Acceder al contenido principalAcceder al menú principal

Logo de la UAMUniversidad Autónoma de Madrid

Acceso al BOUAM. Enlace externo. Abre en ventana nueva.

La UAM en los Medios

¿Lo que ocurre en los Polos tiene repercusión en todo el planeta¿

12/02/2010

Jerónimo López Martínez, doctor en Ciencias Geológicas y profesor de Geodinámica Externa en la UAM, acaba de ser condecorado con la Encomienda de la Orden del Mérito Civil por sus contribuciones a la investigación polar.

Jerónimo López

Actualmente es presidente del Comité Español del SCAR (Scientific Committee on Antarctic Research) y copresidente del Joint Committee del International Polar Year, nombrado por ICSU (International Council for Science) y la Organización Meteorológica Mundial.

¿Por qué ha sido condecorado con la Encomienda de la Orden del Mérito Civil?

Según dijo la ministra Cristina Garmendia, por mi papel en los órganos científicos internacionales y mis contribuciones a la investigación polar.

La Ministra destacó los progresos que se han realizado en el impulso de la investigación polar. Ejemplos de ello son el Comité Polar Español y el Comité Español del SCAR. ¿En qué consisten exactamente y qué labor desempeñan?

El Comité Polar Español, en cuya creación estuve muy implicado y fui su secretario durante cuatro años, se ocupa de coordinar la actuación de los diversos ministerios implicados en las actividades polares españolas. El SCAR es un órgano internacional, creado en 1958, para promover y coordinar la investigación en la Antártida. Actualmente cuenta con 35 países miembros y España pertenece al mismo desde 1987. Es además el órgano asesor del Tratado Antártico para cuestiones científicas.

El SCAR recibió en el año 2002 el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. ¿En qué se ha avanzado en estos casi ocho años que han transcurrido?

En los últimos ocho años y desde finales de los años 1980 en España se ha avanzado considerablemente en la investigación polar. Se han modernizado las instalaciones, nuestra comunidad científica está más conectada internacionalmente, realiza aportaciones científicas valorables, se participa en campañas con otros países y hay españoles en posiciones destacadas en proyectos y órganos polares internacionales.

¿En qué se cambió a partir de los años ochenta?

Siendo un país con muy poca tradición polar se pasó a ser miembro de pleno derecho del Tratado Antártico y del SCAR, a tener dos bases en la Antártida y a realizar una campaña cada año incluyendo apoyo marítimo. El avance principal vino gracias a incluir y mantener un programa nacional sobre investigación polar dentro del Plan Nacional de I+D. Eso abrió a la comunidad científica la posibilidad de presentar proyectos realizables tras su correspondiente evaluación científica.

Usted ha participado en nueve expediciones a la Antártida. ¿En qué condiciones se trabaja allí y cuál ha sido exactamente su labor?

Las condiciones son muy variables según la zona y el tipo de trabajo que se realice. Hay investigadores que trabajan en buques o en bases y allí, a pesar de las limitaciones, se cuenta con ciertas comodidades. Otros grupos tienen que realizar campamentos o desplazarse de unas zonas a otras. Los geólogos, como es mi caso, solemos vernos en esa situación. Así ha sido en mi última campaña este año, en la que he trabajado con colegas neozelandeses desde campamentos en la zona del Mar de Ross. Hemos estado en los Dry Valleys, una zona extraordinaria y muy diferente de la región de la Península Antártica o de las islas donde se encuentran las bases españolas. Donde hemos estado hace mucho más frío, hay precipitaciones bastante menores y mucha menos fauna. También ha sido una experiencia muy interesante haber contado con el apoyo logístico de Estados Unidos y de Nueva Zelanda y comprobar sus capacidades y procedimientos. Nuestros trabajos son sobre evolución del relieve, relaciones entre neotectónica y geomorfología, cambios paleoambientales y estudios sobre el permafrost (suelos helados). En esta última campaña hemos estudiado, además, la recuperación de la superficie del terreno tras haber sufrido impactos humanos.

Su condecoración ha coincidido con el 50ª Aniversario del Tratado Antártico. ¿Qué papel tiene la Antártida en las relaciones internacionales?

Es un caso único en el mundo y el reflejo de un exitoso sistema de gestión multinacional. El continente antártico y los mares circundantes no pertenecen a ningún país. Se rigen por un tratado en el que las decisiones se toman colectivamente, prevaleciendo la investigación científica, la paz, la protección medioambiental y el compartir la información. La cooperación internacional en la investigación científica es allí esencial, dadas las dificultades ambientales, de acceso y el tener que abarcar un territorio tan amplio.

¿Por qué es importante investigar en los Polos?

Muchos procesos que ocurren en las regiones polares tienen repercusiones globales en todo el planeta. Juegan un papel importante en los sistemas de circulación oceánica y atmosférica, así como en el clima mundial y en el nivel del mar. La vida se encuentra adaptada a extremas condiciones ambientales. Son lugares privilegiados para diversas observaciones y contienen registros únicos sobre los cambios ambientales en el pasado. Son zonas especialmente sensibles, como se está apreciando en la actual situación de cambio climático. Por otra parte, están insuficientemente estudiadas y conviene mejorar las redes de observación polar.

¿Realmente son tan importantes los efectos del cambio climático?

Están produciéndose cambios muy significativos. Las zonas de la tierra que más se han calentado en los últimos 50 años en el planeta están en regiones polares. El océano Ártico ha reducido su superficie helada al final del verano en más del 35% en los últimos 30 años. En Groenlandia y en la Antártida Occidental la fusión glaciar es muy considerable. En las zonas polares se ven amplificados los efectos del calentamiento. Al haber hielo los cambios son más evidentes y con mayores repercusiones. Además, la fusión del hielo favorece el aumento del calentamiento al disminuir la reflexión de la radiación solar y al liberarse gases de efecto invernadero por fusión del permafrost.

¿En qué estado se encuentran la investigación geológica y polar dentro de la UAM?

La UAM tiene una presencia notable desde hace tiempo en la investigación antártica. Nuestro grupo interviene en la investigación polar desde hace veinte años. Hemos desarrollado numerosos proyectos y realizado más de un centenar de publicaciones, organizado congresos y actos de difusión y mantenemos numerosos contactos internacionales. En este curso un investigador de Argentina y una investigadora de Nueva Zelanda realizarán aquí sendas estancias de investigación para trabajar con nosotros. Hay otro grupo de biólogos, dirigido por Antonio Quesada, que viene trabajando en la Antártida desde el año 2001. Están realizando trabajos muy interesantes y también poseen conexiones internacionales. En cuanto a la geología en nuestra universidad, incluida la docencia, mi opinión es que no está en una buena situación y las perspectivas de futuro son aun peores. Me entristece ver cómo se desaprovecha el potencial existente y se pierden oportunidades. Convendría que la universidad le prestase atención a este tema.

SCAR Comité Nacional Español