre hombres y mujeres. Nos iguala el talento, la capacidad de trabajo, el espíritu de superación y la fuerza de voluntad. Y la igualdad de oportunidades”.  

El rector Rafael Garesse clausuró el acto felicitando a todos ellos por sus logros. El rector quiso que su discurso fuera un reconocimiento –personal e institucional– a las trayectorias de los presentes, “que reflejan lo que es en su conjunto la trayectoria académica del profesorado universitario”.

Se refirió en primer lugar a los nuevos doctores, “la máxima cualificación académica que la universidad puede conceder”, a los que agradeció que hayan elegido a la Universidad Autónoma de Madrid para completar vuestra formación y les animó a “aportar frescura, iniciativa, creatividad, y sensatez a esta sociedad que todos queremos que esté basada en el conocimiento”. Después se dirigió a los profesores, a los que transmitió el orgullo de la institución por contar “con una plantilla de profesorado muy comprometida y muy bien preparada”.

Rafael Garesse subrayó que la UAM necesita de la aportación “de todos y cada uno de los que componemos la comunidad universitaria” en un tiempo histórico tan interesante para la universidad, y muy particularmente para la universidad pública. “A la universidad –enumeró el rector– se le pide que suministre una formación adecuada a la juventud que llega a nuestras aulas, para que puedan insertarse en una sociedad que en los próximos años habrá incorporado completamente la inteligencia artificial, los big data y la biotecnología; se le pide también el desarrollo de una investigación generadora de nuevo conocimiento y liderazgo social, particularmente en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”. Una tarea que va requerir “dedicación, entusiasmo y talento” por parte de todos. “Si somos capaces de dejar lo pequeño a un lado y pensar y actuar a lo grande, la UAM será la universidad que queremos, una universidad de presente, pero sobre todo una universidad con futuro. Una universidad pública de calidad al servicio de una sociedad en plena transformación”, concluyó. 

Al acto, “uno de los más importantes y entrañables que celebra la universidad”, según lo definió el rector, acudieron familiares y amigos de los protagonistas, que llenaron el salón de actos de la Escuela Politécnica Superior (EPS). La ceremonia concluyó con una interpretación del Gaudeamus Igitur por parte del Coro de la UAM.