Accede a Declaración de AccesibilidadAccede al menú principalAccede al pieAccede al contenido principal
Español

Los ruidos antrópicos comprometen la conservación de especies amenazadas

Investigación

Los ruidos antrópicos comprometen la conservación de especies amenazadas

Las voces humanas y el ruido de tráfico reducen el estado de alerta de especies amenazadas como el visón europeo, afectando aún más el reto de su conservación. Así lo argumenta un trabajo publicado en la revista Scientific Reports liderado por un equipo de investigadoras de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

10/05/2021 UCCUAM
Imagen de una hembra adulta de visón europeo en su hábitat en actitud vigilante

Hembra adulta de visón europeo vigilando el entorno / FIEB - Víctor Ortega.

En un trabajo publicado en Scientific Reports, investigadoras de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), con la colaboración de un investigador de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), destacan la importancia de conocer cómo la fauna silvestre, y en particular las especies amenazadas, responden a distintas amenazas de su entorno para sobrevivir.

El trabajo se basa en la evaluación de un conjunto de visones europeos, especie de mustélidos presentes en la franja norte de España con una densidad poblacional estimada en menos de 500 individuos, catalogados en peligro crítico de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

Los resultados demuestran que los ruidos antrópicos modifican algunas conductas en el visón europeo en mayor medida que otras amenazas del medio, como el riesgo de depredación o la competencia entre individuos.

 “Los ruidos antrópicos suscitan una ocultación más duradera —detallan las autoras—. Particularmente, las voces humanas inducen una mayor disminución en la vigilancia. Por otro lado, los visones permanecen más tiempo ocultos y reducen la vigilancia en presencia de otro visón, mientras que en presencia de olor de depredadores aumentan tanto el tiempo de ocultación como la vigilancia”.

“Cuando ambas señales se presentan juntas —agregan las autoras— la reacción comportamental ante un congénere prima sobre la respuesta ante el olor de un depredador. Esto se debe a que la primera es una señal directa y la segunda una señal indirecta: el congénere se encuentra en frente en ese instante y el depredador está en las inmediaciones”.

De forma similar, argumenta el trabajo, cuando está presente otro visón y hay ruidos antrópicos es la respuesta comportamental a los ruidos la que prevalece. Los visones también modifican su comportamiento a las diferentes amenazas en función de su sexo y edad, siendo las hembras y los subadultos más precavidos.

Experimentos ex situ

La investigación se llevó a cabo en la fundación FIEB, centro de cría de visón europeo perteneciente al Programa de Conservación ex situ de la especie, promovido por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico.

Allí los visones fueron expuestos a estímulos acústicos, olfativos y visuales para simular la presencia de un congénere (espejo), la presencia de depredadores (excrementos de búho real y perro) y perturbaciones antrópicas (voces humanas y ruido de tráfico rodado).

Durante los experimentos se evaluó el tiempo que cada visón permanecía oculto en su madriguera y el tiempo dedicado a vigilar su entorno. Además, se evaluó el efecto conjunto de los estímulos para estudiar la priorización en la modulación de cada una de las respuestas conductuales cuando dos amenazas se presentaban al mismo tiempo.

“Conocer cómo esta especie reacciona ante amenazas potenciales de su hábitat natural permite establecer estrategias que mejoren su gestión ayudando a su conservación en el medio natural, al aumentar la tasa de supervivencia en las reintroducciones de los visones nacidos en cautividad”, destacan las autoras.

“Además —agregan— resulta de vital importancia conocer los efectos de las perturbaciones antrópicas para tomar decisiones sobre las interacciones entre los humanos y la fauna silvestre, sobre todo cuando se trata de especies amenazadas”.

Conservación in situ

La competencia con el visón americano (especie invasora), unida a la baja tasa de natalidad y densidad poblacional, son algunos de los obstáculos que dificultan la conservación del visón europeo en el medio natural.

 “Es necesario tener en cuenta nuestros resultados en los planes de gestión de la especie, restringiendo actividades como el turismo de naturaleza o las actividades deportivas que siguen una tendencia creciente en las últimas décadas”, enfatiza Lorena Ortiz, coautora del artículo.

Por su parte, para la Dra. Isabel Barja, “este tipo de gestión debe priorizarse en épocas críticas para la especie como la reproducción y la crianza, sobre todo cuando se trata de especies amenazadas”.

Por último, el Dr. Carlos Iglesias-Merchán, concluye que “no debemos descuidar tampoco el impacto del ruido de las carreteras, pues una habituación al mismo podría incrementar la tasa de mortalidad por atropellos al comprometer la evaluación del riesgo de amenaza”.

_____________________

Referencia bibliográfica:

Ortiz-Jiménez, L., Iglesias-Merchan, C., Barja, I. 2021. Behavioral responses of the European mink in the face of different threats: conspecific competitors, predators, and anthropic disturbances. Scientific Reports 11: 8266.

Más cultura científica en UAM Gazette