Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

Noticias

El efecto del índice de masa corporal sobre el ‘colesterol malo’ es distinto en obesos que en delgados

15/11/2018
Fotografía de Martín Laclaustra Martín Laclaustra

El aumento del índice de masa corporal afecta el colesterol LDL de manera distinta a personas obesas que a personas con peso normal o con sobrepeso ligero. A esta conclusión llegó un equipo español tras analizar datos médicos recogidos en España y Estados Unidos. Los resultados se publican en Diabetes Care.

Un estudio reciente publicado en la revista Diabetes Care, basado en sendas muestras representativas de las poblaciones española y estadounidense, encontró que el índice de masa corporal y los niveles de colesterol LDL se asocian de manera distinta en personas delgadas que en personas obesas.

Se sabía que los niveles altos de colesterol LDL, comúnmente conocido como “colesterol malo”, están asociados a la enfermedad cardiovascular, pero lo que no estaba tan claro era que estos niveles estuvieran estrechamente ligados a la obesidad.

Los autores encontraron que, en personas con peso normal o sobrepeso ligero el colesterol LDL se eleva cuando aumenta el índice de masa corporal. Pero esto no ocurre así en personas obesas, “quienes parecen haber alcanzado un techo de aumento”.

“Nuestros resultados indican que, en los individuos de peso normal o sobrepeso ligero, pérdidas de peso relativamente pequeñas podrían potencialmente contribuir a la disminución del colesterol LDL y, por tanto, a la prevención cardiovascular”, afirma Martín Laclaustra, investigador de la Fundación Aragón Investigación y Desarrollo (ARAID) en el Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón (IIS-Aragón) y el CIBERCV.

“En el caso de los individuos obesos, a partir de cierto peso el colesterol en sangre no se ve subir más, pero lo más probable es que se acumule o se deposite en otros tejidos. En estos pacientes, además de la reducción de peso, el tratamiento farmacológico con hipolipemiantes sería la alternativa en caso de niveles séricos elevados de colesterol LDL”, añade Laclaustra, quien llevó a cabo el trabajo junto al equipo del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), el CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) y el IMDEA Alimentación.

Puesto que las diferencias de colesterol entre diferentes pesos se observan sobre todo entre personas delgadas o en las primeras etapas del sobrepeso, los autores destacan la importancia de prevenir las etapas iniciales de la obesidad: “evitándolas tendremos más oportunidades de que el colesterol permanezca controlado", afirman.

Estos resultados podrían abrir puertas a nuevas investigaciones sobre los mecanismos de la obesidad, a la vez que podrían ofrecer instrumentos prácticos para el médico de cabecera y la Salud Pública.


Resultados similares en ambas poblaciones

El estudio se realizó con datos de 13.383 personas de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición Americana (National Health and Nutrition Examination Survey, NHANES). Y con datos de 11.765 personas de la Encuesta de Nutrición y Riesgo Cardiovascular (ENRICA), a cargo del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la UAM.

“Entre 1999 y 2010 para la población estadounidense, y 2008 y 2010 para la población española, se llevaron a cabo mediciones del índice de masa corporal y de los lípidos en suero entre personas mayores de 20 años”, explican los autores. 

Concretamente, los resultados mostraron que, en los participantes con un índice de masa corporal inferior a 26.5 kg/m², el colesterol LDL se incrementaba de forma significativa aproximadamente 2.4 mg/dL por cada kg/m²; mientras que en los que presentaban un índice de masa corporal mayor, el colesterol LDL no solo no aumentaba sino que incluso disminuía ligeramente, observándose una relación en forma de U invertida.

Puesto que los datos se replican en ambas poblaciones, los autores argumentan haber descubierto un fenómeno biológico de carácter general, aplicable en cualquier población.

“Estos resultados nos encaminan a profundizar en la comprensión de cómo la obesidad puede afectar a nuestra salud. Son muchas las personas que, encontrándose con un peso normal o sobrepeso ligero, podrían beneficiarse de una pequeña reducción del mismo”, concluye Laclaustra.


_____________________

Referencia bibliográfica:

Laclaustra M, Lopez-Garcia E, Civeira F, et al. LDL Cholesterol Rises With BMI Only in Lean Individuals: Cross-sectional U.S. and Spanish Representative Data. Diabetes Care. DOI: 10.2337/dc18-0372

 

Más cultura científica en UAM Gazette»