La atomización es un proceso que se utiliza bien para conservar los alimentos o bien como método rápido de secado. El objetivo principal es secar (mediante la utilización de aire caliente) los productos  lo más rápidamente posible y utilizando bajas temperaturas.

 

El atomizador Büchi B-190 es un equipo que presenta aplicaciones variadas: i) secado (deshidratación) de soluciones acuosas u orgánicas, emulsiones, ii) reducción del tamaño de partículas (micronización) o iii) microencapsulación de productos variados utilizando matrices sólidas.

 

 

 

En general, este equipo puede utilizarse para un amplia gama de productos; así, en la industria alimentaria puede usarse para deshidratar leche, levaduras, alimentos infantiles, cerveza, suero o tofu, entre otros; para micronizar lactosa o almidón de maíz o  para microencapsular aceite de soja utilizando maltodextrinas como matriz. También presenta aplicaciones interesantes para la elaboración de diferentes productos en la industria farmacéutica y en la química.

Pueden atomizarse volúmenes desde 50  mL hasta 1 L/h.